InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Cierre definitivo o estatalización: las dos opciones probables para el casino flotante de Cirsa

 
En otoño de 2019 finaliza la concesión del Casino de Puerto Madero, que agrupa los dos casinos flotantes existentes en Buenos Aires. Y cada vez son más las voces que apuntan a un cierre definitivo de los establecimientos o en todo caso a que éstos pasaran a ser de titularidad pública y poder así mantener los alrededor de 3.000 empleos que generan.



INFOPLAY |
Desde que la nueva legislación de la provincia de Buenos Aires prohibiera la concesión automática de nuevas licencias de juego, el futuro del Casino de Puerto Madero, que agrupa los dos casinos flotantes, está en el aire, creando una enorme incertidumbre entre los empleados y los propios propietarios de la actual concesión, es decir, entre Manuel Lao y Grupo Nortia.

Las dos opciones más probables en estos momentos es que tras el fin de la concesión -que llegaría este mismo otoño- en la ciudad de Buenos Aires desaparezca este popular establecimiento o que pase pase a manos públicas. Recordemos que antes de la adquisición por parte de Blackstone, Cirsa presentó un recurso ante la justicia argentina, que se inhibió al considerar este tema una decisión política. Y es que la decisión de no renovar la concesión se da porque Lotería Nacional lo hizo antes de la transferencia de la jurisdicción de juego a la Ciudad de Buenos Aires, y ahora es la legislación provincial quien tendría que prorrogar los permisos, algo del todo improbable atendiendo a la legislación sobre juego de ésta.

Precisamente lo estricto de la legislación porteña es lo que ha hecho que embos casinos se encuentren ubicados en barcos amarrados. De este modo, la solución más probable que le quedaría a Nortia sería la de llevarse los barcos a otro puerto o esperar a que la administración pagara por recuperar el negocio. En todo caso, Manuel Lao no podrá tomar la decisión en solitario, ya que él sólo posee el 50% mientras que la mitad restante se reparte a partes iguales entre el empresario Cristóbal López, y el Hipódromo de Palermo, propiedad de Federico Achaval...

De este modo, todo parece indicar que Nortia perderá una importante fuente de beneficios -los casinos hasta ahora han sido rentables, generando unos beneficios de alrededor de 33 millones de euros-. Recordemos asímismo que la venta de Cirsa en abril de 2018 por unos 2.400 millones de euros a Blackstone, dejó fuera al negocio argentino, principalmente por las dudas que generaba la situación legal del proyecto a corto plazo debido al final de la conesión.

PUBLICIDAD