InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
RODRIGO DUTERTE, EL PRESIDENTE , EL MISMO QUE RECONOCE QUE HA MATADO CRIMINALES "PERSONALMENTE", O DICE A LA UE Y EEUU, "QUE OS JODAN"

El Presidente de Filipinas ordena el cierre de todas las casas de apuestas por Internet

 
El presidente de Filipinas Rodrigo Duterte ha ordenado el cierre de todas las plataformas de apuestas por Internet del país. Duterte, quien está llevando a cabo polémicas medidas desde su llegada al poder el pasado mes de junio, ha confirmado esta decisión tras firmar los presupuestos generales del Estado para 2017.
INFOPLAY |
La lucha del presidente filipino contra las plataformas de apuestas online no es nueva. Durante su investidura, celebrada el pasado 30 de junio, Duterte ya ordenó la clausura de todos los operadores de juegos de apuestas. No obstante, en el mes de agosto decidió rectificar y dejar a las casas de apuestas que continuaran con su actividad económica.

En aquella ocasión, Duterte decidió rectificar la medida y permitir las apuestas online siempre y cuando las casas de apuestas aplicaran estrictamente las regulaciones del Gobierno. Cuatro meses más tarde, después de comprobar que no han realizado los cambios pertinentes, el polémico presidente se reafirma en la decisión tomada el pasado mes de junio y anuncia nuevamente el cierre de estas plataformas.

Debido a esta decisión, las acciones de casas de apuestas filipinas como PhliWeb Corp. y Leisure and Resorts World han caído un 30 y un 20 por ciento, respectivamente. No obstante, los problemas para las casas de apuestas han sido varios desde la llegada de Duterte al poder, quien provocó, entre otras cosas, la dimisión del antiguo presidente de PhilWeb tras calificarle de oligarca. Desde que Duterte llegó al poder, la casa de apuestas más importante del país ha tenido que solicitar una nueva licencia después de que los reguladores no le permitieran renovar su autorización para suministrar sistemas de software a los salones de juego.

Por lo tanto, la nueva decisión de Duterte se une al saco de decisiones polémicas desde que llegó al poder. Entre ellas destaca, sobre todo, su intención de acabar con tres millones de drogadictos de Filpinas, lo que ha provocado un sinfín de críticas por parte de la ONU y Estados Unidos, quienes aseguran que está violando los derechos humanos en numerosas ocasiones.
PUBLICIDAD