InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
10 AÑOS DE LA QUIEBRA DE LEHMAN BROTHERS

 ESPECIAL EXCLUSIVO (PARTE II) 
¿Cómo lidió la Industria del Juego ESPAÑOLA con la GRAN CRISIS FINANCIERA que se desató hace una década?

 
Ayer lunes repasábamos en la Primera Parte de nuestro ESPECIAL sobre la crisis financiera que empezaba en 2007/2008 las particularidades por las que atravéso la Industria del Juego y para centramos posteriormente en Estados Unidos y Macao. Hoy vamos a ver cómo afectó esta crisis al sector a nivel nacional y a realidades más "próximas" como la europea. Acabaremos señalando las lecciones que aprendió el sector en España y que han servido para la práctica restauración y reinvención del mismo.
INFOPLAY |

Parte II

5) La Crisis en la Industria del Juego: Europa y Reino Unido

A nivel europeo, la crisis financiera de 2007/2008 se prolongó más en el tiempo que en Estados Unidos. La existencia de "Estados del Bienestar" y de una unión práctica a nivel institucional entre los diferentes estados hizo que no se adoptaran medidas demasiado radicales y que se diera "manga ancha" a los gobiernos para implementar sus políticas financieras. Evidentemente con el tiempo se hizo necesaria una intervención para intentar evitar lo que parecía un colapso total de la economía del Viejo Continente.

En ese contexto, la Unión Europea acudió al rescate de las economías más perjudicadas por el nuevo escenario. Ésta se concretó una división entre varias zonas y en el sector del juego, países como Alemania optaron por mantener un perfil bajo en el sector huyendo de regulaciones o cambios drásticos, mientras que otros mercados como el francés o el italiano apostaron por el sector del juego como forma de incrementar la recaudación y aprovecharon esos duros momentos para regular el sector online además de revisar al alza su afán recaudatorio.

Países bálticos como Estonia iniciaron su especialización e inmersos en políticas más liberales se convirtieron en sede de empresas deslocalizadas de juego, que en un principio sirvieron de necesario apoyo a países nórdicos que historicamente habían tirado del carro en la nueva era del juego donde la tecnología era pieza clave.

Por otra parte, países con mayor dificultades y al borde de la quiebra como Grecia, Portugal o incluso España sufrieron además burbujas inmobilarias y una reducción del consumo que incluso afectaron al juego publico que dejó de ser competitivo y mostró su incapacidad por salir de la crisis.

Reino Unido tomó las riendas en materia regulatoria y siguiendo su tradicional y justificada permisibilidad al desarrollo del sector se tomaron medidas favorables para aceptar a empresas de juego en sus mercados bursátiles y a través de zonas como Gibraltar o la Isla de Mann consiguieron ser un refugio para gran parte de las empresas que estaban lidiando con la nueva era del juego online. Irlanda se convirtió asímismo en sede de empresas que huían de mercados en los que el sector estaba desapareciendo como era el caso de Estados Unidos.


6) La Crisis en la Industria del Juego: España


La crisis financiera global afectó a la industria del juego española de pleno. El sector cayó de forma contundente entre 2008 y 2011 (aproximadamente un 20%) y el empleo fue una de las variables en las que más se notó la gravedad de la situación. En el Primer Anuario sobre Juego en España (2011) publicado por la Universidad Carlos III de Madrid, se estimaban en 40.000 las personas que se habían quedado sin trabajo en la industria en apenas tres años. 

Esta situación sirvió para constatar la incapacidad de la Administración a la hora de flexibilizar su relación con un sector que por aquella época estaba además lidiando con dos importantes acontecimientos: el cambio generacional y el comienzo del juego online. Así, en un momento donde casi el 50% de la industria estaba en peligro, se constataba como la cuarta parte del dinero jugado se convertía en impuestos o aportaciones directas al Estado. Concretamente, de los más de 9.600 millones de euros que se juegaban en España al año, unos 6.400€ se transfieren a la Administración en forma de impuestos y cotizaciones sociales.

La crisis puso de manifiesto algo evidente pero que en los últimos años de bonanza no preocupaba en exceso: el juego era en aquel momento una actividad sobrerregulada, curiosamente ésto se hacía aún más patente si comparábamos la realidad del juego presencial con el online, que aún no contaba con una legislación específica. El mercado nacional se había fragmentado de forma enorme gracias a la progresiva transferencia de competencias a las comunidades hasta configurar 17 mercados casi independientes en aspectos técnicos, legales y tributarios. Algo a todas luces contraproducente si de alguna forma se quería salir de la crisis.

Esta crisis frenó asímismo algo que parecía imparable: la revolución tecnológica en el sector. Bingo, máquinas y juegos de casino vivían por entonces una auténtica revolución técnica que provocaba cambios muy rápidos en la oferta de juego. Sin embargo, el éxito de la decidida apuesta por la tecnología se matizó debido a la crisis.

En todo caso, aunque la crisis azotó a segmentos como el bingo y salpicó a todo el sector, afectando por supuesto a la restauración y al sector hotelero, las empresas ahora están mejor preparadas que hace 10 años para afrontar retos similares.


7) Las lecciones que aprendió la Industria del Juego en España 


- Aunque fuera por necesidas, se llevó a cabo la reinvención de la Industria en España: la máxima "reinventarse o morir" nunca fue tan necesaria como en aquella época. De forma encomiable se pudo concretar el cambio generacional y el abrazo a una nueva era tecnológica. La industria del juego en España que contaba con 30 años de vida tuvo que lidiar con esa enorme crisis en un contexto de cambio y se hizo con éxito como comprobamos a día de hoy.

- Concentracion empresarial: actualmente encontramos empresas de mayor tamaño y especializadas, capaces de afrontar retos como la expansion internaiconal o competir en el negocio online, hasta hace poco monopolizado por empresas con gran experiencia. 

- Localizacion: adaptarse a las caracteristicas particulares de cada mercado ha sido una "ventaja" que ha llegado de esas circunstancias relativas a la divergencia entre legislaciones autonómicas.

- Gestion de riesgo: la modernización de la industria se hizo evidente también en la forma de manejar la incertidumbre relativa a una amenaza. La profesionalización del sector llegó a áreas estratégicas propias de sectores financieros.

- Mejor relacion con las Administración: a través de una nueva aproximación a aspectos como el juego responsable, las relaciones institucionales pasaron a convertirse en prioridad para la industria. Una mayor convergencia sectorial y una mejor comunicación con la Administración se han ido consolidando como nuevas armas con las que cuentan las empresas de juego españolas. 



PUBLICIDAD