InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
LA PEOR SEMANA  PARA LAS CRIPTOMONEDAS

ANÁLISIS | ¿Hacia donde va el Bitcoin? 

 
Tras un año de correcciones en el valor de la mayoría de criptomoneda, entramos en el último mes de 2018 inmersos en un ciclo de ventas masivas. ¿Una oportunidad para los que aún no han entrado en este mundo o el desenlace esperado de un medio digital de intercambio sobrevalorado?

Analizamos los distintos puntos de vista atendiendo a las opiniones generalizadas visibles en medios generalistas y especializados.




INFOPLAY |
La prensa generalista no ha dudado estos días en publicar artículos con titulares tan explícitos como "La explosión de la burbuja del bitcoin crea pérdidas masivas" (La Vanguardia). La suerte del Bitcoin y de la mayoría de criptomonedas ha cambiado en 2018 y las pérdidas en el valor de las mismas se han acentuado en estos últimos días del mes de noviembre. Los agoreros no han perdido la oportunidad de manifestar sus dudas sobre la que prometía ser la revolución de las finanzas a nivel mundial. Ante la relevancia de estas correcciones, que han llevado a una unidad de Bitcoin a cotizar hoy en día en unos 3500€, cuando en diciembre de 2017 llegó a estar en 17.000€, en el presente artículo repasamos algunas noticias y opiniones que sirvan para matizar las afirmaciones categóricas que suelen aparecer en artículos como el citado de La Vanguardia, sobre un tema del que la mayoría de la población no conoce demasiado.


Problemas que ven la luz

Parece comunmente aceptado que uno de los motivos que explicó el despegue en la cotización del Bitcoin fue que la mayoría de inversores ignoraron algunas de las amenazas para la expansión de las criptomonedas que ya desde hace muchos años se podían anticipar. Especialmente en materia de la intervención estatal y del apoyo de entidades financieras de la "economía real". Éstas amenazas se han convertido en realidades y en 2018 hemos constatado como una celosa regulación de China y Estados Unidos, unido a algunos fallos de seguridad, han hundido el mercado de la cotización de las divisas digitales.

Como sucede en la Bolsa, con índices como el IBEX o el Nasdaq -por ejemplo-, podemos valorar a simple vista la situación de las criptomonedas a través de la evolución de un índice de activos digitales MVIS CryptoCompare. Éste ha caído un 80% desde el pasado mes de enero, por lo que muchos medios de comunicacion han comparado esta corrección de 2018 con el crack de las punto com (en España sufrida sobremanera con la empresa Terra) que en el año 2000 sacudió el índice tecnológico Nasdaq y se dejó sentir también en el IBEX 35. En aquella epoca cayó un 70% por lo que se denominó la "crísis de las tecnológicas".

Volviendo a las criptomonedas y centrándonos en las cifras, de los 800.000 millones de dólares de capitalización que reúnían las criptomonedas antes de 2018, este año su valor ha caido hasta los 187.000 millones en apenas diez meses. Además, muchas de las nuevas criptomonedas lanzadas en 2017 han desaparecido o han quedado estancadas en un valor residual.

Las consecuencias de estos datos podrían llevarnos a la alarma, aunque son también las noticias que últimamente ponen en duda la viabilidad tecnológica de las criptodivisas, por ejemplo afirmando que a los precios actuales no sale rentable mantener encendidas las máquinas que generan Bitcoins, las que generan una incertidumbre aún mayor entre los inversores dispuestos a asumir riesgos.

Un tercer factor a tener en cuenta es el enorme control que han pasado a ejercer los estados a un nivel recaudatorio sobre los poseedores de criptodivisas, algo que además ha servido para que los que utilizaban criptodivisas para blanquear dinero hayan constatado la cada vez mayor dificultad para hacerlo.


Las caídas históricas del bitcoin

Aunque este descenso del valor del Bitcoin a lo largo de 2018 se ha sostenido en el tiempo, en la historia de esta criptomoneda, correcciones del 100% y mucho más han sido algo frecuente. Uno de los descensos más populares fue el que sorprendió a los primeros inversores allá por 2011. Después de varios meses de importantes subidas tras al lanzamiento de la criptomoneda en 2009, en febrero de 2011 el bitcoin alcanzabael precio de 1$ por bitcoin. Desde mayo a junio de ese mismo año, su cotizacion se disparaba y llegó a superrar los 29$. 

Después de esta alza tan destacada, la primera gran caída de los precios de Bitcoin ocurrió el 11 junio de 2011, cuando la criptomoneda pasó a ser comercializado a $14,6 dólares para comenzar un descenso continuado hasta los $6,55 en agosto 2011 y alcanzar su mínimo de 2$ en noviembre de ese mismo año.

En 2014, también en apenas unos días el valor del Bitcoin bajó de los 800 a los 400€. Pero ha sido a partir de su espectacular ascenso en 2016 (empezaba el año cotizando a 400 euros, para llegar a los 18.000€ a finales de 2017, cuando el optimismo se ha apoderado de los inversores y hasta la llegada de 2018 no se ha vuelto a ver una corrección tan importante.


Aún hay lugar para el optimismo

Aunque parezca mentira las buenas noticias siguen llegando para el Bitcoin. Basta realizar una sencilla búsqueda en las Noticias de Google para ver cómo incluso esta semana, entre los numerosos contenidos que hablan de la crisis de las criptomonedas, podemos encontrar informaciones que explican por ejemplo que el Nasdaq emitirá futuros de Bitcoin en la primera mitad de 2019.  

Tampoco se puede esconder que hay criptomonedas que están creciendo, por ejemplo el Dogecoin, una criptomoneda que ha aumentado un 160% su valor en apenas 30 días y que está envuelta en informaciones muy esperanzadoras como por ejemplo que ha sido aceptado como activo comercial en Robinhood, una popular aplicación telefónica.

Además, parece que sólidos argumentos son capaces de aplacar comentarios negativos comunes en estos días. Por ejemplo, una de las criticas que arrecian estos días es que la tecnologia blockchain se está quedando obsoleta, cuando lo cierto es que el tiempo de las transacciones no ha aumentado y es evidente que el sistema bancario tradicional apenas ha progresado en estos últimos meses, en los que se achaca este "estancamiento tecnológico" a las criptodivisas.




Sea como fuere, la realidad de las criptodivisas no parece nos vaya a abandonar en 2019. Es evidente que la acumulación de criptomonedas no es algo que esté haciendo todo hijo de vecino, como sí ocurrió en la época del boom de las "punto com", donde incluso en los bancos recomendaban invertir en índices tecnológicos y valores como Terra, pero su relevancia a la hora de convertirse en alternativa al dinero FIAT genera dudas atendiendo a los movimientos oscilatorios de su valor en este año. De todos modos basta ver la cotización de compañías de la "economía real" ya consolidadas como Telefonica o Deutsche Bank para comprobar que nisiquiera éstas están al margen de correcciones que se pueden alargar por muchos meses...