InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los trabajadores de la ONCE en Cataluña muestran su intranquilidad por el proceso de independencia

 
Adolfo Martínez Gómez, Secretario General de CGT-ONCE ha lanzado desde ROjo y Negro, publicación de su sindicato, una carta abierta dirigida a los presidentes de la ONCE, del Gobierno y de la Generalitat de Catalunya. En esta carTa muestra su intranquilidad por los trabajadores de la ONCE en Cataluña y la situación en la que quedaría en el caso de que se produjera la independencia.
INFOPLAY |

Así, afirma: “ Hace más de un año desde CGT-ONCE nos dirigimos por carta a la Dirección de la ONCE para hacerles partícipes del nerviosismo y preocupación que las/os trabajadoras/es sentían y sienten por el llamado “procés de independencia de Cataluña”, y si La ONCE tenía plan B en ese caso y /o qué negociación había con los gobiernos implicados (solo el silencio y la indiferencia fueron su respuesta). Tampoco por parte del Gobierno central (el Estado tutela a la ONCE) ni del autonómico se ha dado ningún tipo de información a los sindicatos con representantes en la ONCE”.
En la misma carta lanzaba interrogantes como: “¿Qué van hacer con la ONCE en Cataluña si esta se separa de una u otra forma del resto del Estado? ¿Seguirán los juegos de la ONCE comercializándose en una Cataluña independiente? ¿Quién se hará cargo de las pensiones y salarios de la plantilla? ¿Se creará una Organización Nacional de Ciegos Catalanes ? ¿Podrán las trabajadoras/es elegir en qué “país” quedarse? ¿Se podrán pagar premios de la ONCE vendidos en Cataluña en el resto del Estado y viceversa?”

Aparte señala la mala situación actual de los trabajadores de la ONCE: “Pues a nadie hasta ahora le ha importado que la ONCE venda sus productos en supermercados, correos, gasolineras, estancos… al margen y en competencia directa con la plantilla vendedora (todos con discapacidad) sin crear ni un solo empleo y precarizando el empleo de los trabajadores/as de la ONCE. A nadie, ni políticos ni medios de comunicación, les ha importado que además de externalizar venta, servicios médicos, atención telefónica, educación, etc. se sancione a los trabajadores de la ONCE por “baja rentabilidad”. Que se hagan contratos de media jornada y de jornada completa rozando el salario mínimo y eso que la Organización está exenta del pago de Seguridad Social en cuota empresarial por todos sus trabajadores sea cual sea su grado de discapacidad”.


PUBLICIDAD