InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
ANALIZAMOS LAS DOS REALIDADES INDISCUTIBLES DEL SECTOR DEL JUEGO EN LA "ERA PUTIN"

A un año vista de Mundial de Fútbol: Rusia confía en doblar la recaudación en impuestos de sus operadores de juego presencial

A un año vista del Mundial de Fútbol que se celebrará en Rusia, el país muestra dos tendencias muy claras en lo que al sector del juego se refiere: llevan 13 años aumentando la recaudación en impuestos mientras que continúan concentrando el juego presencial en 6 zonas geográficas muy concretas.
INFOPLAY |

Dos realidades indiscutibles caracterizan el sector del juego en la "era Putin" en Rusia:

1) Relación amor-odio: Desde 2012 el Kremlin ha relegado al sector del juego tradicional a un segundo plano, y en muchas ocasiones lo ha perseguido activamente como cuando en 2006 proclamó la prohibición explícita de los casinos y salones de juego presenciales en la región de Moscú. Poco a poco se ha ido demostrando que lo que al principio parecía una tremenda hostilidad contra el sector -al que el propio Putin tachó de inmoral en varias ocasiones- se trataba de una estrategia económica encaminada a concentrar la industria del juego en ciertas regiones que estratégicamente necesitaban de una inyección económica importante: Siberia, Crimea, Azov City, Krasnaya Polyana, Yantarnaya y Primorye son las seis zonas que cuentan con un status especial y que acogen gran parte del mercado de juego presencial del país.

2) De forma paralela se ha aumentado las cargas impositivas al sector, En 2008 Rusia recaudaba 519 millones de dolares en impuestos provinientes del juego, y desde esa fecha la cantidad ha crecido hasta este año. Y ahora que se acerca el año de su Mundial de Fútbol, parece que la situacion sigue mejorando: continúan los proyectos de apertura de casinos y salones de juego en zonas como Crimea a las que se les dota de una mejor fiscalidad al mismo tiempo que se busca doblar la recaudación de impuestos en este año 2018. El Ministerio de Finanzas ruso ha publicado sus previsiones de recaudación y se espera desde 2018 hasta 2021 doblar cada año la cantidad ingresada que vengan de impuestos de juego. 

Curiosamente los operadores presenciales (casinos y salones de juego y apuestas) no pagan impuestos en base a los ingresos obtenidos ni a los beneficios sino que pagan cantidades fijas por cada máquina o mesa de juego instalada. En el recientemente estrenado mercado online, también se mantiene esa política y las licencias son la principal fuente de ingresos del sector.