InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

EN EXCLUSIVA - ESPECIAL
Así afectarán al sector de las apuestas deportivas los cambios en el deporte español en 2019

 
El año recién estrenado amenaza con protagonizar una pequeña gran revolución al sector del deporte. Las novedades en los derechos de televisión y los cambios en el panorama deportivo profesional y en los hábitos de los españoles hacen que los operadores de apuestas deban afinar en sus estrategias de marketing y -además de estar pendientes de los cambios drásticos que podrían llegar en materia de publicidad-, también deban revisar su oferta de mercados de apuestas en determinados deportes.
INFOPLAY |
Repasamos a continuación algunos aspectos clave que sirven para entender los cambios que se avecinan en la oferta de apuestas deportivas de nuestro país. Un subsector que sigue protagonizando el crecimiento global del sector, tanto a nivel online como a nivel presencial, y que en 2019 pudiera sufrir algunas variaciones a la hora de priorizar eventos o deportes en concreto. Y es que 2019 se presenta como un año clave en el futuro del sector, sin una gran cita de referencia, que en el caso de un Mundial o una Eurocopa sirve como centro de las campañas de marketing y de adquisición de todo el año. Sin una referencia de este tipo, se espera que otros eventos y deportes ocupen parte del protagonismo que se le solía dedicar a estas citas.


1) La madurez del futbol y los nuevos mercados de apuestas

El año 2019 supone una prueba de fuego para el deporte rey y por extensión para el sector de las apuestas deportivas. Un año sin un gran evento (leáse Mundial o Campeonato de Europa) en lo que a selecciones nacionales se refiere y la primera temporada en muchas sin el duelo Cristiano Ronaldo - Messi que acompañe los clásicos Real Madrid - FC Barcelona. ¿Cómo responderá el aficionado al fútbol a unos "Clásicos" presumiblemente más descafeinados y a un verano o sin una gran cita internacional de la Selección Española? Para los operadores de apuestas deportivas sin duda significa quedarse sin una referencia sobre la que pivotar sus campañas y acciones de marketing. Pero por otro lado también es una oportunidad de buscar acciones promocionales más centradas en el largo plazo y tener tiempo para desarrollar nuevas funcionalidades y confiar en otros deportes.

Ver cómo funciona la fase final de la UEFA Nations League y atender cómo se desarrollan las eliminatorias de Champions League son dos elementos clave que explicarán el éxito o no de las apuestas de fútbol en este año. Recordemos que el deporte rey en España ha vivido una "burbuja" de resultados que evidentemente ha servido para acostumbrar al aficionado y a los operadores a que los grandes eventos deportivos se promociónen prácticamente solos. Y no ha sido únicamente el Real Madrid con sus últimas tres Champions League, sino que en los últimos 10 años siete triunfos españoles (3 FC Barcelona y 4 el Real Madrid) en esta competición y los tres triunfos de Atlético de Madrid y otros 3 del Sevilla en Europa League, han convertido al fútbol en un centro de atención mediático indiscutible.

El impacto de las noticias sobre amaños de partidos en las categorías semipro el escaso volumen de apuestas obtenidos en el fútbol femenino, son dos elementos que ponen en peligro el crecimiento de la cuota de mercado del fútbol en el contexto del total de dinero apostado. Pero con un cada vez mayor control sobre actividades fraudulentas y con 3 de cada 4 equipos de los clubes de La Liga Santander y LaLiga123 con sección femenina... se espera que la visibilidad de este deporte continué incluso en el caso de no contar con grandes partidos a partir del mes de mayo.


2) La crisis de Formula Uno sin Alonso

A pesar de lo explicado en el apartado anterior, el fútbol sigue siendo el deporte rey. En audiencias, la NBA no puede competir por horarios a pesar deuna gran era de jugadores españoles teniendo gran éxito en la liga de baloncesto más importante del mundo, y el tenis, con una excesiva dependencia en la actuación de Rafael Nadal, sin embargo, baloncesto y tenis son deportes consolidados en la oferta de apuestas deportivas.

