InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Grupo Orenes culmina su 50 aniversario con la inauguración del Mercado de Correos, el nuevo referente gastronómico de Murcia

 
Impulsado por Grupo Orenes y Lonja de Murcia, ha abierto sus puertas el Mercado de Correos en la capital murciana, con 16 puestos y una variada oferta gastronómica. En total, más de 3.000 metros cuadrados cuyo objetivo es ser un escaparate permanente de la cultura y actividad culinaria de la Región de Murcia y de España. Su puesta en marcha supone la creación de 100 puestos de trabajo directos y más de 150 indirectos, se estima una afluencia de más de 400.000 personas al año, lo que lo convertirá en uno de los lugares con más visitados de la ciudad y un impacto económico entre 5 y 8 millones de euros.
INFOPLAY |
El nuevo espacio de ocio y gastronomía ha abierto sus puertas con una oferta única que complementa las opciones que actualmente brinda la capital murciana.

El acto de inauguración del Mercado de Correos, que ha incluido la apertura de un sobre en un gesto al uso original del edificio, ha contado con la participación, entre otros, del director general de Grupo Orenes, Javier López Cerrón; el presidente del Gobierno regional, Fernando López Miras; el alcalde de Murcia, José Ballesta; el delegado del Gobierno, Diego Conesa; o el director general del Mercado de Correos, Miguel Pichardo.

“Culminamos nuestro 50 aniversario inaugurando, tras meses de duro esfuerzo, una obra emblemática que, como el Grupo Orenes, tiene una historia ligada a esta ciudad. Un edificio que ha sido testigo de su transformación, y que va a ser también protagonista de un futuro espléndido, de un futuro que vamos a construir y a recorrer juntos”, ha explicado Javier López Cerrón, director general de Grupo Orenes.



Por su parte, Miguel Pichardo, consejero delegado del Mercado de Correos, ha señalado que “ponemos a disposición de toda la ciudad una oferta totalmente complementaria a lo que ya existe en la ciudad y que se va a convertir en un elemento dinamizador de toda la zona. Además, será un potente atractivo turístico que, como ocurre en otros lugares, que amplía la oferta que tanto la ciudad como la Región puede ofrecer al visitante”.

El edificio que acoge el mercado, construido entre 1930 y 1931 y que fue sede de la oficina de Correos en la ciudad hasta finales de los 80, se ha rehabilitado completamente respetando su estructura, su fachada y recuperando numerosos elementos originales. La actividad principal del mercado gastronómico se va a desarrollar en la planta baja. En torno a una escalera central, de estilo imperial y a cuyos pies se sitúa una barra central semicircular que actúa como eje de todo el espacio, se ubican 16 paradas o puestos. De ellos, doce están destinados a diferentes tipos de comida, mientras que los restantes serán para bebidas (cerveza, más de 100 referencias de vino, vermú y café).

El sótano está destinado a todos los servicios auxiliares para el correcto funcionamiento del gastromercado, mientras que las dos plantas superiores se van a utilizar para la organización de eventos culturales o sociales, así como para la celebración de todo tipo de eventos. Además, el Mercado de Correos va a contar con una terraza a pie de calle. Estará cubierta y tiene nombre propio: El Invernadero. Se trata de un espacio de consumo enfocado a la coctelería que verá la luz dentro poco.

Rafael Zamorano, de Arquermo, arquitecto responsable del proyecto explica que la prioridad siempre ha sido de conservar el edificio, “enfocando la remodelación sobre la estructura original tanto en la fachada exterior como en la disposición interior. Del mismo modo, prevalece la organización y función estructural interior. Toda gira entorno a su patio central entre pilares, aunque sus mostradores de atención al público del antiguo correos ahora son puestos que ofrecen la mejor gastronomía”.

Por su parte, la decoración interior, realizada por Cousi Interiorismo, ha sabido combinar las últimas tendencias con la singularidad de un edificio cargado de historia. Sus responsables, Alicia Martín y Alba Hurlé indican que “el Mercado de Correos está diseñado tratando de conservar las líneas de diseño arquitectónicas y materiales originales. Introducimos colores vivos en las carpinterías para dotar de un ambiente más fresco que contrasta con las maderas oscuras de detalles modernistas tales como la barra central y algunas lámparas. A su vez, todo ello subrayado por elementos modernos que sorprenden como la inusual entrada roja y un gran neón sobre un papel tropical”.

Oferta gastronómica

La oferta gastronómica que ofrece el Mercado de Correos está formada por 16 puestos:

‘La Estafeta’:
la zona dulce del mercado. Ofrece recetas de repostería francesa, bombonería, una gran selección de cafés, helados y pastelería artesanal recién hecha.

‘La Cocina de la Abuela’:
especializada en empanadas caseras de masa artesana con un gran surtido de rellenos. Este puesto también dispone de la tortilla de patatas de siempre y una gran variedad de croquetas caseras.

‘La del pulpo’: con este producto como protagonista indiscutible. Se ofrecerá desde su versión más clásica, a la plancha, en guisos o con nuevos sabores sorprendentes.

‘La bomba’: una arrocería con diferentes recetas, elaboradas siempre con productos de la huerta murciana y de la costa mediterránea tan característicos como el caldero.

‘Abrásame mucho’:
unas brasas de carbón para pescado a ración hecho en espeto, todo tipo de mariscos de la costa mediterránea, cortes tradicionales de carne de primera calidad y otros especiales como la picaña brasileña.

‘Moshi moshi’:
comida japonesa adaptada al concepto de mercado gastronómico. Una carta con producto elaborado al momento que ofrece mucho más que sushi.

‘La central de Correos’:
es la barra principal, destinada a calmar la sed, y punto neurálgico del mercado. Se encuentra en el patio central rodeada de mesas altas.

‘El timbre’:
la estrella es el jamón ibérico de bellota junto una gran selección de charcutería ibérica, embutidos y quesos nacionales e internacionales.

‘El disparate’: especializado en guisos y verduras frescas. La cocina murciana y su huerta se muestra en este puesto con productos de temporada.

‘Ciao bella’: el italiano del Mercado de Correos. Su carta está formada por pizzas, además de elaborar diariamente pasta fresca.

‘La buena correspondencia’: espacio para la fusión con una cocina mexicana-peruana, con diferentes elaboraciones de cada país como los tacos o el mejor ceviche.

‘El sello’:
un rincón para los salazones y ahumados como la mojama o el bonito seco.

‘La internacional’: una barra especializada en cervezas de la mano de Mahou que ofrecerá gran variedad de cervezas. Entre ellas, artesanas de los mejores lugares del mundo.

‘El tintero’: una vinoteca con más con más de 65 referencias de las cuales más de 30 serán por copa y con gran presencia de vinos de la tierra.

‘La Coctelería’:
con más de 40 recetas diferentes de cócteles realizados por barman expertos.

‘La Vermutería’: espacio especializado en aperitivos con vermú y un amplio surtido de encurtidos y aceitunas.



PUBLICIDAD