InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PRESENTAMOS LAS CONCLUSIONES DEL INFORME

La publicación del estudio de la Fundación CODERE en México lleva la realidad del sector a las portadas de la prensa del país

 
Tras el estudio presentado por la Fundación Codere en México, los medios de comunicación del país han ido publicando contenidos relacionados con la situación del sector. Destaca la idea que las apuestas en internet no tienen una regulación adecuada. De hecho este sector emergente y toda su oferta de juego en internet -casinos, poker, bingo...- se rige por la Ley Federal de Juegos y Sorteos, que se remonta a 1947.
INFOPLAY |

Las actividades de juegos con apuestas representaron en el periodo de 2003 al 2014 el 0.14% del PIB mexicano, con un valor absoluto en el último año de 21,169 millones de pesos en actividades normalizadas. Este sector está actualmente regido por la Ley Federal de Juegos y Sorteos, puesta en marcha en 1947, esto implica que los casinos y las nuevas modalidades del juego online se administran con una ley de más de 70 años.

"La política pública no es lo suficientemente especifica en la materia de juegos con apuestas, a pesar de que hay pequeñas modificaciones dentro de ella, la ley es excesiva para los juegos presenciales y por otro lado es limitada en el modo online", aseguró Mauricio González Gómez, presidente de la empresa Grupo GEA.

El instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, en conjunto con Fundación Codere, presentó la pasada semana el estudio "Diagnostico de Marco Normativo y Tributario de los Juegos con Apuestas", que al ser el primer estudio de este tipo que se realiza en México ha servido para acercar la realidad del sector a medios financieros y generalistas.

Esta investigación aborda el estatus de la legislación sobre los temas de actividad social, lúdica y económica en torno a las apuestas. El estudio estuvo a cargo del licenciado Ezequiel González Matus y la doctora Gabriela Ríos Granados.

"Las empresas tienen que pagar impuestos como el ISR y el IEPS, los derechos por los permisos respectivos federales, así como atender las demandas de los estados y municipios en donde realizan actividades. Esto genera una carga impositiva diferenciada que va de 60% a 70% por el pago de impuestos", añadió Ríos.

La doctora afirma que no se tienen datos concretos de cuánto dinero generan las apuestas por internet y que no hay una regulación por parte del gobierno.

Carlos Zamudio Jiménez, director de relaciones institucionales de Grupo Codere, afirmó que la industria en México paga de 2,500 a 3,000 millones de pesos en impuestos, invierte un total de 20,000 millones de pesos, además, afirmó que la regularización del juego en línea representa un problema para empresas y autoridades.

"No hay una disposición federal para los juegos online, esto significa que hay que aumentar más de 40 nuevas leyes por disposiciones reglamentarias, y esto representa un problema para las empresas y para las autoridades, que acaban siendo contribuciones difíciles de recaudar y por lo tanto de fiscalizar", afirmó Zamudio.

El presidente de Grupo Gea, resaltó que, en caso de ser regulado el modo online, podría haber un impacto positivo para generar empleos e ingresos para México.

Los países de Reino Unido y España, fueron la fuente de comparación para la investigación de las regularizaciones en México, en donde existe una materia de regulación estable, además de cuidar los datos personales de los usuarios.


Los juegos de apuestas en México son considerados una actividad vulnerable en México, lo que significa que están sometidos a un escrutinio particularmente estricto por parte del SAT. La idea es prevenir el lavado de dinero, por supuesto. Sin embargo, en opinión del panel de especialistas y académicos que presentaron el estudio Diagnóstico del marco normativo y tributario de los juegos con apuestas, las regulaciones a los juegos de azar son excesivas.  En opinión de Mauricio González, presidente de Grupo Gea, por cada peso que los consumidores de casinos gastan, hay un efecto multiplicador de dos a uno; es decir, por cada peso gastado, la cadena de actividad económica generada lo duplica. Además, por cada mil millones de pesos se generarían alrededor de 13,000 empleos.
Esta actividad económica, dice Mauricio, tiene una magnitud nada despreciable, pues representa el 0.14% del PIB. Según sus estimaciones, si las autoridades tomaran medidas pertinentes e hicieran una legislación adecuada (la actual Ley Federal de Juegos y Sorteos data de 1947), podría duplicarse o triplicarse. Si hubiera, como espera podría pasar, 28,000 millones de pesos adicionales, se crearían nada menos que 364,000 nuevos empleos.

Actualmente, los juegos de azar son regulados principalmente por la Secretaría de Gobernación, lo que en opinión del especialista es muy revelador, pues el gobierno mira esta actividad más con una óptica de gobernabilidad que como una oportunidad económica que podría ser explotada. Debido a la legislación excesivamente restrictiva, la autoridad se afecta a sí misma, pues al reducirse el gasto de los consumidores, los ingresos recaudatorios por esta actividad económica, se reducen. Pues, dijo, no es de extrañar que alguien juegue menos si sólo va a recibir entre 20% y 30% de lo que ganó, cuando podría ganar entre el 60% y 70%.

Según Gabriela Ríos Granados, autora de la parte tributaria del estudio, el gobierno no cuenta con una regulación para las apuestas en línea. Es más ni siquiera tiene cifras sobre cuánto dinero se mueve en nuestro país en este tipo de plataformas. Es decir, mientras a los juegos de apuestas presenciales, como casinos e hipódromos, los tiene ahorcados con un control demasiado estricto, las apuestas en línea se le escapan del radar.

Hasta el momento se han presentado iniciativas para crear una nueva ley que regule los juegos de azar en nueve ocasiones, pero ninguna ha rendido frutos. El gobierno está dejado pasar una importante oportunidad de negocios.

PUBLICIDAD