InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
LA ONCE NO CUIDA A SUS VENDEDORES DE CALLE

Kioskos vacíos desde hace años mientras los vendedores ONCE aguantan calamidades a la intemperie

El enésimo capítulo de las erráticas entretelas de la Organización Nacional de Ciegos también transcurre por idénticos derroteros, los de la crítica a la que se hacen acreedores últimamente con inusitada frecuencia.
INFOPLAY |

En esta ocasión el epicentro de la polémica procede de Navarra y de él se hacen eco diarios digitales, aunque es una casuística aplicable a todo nuestro territorio y que sucede diariamente. Los trabajadores ONCE y sus condiciones de trabajo, lean episodios pasados en InfoPlay y pónganle a las mismas el calificativo que deseen; han sido un caballo de batalla que ha trascendido la opinión pública y que ha tenido amplia repercusión en nuestros medios de comunicación.

El capítulo en cuestión, pone en mal sitio de nuevo a una organización incapaz de optimizar su capital inmovilizado y humano. O bien es que beneficia a una serie de vendedores frente a otros. Llueve sobre mojado, como lo hace frecuentemente en Altsasu y Sakana.

Allí, las condiciones de trabajo de una vendedora han suscitado polémica, tanta que hemos podido saber que está en negociaciones la propia vendedora con el consistorio de Altsasu y con la propia ONCE, para poder desbloquear la absurda situación por la cual un kiosco lleva diez años cerrado sin motivo y una vendedora está expuesta a las inclemencias meteorológicas gratuitamente.

Desgraciadamente la frecuencia con la que sucede esto es demasiada en pleno siglo XXI, y su abundante presencia en medios no siempre se produce por los motivos por los que debería y para los que fue creada. Tres cuartos de lo mismo sucede con esos entes municipales centrados en otros menesteres y perdidos en batallas políticas; es triste que sean las iniciativas vecinales las que nos acerquen a estas realidades. La cara B de la ONCE también existe.



    1 Comentario


observador

10 de diciembre 2017

#1
Hay una situación aun mas sangrante que la que estáis comentando.Es el porque ocurre esto. Simplemente es un paso mas en la política de la casa de trato con sus trabajadores: Desean que desaparezcan y sean sustituidos via convenio con otros puntos de venta para comercializar sus productos, o expendedores automáticos. Llega a darse el caso de que las personas en silla de ruedas no pueden acceder a ellos sencillamente porque no entran.
  Déjanos tu opinión