InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
EN RESPUESTA A LAS CRÍTICAS DE DENTRO Y FUERA DEL SECTOR

 EN EXCLUSIVA
Así ha suavizado 888 el tono de su campaña publicitaria

 
Quizá no lo hayan notado, pero desde hace ya varias semanas, la casa de apuestas 888 ha rebajado notablemente el estilo agresivo de sus spots protagonizados por Carlos Sobera a raíz de la polémica suscitada en los últimos meses en torno a su campaña “paraguas”, que engloba a sus productos 888 Poker, 888 Sport y 888 Casino.

Les detallamos cuáles han sido los cambios que han sufrido sus spots de televisión.
La polémica generada en los últimos meses en torno a la campaña de publicidad de la casa 888.es en televisión por “promover la ludopatía” prevaliéndose de una figura pública como el presentador Carlos Sobera, se ha traducido en una serie de cambios sustanciales en el enfoque de sus anuncios, que han visto suavizado el tono excesivo de su mensaje inicial ante la actual ausencia de regulación en materia de publicidad de juego online, como ya informamos en InfoPlay el pasado mes de octubre.




En consecuencia, los bloques publicitarios que en la actualidad emiten grupos de comunicación como Atresmedia (especialmente en LaSexta) presentan una versión descafeinada y bastante más sutil de los spots originales, en los que 888.es omite la mayoría de imperativos verbales más explícitos, reiterados hasta en tres ocasiones por una imponente voz en off junto a cada palabra escrita en mayúsculas, todo ello al ritmo ascendente de una intensa música. Los imperativos originales eran los siguientes: “Entra, entra, entra”; “mira, mira mira,”; “apuesta”, “apuesta”, “apuesta”; “sufre”; “sufre, “sufre”; “ríe, ríe, ríe”; “sube, sube, sube” y “grita, grita, grita”.

Todas estas acciones eran interpretadas por el actor (además de presentador) Carlos Sobera en actitud enfervorizada mientras juega una partida de póquer, celebra eufórico un gol en un estadio y apuesta inquieto en un casino, en referencia a las tres ramas de juego publicitadas, como podrán recordar a continuación:



A diferencia de lo que acaban de ver y como resultado de las modificaciones, en la nueva versión de sus dos piezas de veinte segundos cada una, el operador de juego online ha elegido verbos mucho más genéricos, emocionales y desprovistos de toda connotación puramente lúdica, de manera que ahora sólo se dice “mira”, “piensa”, “vive”, en el caso de la primera pieza, y “siente”, “vive”, “salta”, en el caso de la segunda. Si bien se repiten algunos de los conceptos ya utilizados anteriormente, desaparecen los más controvertidos ("entra", "sube", "apuesta", "sufre" y "grita"), pero se mantiene la triple reiteración de cada verbo, en alusión al nombre de la marca “ocho, ocho, ocho”.

Sin embargo, la novedad más significativa se produce en el cierre de la pieza con la aparición del logotipo de 888 sobre fondo negro, donde se han eliminado por completo las palabras “juega, juega, juega” que, para numerosos espectadores y medios de comunicación, terminaban por rematar un mensaje apologético de la ludopatía.





Estos llamativos cambios confirman lo que el propio Sobera ya adelantó en declaraciones para el periódico digital OK Diario el pasado 16 de noviembre, con las que respondía a la polémica de manera conciliadora y autocrítica:

“Va a haber algún cambio, porque la casa 888 es muy sensible a las reacciones y, sobre todo, es sensible con las asociaciones de ludópatas. Harán cambios en los textos”, prometió el presentador, que aprovechó la ocasión para asumir las críticas y referirse a “la Primitiva y la Quiniela” como ejemplos de juego responsable equiparables a las actividades de la empresa con la que tiene contrato de colaboración firmado hasta mayo de 2019, a la espera de una renovación que ahora parece menos probable a tenor de la respuesta recibida.
 
Esta loable rectificación por parte de 888.es confirma que las reacciones de desaprobación surgidas en torno a su campaña inicial surtieron efecto, meses después de que el Congreso de los Diputados aprobase en octubre una moción para prohibir la publicidad de casas de apuestas y la participación de artistas y personalidades influyentes en las mismas. Una rectificación que, sin embargo, el anunciante podría haber decidido antes de lanzar una campaña que ha contribuido a deteriorar la imagen de un sector que cada día “sufre, sufre, sufre” más las consecuencias de la alarma social activada desde redes y escaños.

    0 Comentarios


  Déjanos tu opinión


PUBLICIDAD