Otros deportes, sin embargo, que vienen de ser bastante irrelevantes en volumen de apuestas, presumiblemente caerán en picado este año tras noticias como por ejemplo la retirada de Fernando Alonso de la F1. Se espera que las apuestas de motor a la F1, una competición que este año se abre a los patrocinios de casas de apuestas deportivas, completen su peor temporada ya que además de la irregularidad en los horarios del calendario y la menor cobertura de televisión, el adiós del piloto asturiano va a dejar sin algunos patrocinadores clave a las escuderías y a las retransmisiones.

 

Algo parecido podria pasar con el adiós de Dani Pedrosa en el Mundial de Motociclismo (hablamos de MotoGP, la única categoría que está siendo relevante en apuestas deportivas en los últimos años), que aunque seguirá protagonizando apasionantes duelos con pilotos como Lorenzo, Rossi o Marquez... también podría sufrir un serio traspiés ante la aparente caída en inversión que representará la nueva etapa en los que a derechos audiovisuales  se refiere -como veremos más adelante-.


3) Tenis y baloncesto

Como ya hemos dicho, además del balompié, los deportes que más interés generan en España son el tenis y el baloncesto, que cuentan con un 20% y un 10% del volumen total de apuestas respectivamente de media. 

En cuanto al baloncesto continúa siendo el tercer deporte que más interés genera en España, y lidera el número de apuestas tras el tenis y el fútbol. La competición que arrastra casi el 60% de las apuestas es la NBA, que duplica los resultados de la Euroliga, a pesar del cada vez mayor interés de esta competición que este año cuenta con cuatro equipos españoles. La clave del éxito de la NBA y que explica porqué los operadores están cada vez más interesados por esta competición es que las audiencias nocturnas y la repercusión en redes sociales es muy alto. Con las apuestas a la NBA se cubre un horario que habitualmente apenas conseguiría volumen y además sirve para fidelizar a usuarios, que pueden seguir las retransmisiones en directo vía livestreaming en la mayoría de casas de apuestas online. Un servicio muy agradecido ya que de otra forma se necesita una plataforma de pago o suscripción para ver estos encuentros. 

En el caso del tenis, aunque adolence de un mal que vemos en otros deportes (la excesiva dependencia de estrellas como Garbiñe Muguruza o Rafa Nadal), cabe destacar que es el segundo mercado deportivo con más volumen de apuestas. La mayoría de operadores contabilizan hasya un 20% de su total de apuestas recubidas dentro del segmento de apuestas de tenis. La enorme oferta de partidos televisados compensa que los eventos y los tenistas tengan restricciones en materia de publicidad respecto al juego, algo que junto a la polémica de los amaños de partidos en torneos menores (principalmente del circuito ITF) hacen que los operadores no puedan centrarse cómo les gustaría en la promoción en este deporte.

  • Los derechos de televisión
Los procesos de negociación entre ligas y asociaciones profesionales deportivas de todo tipo con los grandes canales y grupos de comunicación, se han convertido en elementos clave para anticipar el éxito de un deporte. De igual forma que ha sucedido en la NBA o en la Premier League, donde los equipos han visto incrementados sus ingresos hasta cuatro veces de media, gracias al positivo impacto de los derechos de retransmisión de sus respectivas competiciones, La Liga española sigue los mismos pasos. Un equipo como el Athletic de Bilbao, a modo de ejemplo, ingresó 73,2 millones de euros la pasada campaña 2017/2018 por derechos de televisión, una cifra que se acerca ya a los ingresos que por este concepto reciben los grandes de la competición: FC Barcelona -154 millones-, Real Madrid -148-, Atlético -110,6- y Sevilla -74-. 

Los datos de ingresos en la temporada 2017-18 dejan a Leganés y el Girona, con 43,3 millones de euros obtenidos como los dos equipos que menos cobran en este concepto. En todo caso, el fútbol en todas sus competiciones no tiene ningún problema en cuanto a generar ingresos y a conseguir la necesaria visibilidad para brillar también en los operadores de apuestas.

