InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Diego Naranjo, director de expansión del Grupo Vid: “Las frutitas y todo eso pasarán a la historia”

 
“La imagen del sector es muy diferente que la de hace diez años. El cliente es más joven y demanda otra cosa. Quiere sociabilizar, interactuar con la máquina y ser mejor que ella. Las frutitas y todo eso pasarán a la historia”. Son palabras de Diego Naranjo, director de expansión del Grupo Vid y publicadas en un reportaje sobre Apuestas Deportivas ayer en Diario Sur.
INFOPLAY |
Las declaraciones están recogidas dentro de una extensa información donde también Araceli García y David López, presidenta y secretario técnico de ERMA (Asociación de Empresarios del Recreativo de Málaga) emiten sus valoraciones sobre la evolución del sector en Andalucía.

Además, Diego Naranjo, también afirma en dicho reportaje que ha pasado lo peor de la crisis: “Llevamos dos años muy buenos y tenemos un plan de expansión potente”.



A CONTINUACIÓN LES OFRECEMOS EL REPORTAJE ÍNTEGRO:

El negocio del azar se juega su futuro a los deportes


Salones, bingos y casinos claman por que la Junta permita por fin las apuestas deportivas en un sector que crece en Málaga y se marca el reto de innovar


Era prácticamente una reivindicación histórica de los dueños de salones recreativos, bingos y casinos de la región. Andalucía es todavía la única comunidad autónoma que no permite a estos locales entrar en el negocio de las apuestas deportivas, una modalidad en auge que se explota con éxito en el resto de España.

Las cifras

429 Son las empresas malagueñas inscritas por la Junta de Andalucía autorizadas para operar en el sector.
449,8 millones de euros. Es el negocio que mueve el juego privado en la provincia.
117,95 euros. Es el gasto medio por persona en juego privado en Málaga, el mayor de Andalucía.
5.140 máquinas recreativas hay en Málaga, que cuenta también con 10 bingos y dos casinos.

El pasado mes de septiembre, durante la celebración del Congreso Andaluz del Juego de Torremolinos, el director general de Patrimonio de la Junta de Andalucía, Antonio Miguel Cervera, anunciaba un nuevo reglamento que contemplaría esa posibilidad y serviría de «revulsivo» al sector. Los empresarios malagueños del juego privado claman por que la nueva regulación vea la luz cuanto antes y sirva de acicate a un negocio que creció un 5,1% en 2015 en la provincia, pasando de un volumen 428 a unos 450 millones de euros, según las estadísticas publicadas por la Consejería de Hacienda de la Junta.

De 2016 aún no hay datos, pero parece que sigue la tendencia al alza. «Sin duda ha sido un año esperanzador, no tanto por las cifras de negocio sino por el cambio de tendencia. Con la crisis la industria del juego ha sufrido un revés importante, rebajando sus ingresos hasta cotas anteriores al año 2007. En este 2016 se ha conseguido parar el descenso y en algunos casos recuperar parte de las pérdidas que se habían sufrido», recalcan Araceli García y David López, presidenta y secretario técnico de ERMA (Asociación de Empresarios del Recreativo de Málaga).

Diego Naranjo, responsable de Expansión y Desarrollo del grupo malagueño VID, propietario de la red nacional de locales de ocio Pause & Play, también cree que ha pasado lo peor de la crisis: «Llevamos dos años muy buenos y tenemos un plan de expansión potente». Sus establecimientos de fuera de Andalucía ya cuentan con un área específica para las apuestas deportivas gracias al acuerdo que mantienen con Codere, uno de las casas más fuertes de apuestas ‘off line’.

Codere,Sportium o Luckia son los operadores que tienen a Málaga y Andalucía en su punto de mira. Sportium celebró hace unas semanas en Sevilla un multitudinario acto de presentación al que invitó a empresarios y futbolistas, y donde dio a conocer sus terminales y productos. En la provincia de Málaga hay unas 429 empresas inscritas en el registro del juego de la Junta, según datos de ERMA, que habla de un sector «muy atomizado» y con mayoría de negocios familiares. Las conversaciones entre los establecimientos y las distintas casas ‘off line’ siempre han existido y cristalizarán una vez que el reglamento se apruebe definitivamente. En octubre se publicó en el BOJA el decreto que da forma a la nueva normativa y el proceso se encuentra actualmente en fase de alegaciones. Organizaciones como Anmare (la Federación Andaluza de Asociaciones de Máquinas Recreativas, Salones y Ocio) han solicitado algunas y confían en que la Junta las resuelva de forma favorable.

En cualquier caso, se espera que la aprobación llegue a principios de año. Diego Naranjo habla de marzo o abril como el mes en el que los salones podrían empezar a instalar los nuevos terminales para apuestas deportivas. «Nosotros ya hemos reservado una zona en nuestro local de Plaza Mayor», avanza el portavoz de VID.

Nadie quiere quedarse fuera de un mercado que no ha parado de crecer, tanto en el mundo ‘on line’ como en las casas físicas. La Quiniela se ha quedado anticuada y ya se puede apostar de todo, desde el resultado de un partido al número de saques de banda. El Anuario del Juego en España 2015/2016 presentado recientemente revela que las apuestas deportivas se dispararon un 41% hasta los 5.400 millones de euros el año pasado. El crecimiento de los juegos de azar en general fue del 11,2%.

En Málaga la llegada de esta modalidad vendría a reforzar su liderazgo dentro de la industria dentro Andalucía. La provincia cuenta con 5.140 máquinas recreativas que mueven 245 millones de euros, que se suman a los 68,5 de los bingos y los 136 millones de los dos casinos. ERMA cifra en 5.850 el empleo directo que generan estas empresas en Andalucía, a los que hay que sumar otros 6.350 indirectos. «Existe un empresariado innovador, cada vez más profesionalizado, que lucha por dar unos servicios de primera calidad a los clientes, siempre respetando los principios del juego responsable», aseguran desde la asociación, donde recalcan también los «importantísimos ingresos» que supone su actividad para las arcas públicas: «Dichos impuestos directos de pago y competencia andaluza reportan a la Hacienda regional el segundo lugar por importancia cuantitativa. En Andalucía se recauda a la industria del juego anualmente unos 162 millones de euros».

Con las apuestas deportivas a punto de llegar, el reto está en continuar con una innovación que podría pasar por un cambio revolucionario que premie más por habilidad que por azar. «La imagen del sector es muy diferente que la de hace diez años. El cliente es más joven y demanda otra cosa. Quiere sociabilizar, interactuar con la máquina y ser mejor que ella. Las frutitas y todo eso pasarán a la historia», relata Diego Naranjo, que opina que este concepto, que se impone cada vez más en Las Vegas, no tardará en llegar a España.


PUBLICIDAD