InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

VEAN: Otro ejemplo escandaloso en prensa como consecuencia de la dejadez del sector ante la oleada de prejuicios contra la Industria

 
 Una de las consecuencias de la sobreexposición y la incontinencia de la publicidad del juego online la tenemos hoy, una vez más, en forma de noticia alarmante publicada en el diario valenciano Las Provincias. Se trata de uno de los muchos ejemplos que proliferan en la prensa y que está agrandando un problema que a la larga se nos volverá en contra y en previsión de nuevos cambios sociales y políticos venideros (véase Italia). Esta es la noticia en cuestión que reproducimos tal y como se ha publicado:
INFOPLAY |

Aumenta entre los jóvenes la adicción a las pantallas y a las apuestas deportivas


La fundación Arzobispo Miguel Roca presentó ayer en Valencia la memoria anual de Proyecto Hombre. Aunque la marihuana sigue siendo la reina de las adicciones juveniles (casi el 75 % de los menores de 25 que pasan por Proyecto Hombre son adictos al cannabis), dos de cada diez jóvenes usuarios de la institución tiene problemas de abuso de las nuevas tecnologías o con las apuestas deportivas. Ante este problema, Vicent Andrés, director de Proyecto Hombre Valencia, insistió en la necesidad de regular el juego on-line: «Hay que hacer con las apuestas lo mismo que hemos hecho con el tabaco. Es demasiado fácil entrar en ese mundo».

En 2016, Proyecto Hombre redobló su atención a los adolescentes y jóvenes, sobre todo en materia de prevención. El resultado ha sido un escandaloso aumento del 93 % en primeras atenciones a usuarios y familias que se han acercado en el pasado año a informarse sobre el programa. Además, la institución ha ampliado su labor de prevención también al mundo de la empresa, donde se han realizado talleres de tabaquismo y se ha formado a los trabajadores con hijos adolescentes en cómo reaccionar ante un caso de adicción.

Asimismo, Andrés ha señalado otras preocupaciones de la institución, como la baja percepción de riesgo en el consumo de cannabis. “Los jóvenes ven el cannabis como algo menos nocivo que el tabaco, y eso es muy preocupante”, ha asegurado. Este año se ha repetido la brecha entre los dos sexos: sólo un 15% de los usuarios de Proyecto Hombre son mujeres. Andrés ha indicado que esto se debe a las dificultades que tienen para acceder a estos programas: en parte porque suelen ser ellas las que se hacen cargo de los niños, y en parte por el estigma que es la adicción para el sexo femenino. “Se ve mucho peor una mujer con problemas con el alcohol que un hombre en la misma situación. Por eso suelen llevarlo en la intimidad”, asegura. Por último, sigue preocupando la larga trayectoria de adicción que tienen muchos usuarios al llegar. La media en adultos es de 20 años de consumo antes de pedir ayuda. Esto no sólo dificulta la recuperación, sino también la posterior reinserción social.

“Todo tiene que cocerse lentamente. Reconstruir una trayectoria de vida no se hace al microondas en quince segundos”, aseguró Andrés. El proceso por el que pasan los usuarios de Proyecto Hombre dura alrededor de un año y medio, y en él es especialmente importante el papel de sus familias y de su entorno. Por eso, este año se han reforzado también los servicios de atención a las familias.
PUBLICIDAD