En 2019, en tenis, las cosas pintaban un poco mal hasta que Rafa Nadal consiguiera nuevamente alcanzar la final del Open de Australia. El peso del tenis en televisión ha caído en los dos últimos años, principalmente porque los grandes grupos mediáticos Mediaset y Atresmedia apenas invierten en este deporte. En categoría femenina Garbiñe Muguruza parece no está en condiciones de luchar por ningún Grand Slam y sólo Rafa Nadal sigue despertando interés mediático suficiente para apoyar una inversión grande en este deporte.

De hecho, en los cuatro grandes torneos del año, será Eurosport esta temporada quien tenga más presencia Open Australia (Eurosport), Roland Garros (Eurosport), US Open (Eurosport), mientras que Wimbledon será el único torneo que retransmita Movistar +.

En cuanto a  ATP Masters 1000 y Copa Masters, Movistar+ emitirá en exclusiva nuevamente los Masters 1000: Indian Wells, Miami, Montecarlo, Roma, Montreal, Cincinnati, Shanghai, París y Madrid. Éste último (Open Mutua Madrileña) también será retransmitido por Teledeporte.

De la misma forma que sucede con el fútbol, la emisión de partidos es clave para garantizar el buen rendimiento a nivel de apuestas deportivas.

En lo que respecta a otros deportes que hasta ahora han estado muy unidos al mundo de la televisión, ya sabemos que la plataforma de streaming DAZN emitirá el Mundial de motociclismo durante las cuatro próximas temporadas, por lo que salvo algún acuerdo de subcontratación de última hora, Marc Márquez y compañía abandonan Movistar+, operador que se ha encargado de las retransmisiones en los últimos cinco años y que dió una cobertura enorme a este deporte en el que marcas como Repsol o Movistar/Telefónica han invertido gran parte de sus presupuestos de patrocinio.

Esta plataforma (DAZN) también se ha hecho con los derechos de la Premier League de fútbol hasta el año 2022 y por el que ofrecerá 235 partidos anuales.

Movistar+ también pierde las retransmisiones de golf a partir este año. Y es que Discovery llegó hace meses a un acuerdo con la PGA por el que se hacía con los principales torneos desde 2019 hasta 2030 por lo que la emisión de este deporte aún está en el aire en lo que a 2019 se refiere.

En todo caso, la concentración de volumen de apuestas en fútbol, tenis y baloncesto, hacen que estos cambios no sean demasiado relevantes y que eventos concretos como el Mundial de Balonmano (disputado a finales de enero), el Mundial de Rugby, el Tour de Francia, la Vuelta a España, el Giro de Italia o las finales de la Euroliga (Final Four) que se celebrará en Vitoria y la Final de la Champions League (a celebrarse en Madrid) puedan compartir récords de audiencia y de apuestas.


  • Deportes Regionales
Otra tendencia fácilmente constatable en la realidad del deporte nacional es el auge de deportes regionales y actividades deportivas que se están recuperando tras años de olvido. El reciente caso del apoyo de Juegging a la Asociación de Pelota Valenciana o el consolidado acuerdo de patrocinio entre CODERE y la Liga de Empresas de Pelota Mano son ejemplos de cómo los operadores de juego no pasan por alto el buen momento por el que atraviesan deportes tradicionales en determinadas regiones.

  • Los españoles: más activos
Otro punto a destacar en el medio y largo plazo en el mundo del deporte, es que los españoles somos cada vez más aficionados a la práctica deportiva. Actividades como el running o el fitness se han convertido en un gran negocio, que las redes sociales consiguen amplificar hasta niveles insospechados hace tan solo una década. 

El principal cambio que supone esta nueva realidad es que tanto el deporte federado como -en general- el deporte por equipos ha cedido parte de su dominio preponderante en el pasado y ha dejado paso a una práctica deportiva mucho más "casual", aunque mucho más visible y totalmente mercantilizada.

En los últimos datos del Estudio de Hábitos Deportivos publicado por el Consejo Superior de Deportes (CSD), se estima que ya serían el 51% de los españoles los que afirma practicar algún deporte al menos una vez por semana. Que la tasa de actividad física haya aumentado, va a suponer un mayor interés por el deporte y eventos como las carreras populares, competiciones atléticas o eventos de fitness a nivel competitivo cuentan ya con miles de seguidores, convirtiéndolos en actividades propicias para las retransmisiones televisivas y para las apuestas.