InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
EN EXCLUSIVA PARA NUESTROS LECTORES:

Así desmonta el Profesor José Antonio Gómez Yáñez el Informe del Ministerio de Sanidad sobre incidencia del Juego en menores

El Profesor José Antonio Gómez Yáñez ha valorado para nuestros lectores el polémico informe del Ministerio de Hacienda donde se destacan las incidencias de menores tanto en el juego online y presencial, señalando, la mayor problemática acaecida en el sector offline.
INFOPLAY |

Para el Profesor Gómez Yáñez destaca como problema las borracheras, “que más del 30% diga que se ha emborrachado al menos una vez en los últimos treinta días no está nada mal (o sea, está muy mal). Los datos muestran un preocupante fracaso en este terreno en los últimos años”.

Sobre los datos del juego presencial añade: “Es inverosímil. Es imposible que chavales de 14 ó 15 años jueguen en locales donde la entrada está controlada. Empezando por ahí. Es una presentación de un dato que me parece “un espejismo”. Me gustaría ver el cuestionario a ver dónde responden que han jugado ese dinero. Supongo que aparecerán casinos y bingos, pero es imposible que accedan a ellos. En general, en encuestas autoadministradas en clase de temas los chavales tienden a inflar estas respuestas por algo de narcisismo. Si no se incluyen preguntas que permitan detectar la fiabilidad de la respuesta se acaban dando datos exagerados. En el caso de las respuestas al juego por internet se debería haber preguntado por el documento que los entrevistados afirman haber utilizado”.

Y añade: “Este dato no encaja con los que dispone la DGOJ ni con los que aparecen en las encuestas de CODERE: el año pasado 2 individuos entre 600 afirmaban tener menos de 18 años, entre los entrevistados que habían jugado online en los dos últimos meses”.

“Como todo en esta vida, hay encuestas bien hechas y mal hechas. En este caso se incluye a los de 18 años cumplidos, lo que distorsiona los datos globales, son ya adultos”.

El Profesor subraya: “Y esto de “prevalencia de juego” ¿qué es?: que alguien dice en un cuestionario que ha jugado una vez en el último año o que se pasa el día jugando y ha perdido el control. O se ha sumado todo. Malicio es lo segundo. Y, desde luego, no sería lo mismo, aunque estaría muy mal que jugasen con menos de 18 años”.

“Creo que este tipo de encuestas no sirve para informar, pero contribuye a hacer creer que hay problemas de gran dimensión social, cuando carecen de tal dimensión social. Con el juego hay problemas personales, pero no sociales. Con las borracheras hay un problema social”, concluye.