InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
 LES MOSTRAMOS LOS GRÁFICOS PUBLICADOS EN EL INFORME

 Repasamos en detalle los RESULTADOS del último Barómetro de Salones de Juego de ANESAR

 

   El Profesor Gómez Yáñez, en la presentación del Barómetro la pasada semana


 Destacamos las conclusiones más reveladoras del último Barómetro de los Salones de Juego elaborado por ANESAR, a cuya presentación asistimos para presenciar las valoraciones de su autor, el profesor Gómez Yáñez, y el presidente de la asociación, José Vall Rayuela, quienes respondieron a las preguntas de la prensa. La repercusión de acto será mayor que nunca gracias a la inusual asistencia de medios generalistas como la Agencia ATLAS de Mediaset (Telecinco y Cuatro).
Esta difusión mediática es una prioridad crucial para ANESAR, miembro de CEOE, cuya pretensión es que "estos trabajos tengan proyección más allá de nuestro sector" con el fin de "transmitir a la opinión pública y a los medios de comunicación que los salones de Juego somos un sector empresarial relevante para un país que tiene en el turismo y el entretenimiento uno de los pilares de su economía", tal como detalla el presidente Vall en la página oficial de la Asociación Española de Empresarios de Salones de Juego y Recrerativos.

Como ya adelantamos la pasada semana al poco tiempo de finalizar el acto, los titulares del estudio se resumen en estos cuatro puntos:

Giro negativo en la valoración del sector por parte de los empresarios y directivos de los salones de juego: el 45% la considera regular y sólo un 33% la considera buena.
►Proyección de una imagen pública distorsionada de los salones de juego y las apuestas.
Ralentización en la inversión empresarial dominada por la cautela.
►Precaución ante la posible saturación del mercado de salones, que se teme que afecte a la rentabilidad.

En contraste con estas primeras valoraciones marcadas por el recelo ante la situación, el informe incide en todos los aspectos positivos del sector a nivel de empleo y facturación, empezando por los 18.200 empleos directos que generan sus más de 3.100 salones a fecha de 2018, que se traducen en 650 millones de € en facturación y 200 millones en impuestos directos sobre el juego, como refleja la primera página del documento:

A continuación, el estudio refleja la evolución negativa de la valoración del sector de los salones de juego entre sus empresarios y directivos: de un 67% de opiniones optimistas registradas en la última ola, se ha pasado a sólo un 33% que considera la situación simplemente buena. La consecuencia directa es que el clima favorable a la inversión en nuevos salones, máquinas y creación de empleo ha dejado paso a la cautela en sólo unos meses:



Los encuestados más pesimistas atribuyen esta pérdida de confianza al enfoque de la información sobre el sector (39%), el exceso de salones (22%) y la fiscalidad que recae sobre el empresario (22%); todo ello unido a un empeoramiento de la percepción de la situación económica del país: de un 64% que la consideraba buena en mayo, ha descendido a un 35%, y las previsiones para 2019 están dominadas por el escepticismo, con un 74,2% que piensa que será regular:





Respecto a la recaudación de los salones, también se observa una clara ralentización (no tanto un descenso) del crecimiento registrado en el segundo semestre del pasado año. Así, las respuestas de los empresarios y directivos se dividen en tercios, entre quienes señalan crecimientos moderados, estabilidad o descensos moderados, en contra del optimismo de los últimos seis meses:





Uno de los apartados más interesantes de la investigación es la opinón de los empresarios respecto a asuntos que preocupan a la opinión pública, con la que coinciden en la práctica totalidad: el 95% está de acuerdo en que hay demasiada publicidad online en televisiones y radios, y que esa sobreexposición ha influido en las noticias publicadas sobre el juego, a la par que un 57,5% considera esa publicidad agresiva y molesta.

Además, el 42,5% considera que hay muchos salones de juego y locales de apuestas en algunos puntos de su ciudad con independencia de lo que digan los medios, y este dato contrasta con la opinión del propio autor del informe, el profesor Gómez Yáñez, quien restó preocupación a este tema apuntando a otro sector durante el turno de preguntas de los periodistas: "En la Comunidad de Madrid hay 350 salones frente a 700 clínicas de estética", cuya proliferación es mucho mayor y no genera la misma preocupación mediática, según el sociólogo.

De hecho, Yáñez atribuye esta profusión de establecimientos a una cuestión de lógica demográfica, de forma que se abren locales allá donde existe mayor concentración de población: "En la calle Bravo Murillo de Madrid hay 11 salones de juego entre 300 comercios, cuya mayoría son clínicas dentales, de estética, perfumerías y gimnasios". En este mismo sentido, añadió que "los locales se han quedado vacíos por la situación económica y, sencillamente, han sido ocupados por dos sectores" emergentes, uno de los cuales son los salones de juego, si bien sólo se pone el foco mediático sobre este último.

En lo que sí coincide el profesor con lo reflejado en su investigación es en el factor rentabilidad: el 82,5% de los encuestados cree que la instalación de locales responde a criterios de rentabilidad como cualquier otra empresa, es decir, se construye donde es más barato hacerlo, y utiliza el ejemplo de la calle Serrano, donde los precios para instalar salones de juego son prohibitivos en comparación con barrios más habitados. 

Respecto a la preocupación social en torno al acceso de menores de edad a locales de juego, Gómez Yáñez ha sido igualmente tajante: "No hay presencia de menores en locales; ningún empresario quiere tener clientes que puedan ocasionar un problema. En Madrid, de 23.000 inspecciones, se han dado sólo 17 casos de menores en salones de juego", afirma, instando a los medios a valorar que "estamos entre los cinco primeros países con menor tasa de incidencias en salones de juego, al mismo nivel que Alemania y Noruega".

En definitiva, la reacción de los empresarios y directivos de salones ha sido un evidente descenso de las intenciones expansivas de las empresas, lo que ha llevado a disminuir la previsión de abrir nuevos locales, contratar a nuevos empleados, invertir en su formación e instalar más máquinas. Todo ello ha derivado en una "incertidumbre demasiado elevada en varios frentes" simultáneos y una etapa de desconfianza y cautela, tal como concluye el trabajo de ANESAR.

Tras analizar estos gráficos, confiamos en que los datos recogidos por el Barómetro del próximo año disipen esta sensación de preocupación, y que la diversificación de juegos ayude a devolver la confianza a los empresarios en un "sector hiperregulado" (como definió el presidente de la asociación) que no ha dejado de caracterizarse por respetar las reglas del juego, nunca mejor dicho.

Les dejamos con el informe completo (pinche aquí).


PUBLICIDAD