InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

PUBLICAMOS la EMOCIONADA y SINCERA CARTA de GERMÁN GUSANO,
EN EL RECONOCIMIENTO DE ACENCAS

 
Publicamos la preciosa carta de Germán Gusano agradeciendo el Premio otorgado por ACENCAS. Se trata también de un texto que deja su impronta del trabajo realizado tantos años para la Industria. Germán Gusano defiende el entretenimiento individual y la sostenibilidad, tanto empresarial como social, con las palabras derivadas de la profunda reflexión y la sinceridad del que se ha entregado a la Industria y todo hilvanado con su humor tan característico

Con la marcha de Germán Gusano de nuestro sector se ha perdido un gran intelectual, sereno, analítico y crítico cuando debía serlo.

Te echo de menos. GRACIAS Y ENHORABUENA
JACQUELINE M.C. | MADRID
Germán Gusano Serrano
AGRADECIMIENTO
Barcelona, a 4 de abril de 2019


Buenos días,
Como era mi intención inicial y por circunstancias adversas, no puedo acompañaros hoy en esta 13ª edición del Congreso para el Juego Responsable ni, por tanto, recoger personalmente el Premio de “Honor” que la Junta Directiva de ACENCAS ha tenido la deferencia de otorgarme. Indudablemente, quiero disculparme y transmitir mi agradecimiento aunque sea por escrito.

Un aspecto que aprecio especialmente y de notable valor en este reconocimiento, es que me lo otorga una entidad que representa intereses del consumidor y por quienes conocen bien determinadas realidades individuales. Se esfuerzan diariamente, en una labor más expuesta o más callada públicamente, asumiendo importantes dosis de paciencia, con el principal objetivo de consolidar e impulsar la responsabilidad compartida existente en el Juego de azar y contribuir a minimizar los posibles riesgos existentes.

A lo largo de estos años, me he relacionado con compañeros que desempeñaban similares tareas en otras entidades, instituciones públicas o empresas, que me han ayudado y con quienes quiero compartir este reconocimiento. De todos ellos aprendí, en reuniones formales o en charlas amigables. Muchos de ellos hoy aquí presentes.

Me reconocéis por la “entrega en la difusión del Juego Responsable”. Sin embargo, creo que aún quedan importantes cauces de conocimiento, divulgación y comprensión de lo que significa el verdadero valor práctico y específico de la responsabilidad, sea informando y sensibilizando aún más al consumidor, como también innovando en las buenas prácticas que demandan los modernos desarrollos empresariales. Ambas estrategias ampliarían su reconocimiento público positivo y contribuirían a la deseada estabilidad social.

El juego de azar, lejos de ser una disciplina anclada en el pasado, que se rige por principios o valores inamovibles, técnicas y discursos monocordes, es un apasionante y dinámico ámbito de trabajo, abierto a la creatividad, por supuesto dentro de unos límites que también nos marca el sentido común. Cualquier agente implicado en la industria debe recordarlo siempre para evitar juzgar la actividad a la ligera o, por ejemplo, en el momento de fijar unas reglas proporcionadas para el adecuado ejercicio de esta libertad civil en el marco de una convivencia libre de prejuicios sin fundamento.

Los ciudadanos que conforman la sociedad es el público objetivo, a ellos se les debe observar y escuchar para un mejor progreso y desarrollo. Si se conoce bien a la sociedad, si se entienden sus valores cambiantes, si se aprecian sus reacciones, si se perciben y anticipan sus tendencias, se actuará de manera más adecuada a la hora de elaborar los mensajes y marcar los controles que toda actividad lúdica y responsable debe conllevar en el contexto actual.

Disponer de mayor empatía social potencia el crecimiento económico. Parte de la sociedad civil es capaz de desarrollar una enorme hostilidad cuando algunos de sus integrantes enfocan un asunto debido a cualquier razón o defensa de intereses. Constituye una fuerza contra la que resulta muy difícil actuar de manera cortoplacista.

El juego es consustancial al ser humano, sin embargo, la responsabilidad se adquiere a través de la experiencia y con el desarrollo de buenas prácticas adaptadas a los tiempos. El aprendizaje adquirido siempre ha sido fundamental para los líderes, o debería serlo, a la hora de gestionar adecuadamente las crisis de cualquier calibre y abre las posibilidades para reconocerlas, anticiparlas y así poder aligerar las consecuencias. Históricamente a pesar de los baches, la industria ha sabido siempre adaptarse y, en esta ocasión, también está mostrando sus esfuerzos.

Quiero expresar mi enhorabuena y felicitación a quienes también han recibido, tan merecidamente, otros premios en el resto de las categorías propuestas. Agradezco también a todas las entidades que colaboran impulsando el Juego “Responsable”, comprometidas con un principio de presente y sobretodo de futuro, que debe arraigarse firmemente en la sociedad para que se enfoque correctamente su realidad, ya se denomine así o con cualquier otro adjetivo similar. Aún existen espacios para nuevas iniciativas, para esa creatividad e innovación, por el que merece la pena el trabajo, a veces incomprendido e ingrato, que cada día realizan todos los actores implicados, públicos y privados.

Y, por supuesto, mi agradecimiento a Francesc por compartir todas esas charlas en las que siempre ha estado presente el diálogo, el respeto y la voluntad de crecer, con la finalidad de aportar propuestas que contribuyesen, con suficiente antelación, a prevenir o evitar situaciones no deseadas para la industria. La realidad actual muestra que ambos fuimos algo ingenuos, quizá bastante soñadores y, claro está, nada convincentes con el resto de actores con los que compartimos algunas de las reflexiones prospectivas en su momento. Lamentablemente, ahora podríamos rememorar algunas de ellas, en la que ya vislumbrábamos el actual escenario.

La industria debe seguir impulsando al máximo, de forma proactiva, las condiciones de decisión y de elección óptimas, los controles de los grupos vulnerables, así como minimizar las ineludibles externalidades negativas existentes. Esa línea estratégica reforzará sus grandes pilares: el entretenimiento individual y la sostenibilidad, tanto empresarial como social. La reputación es el resultado de un estilo de gestión mantenido, en el tiempo y en el espacio, sin ambigüedades.

¡Muchas gracias!

Germán Gusano Serrano

PUBLICIDAD