InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

CLUB DE CONVERGENTES, avalando su apuesta por el Juego Responsable, presente en AZAJER

CLUB DE CONVERGENTES ha participado un año más en la jornada de Juego Responsable en Aragón organizada por AZAJER. Estas segundas jornadas han tenido lugar el 10/11/2017 en Zaragoza, en la Sala de la Corona del Edificio Pignatelli, sede del Gobierno de Aragón, y han contado con la presencia de Doña María Ángeles Júlvez León, Directora General de Justicia e Interior del Departamento de Presidencia del Gobierno de Aragón, que las ha inaugurado y asistido al desarrollo de las mismas, junto con Doña Elena Pérez Aparicio, Jefa de Servicio de Autorizaciones Administrativas y Sanciones.
INFOPLAY |
Los reglamentos y resto de normas que rigen nuestra actividad se aseguran de que los productos que desarrollamos los fabricantes sean adecuados a los locales en los que se van a instalar modulando su potencia, que será diferente y graduada, en dependencia del local de instalación.
 
Interesa recordar que los parámetros básicos que garantizan que una máquina se ajusta a las limitaciones adecuadas al local en el que se va a explotar son:
1.- precio máximo de la partida.
2.- premio máximo que puede conceder.
3.- tiempo medio de partida.
4.- retorno mínimo en premios, medido en un ciclo más o menos amplio, o en parámetros estadísticos.
Estos cuatro parámetros, diferentes por local de instalación, marcan a la perfección la “potencia” del producto. Y con ello se consigue que el producto sea adecuado a cada local de juego. Por lo que la regulación en este sentido también es una buena aliada del juego responsable.
 
Además, la regulación del juego permite que:
– se puedan recaudar impuestos.
– la actividad sea segura para los clientes.
 
Pero no hay que olvidar que el hecho de que el juego problemático no sea un problema de dimensión social cuantitativa no significa que ciertas personas no tengan problemas con el juego, y que esta circunstancia afecta a la reputación de la Industria y de las empresas que la forman.
 
Por lo que el apostar a nivel empresarial por el juego responsable es beneficioso no solo porque se ayude a paliar el problema que algunas personas puedan tener con el juego, sino porque además redunda en la reputación del Sector.
 
Y esta mejora reputacional nos hará pasar al siguiente estadio: de ser una Industria regulada, normalizada, a ser una Industria normal.IVIDAD NORMALIZADA A LA ACTIVIDAD NORMAL, la participación de CLUB DE CONVERGENTES principalmente se ha centrado en exponer los argumentos que justifican que la Industria del Juego ha alcanzado un grado de madurez lo suficientemente sólido como para ser considerada un segmento productivo más dentro del tejido económico de nuestro país, es decir, una actividad normal, y que esta consideración además favorece al juego responsable.
 
Así, el hecho de que a partir de los años 50, y a nivel global, el Sector del Juego se haya conceptuado por la mayoría de los países como una actividad regulada, normalizada, sometida a estrictas reglas, y llevada a cabo por operadores económicos que han obtenido la licencia oportuna una vez demostrada su solvencia y seriedad, ha supuesto la primera y más potente herramienta en favor del juego responsable, ya que con ello se han reducido los espacios del juego ilegal. Estando claro que el mayor enemigo del juego responsable es el juego ilegal, porque el juego ilegal es un juego sin control.
 
El surgimiento de las políticas de juego responsable va acompasado en el tiempo con la anterior concepción del juego por parte de los Estados. Estas políticas surgen en los años noventa, y en las mismas se pueden distinguir tres vertientes:
◊ Vertiente académica, con la realización por ejemplo de distintos estudios sobre los índices de prevalencia en los distintos países.
◊ Vertiente pública, que se concreta con la adopción de medidas por parte de los poderes públicos para el fomento del juego responsable. Dos ejemplos destacables pueden ser la lucha contra el juego ilegal a través de los cuerpos y fuerzas de seguridad el Estado, o la creación de los registros públicos de autoprohibidos.
◊ Vertiente empresarial o corporativa. Con la puesta en marcha por parte de la Industria del Juego de medidas específicas de juego responsable, dentro de sus políticas corporativas de RSC.
 
Dentro de la actividad regulatoria llevada a cabo por los Estados con respecto de la actividad del juego, merece la pena destacar estos aspectos:
 
♦ Cuanto más minuciosa es la regulación, menos inventiva se le deja al desarrollador.
♦ La consecuencia de normativas demasiado minuciosas puede ser que el juego o los productos resulten aburridos.
♦ Pudiéndose dar en los clientes la tentación de acudir a mercados “no regulados” y por lo tanto “más creativos” o divertidos, con la consecuencia del fomento del juego ilegal.
 
Por lo que otra herramienta para luchar contra el juego ilegal, auténtico enemigo del juego responsable, es que las regulaciones sean flexibles, para que los fabricantes puedan innovar y provocar la reinvención de los productos.
 
Los reglamentos y resto de normas que rigen nuestra actividad se aseguran de que los productos que desarrollamos los fabricantes sean adecuados a los locales en los que se van a instalar modulando su potencia, que será diferente y graduada, en dependencia del local de instalación.
 
Interesa recordar que los parámetros básicos que garantizan que una máquina se ajusta a las limitaciones adecuadas al local en el que se va a explotar son:
1.- precio máximo de la partida.
2.- premio máximo que puede conceder.
3.- tiempo medio de partida.
4.- retorno mínimo en premios, medido en un ciclo más o menos amplio, o en parámetros estadísticos.
Estos cuatro parámetros, diferentes por local de instalación, marcan a la perfección la “potencia” del producto. Y con ello se consigue que el producto sea adecuado a cada local de juego. Por lo que la regulación en este sentido también es una buena aliada del juego responsable.
 
Además, la regulación del juego permite que:
– se puedan recaudar impuestos.
– la actividad sea segura para los clientes.
 
Pero no hay que olvidar que el hecho de que el juego problemático no sea un problema de dimensión social cuantitativa no significa que ciertas personas no tengan problemas con el juego, y que esta circunstancia afecta a la reputación de la Industria y de las empresas que la forman.
 
Por lo que el apostar a nivel empresarial por el juego responsable es beneficioso no solo porque se ayude a paliar el problema que algunas personas puedan tener con el juego, sino porque además redunda en la reputación del Sector.
 
Y esta mejora reputacional nos hará pasar al siguiente estadio: de ser una Industria regulada, normalizada, a ser una Industria normal.