InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

ENTREVISTA EXCLUSIVA
CON MANUEL VÁZQUEZ MARÍN, DIRECTOR DE JUEGO DE ANDALUCÍA (Parte 1)

 
Manuel Vázquez Marín, hombre de cargo largo, nombre melodioso y figura acompasada con la época. Pragmático, directo, sincero y sencillo, el Director General de Tributos, Financiación, Relaciones Financieras con las Corporaciones Locales y Juego me atendió en su despacho de la Junta de Andalucía donde también reposa una imagen del Cristo del Silencio, hermandad de la que es ferviente seguidor.

Desde Sevilla otea Andalucía y ve calma desde la rigidez de su mando. No se amilana por las corrientes de opinión y pone los números y las cifras encima de la mesa. El sector da empleo, paga sus tributos y está controlado gracias a una Ley del Juego que tardó mucho tiempo en cincelarse.

Vigilante siempre, defiende la integridad de la industria por cumplidora, sensata y rigurosa. Manuel Vázquez Marín, es el Regulador del momento que contrarresta los efluvios populistas andaluces que castigan al sector. Ha estado con todos y en todo, tan cumplidor como la industria, sólo podemos esperar de él máximo rigor, justicia y equidad y no precisamente desde el Silencio.


JACQUELINE M.C. | MADRID
- Las recientes declaraciones del Consejero Juan Bravo en la prensa generalista fueron un bombazo en el sector porque fue el primer dirigente autonómico que de verdad, puso datos sobre la mesa con bastante rigor rebajando sustancialmente la alarma.

-El consejero compareció en el Parlamento por una comisión parlamentaria, que se requirió para hablar del sector del juego en general, de la polémica que está surgiendo con todo el sector del juego, la cierta alarma social. Él quiso, desde un análisis riguroso, explicar la situación del juego, tanto online, que no es competencia de la Comunidad Autónoma, como el juego presencial que sí es competencia de la propia Comunidad Autónoma.

Dijo la verdad, con datos absolutamente reales.

La realidad es la que es, a algunos gustará más o menos, pero no podemos mirar a otro lado con los problemas de los menores, de la ludopatía. Indiscutiblemente hay que proteger a esas personas, pero el juego no deja de ser una actividad, absolutamente lícita, muy reglada y controlada, con muchos trámites administrativos, que pagan sus impuestos. Precisamente la tasa fiscal sobre el juego es una recaudación importante dentro de la Junta de Andalucía y como cualquier otro sector de ocio, en Andalucía, hay que tratar de proteger a todos los empresarios, de todos los sectores que sean lícitos y el juego lo es. Hay que tratar de atraer inversión.




- ¿Le parece que la Industria del juego es un sector cumplidor?

Sí, es un sector bastante cumplidor, desde el punto de vista fiscal. De hecho, tiene que ser cumplidor porque sino se produce una competencia desleal entre ellos y eso es lo que no podemos permitir bajo ningún concepto. Ellos tienen que ir todos con las mismas reglas del juego y son los primeros que nos insisten mucho en que persigamos, desde el punto de vista fiscal, a los que incumplen.



-Después de las declaraciones del consejero, Juan Bravo, ¿ha habido alguna calma?

Nosotros creemos que se están trasladando a Andalucía problemas que se están suscitando en otras comunidades. Creemos que, en Andalucía, verdaderamente, no hay tantos problemas como en otras Comunidades Autónomas puede haber. Esto es fruto de una buena regulación administrativa, lo suficientemente reguladora porque lógicamente necesita una serie de regulaciones, con bastante sentido común, coherencia y lo que hay que evitar son situaciones descontroladas.




- ¿Qué Comunidades Autónomas cree que tienen estos problemas?

Me limito a hablar de Andalucía que es lo que conozco. Establecer ciertas distancias entre los salones de juego es muy necesario, sin volvernos locos porque evidentemente hay que hacer compatible la posibilidad de que las empresas del juego, conforme a la legislación vigente, se puedan instalar en todos los sitios. Pero sí establecer una serie de distancias entre ellos, intentar evitar distancias cercanas a centros educativos, todo eso lo tiene la normativa andaluza.

Creemos que es igual de malo un exceso de rigidez como una flexibilidad absoluta, por eso yo creo que aquí se ha adoptado un término medio. El sector del juego está bastante contento, consideran que la regulación andaluza es, si no la mejor, de las mejores que hay en todas las Comunidades Autónomas y nos consta que nos están poniendo de ejemplo en otras regiones para que sigan el régimen de Andalucía.



- ¿Cómo aprecia la relación entre la industria y la sociedad y la relación entre la industria y la propia administración?

En cuanto a la sociedad, y eso es un tema que hemos hablado mucho con los empresarios cuando nos hemos sentado, creemos que tienen que hacer un ejercicio importante de decir la verdad. En el juego presencial, donde los grandes problemas que pueda haber no se deben dar, está prohibida la entrada de menores, tenemos listado de prohibidos, etc.

El juego es ocio, la gente tiene que verlo como ocio; tiene que ver el juego como una forma más que hay de divertirse, sin que llegue a ser un problema.

Nosotros entendemos que eso, los que verdaderamente pueden garantizar compatibilizar el ocio con el juego responsable, es el sector presencial.

Lo que sí creo es que se está llevando esa vorágine contra del juego presencial cuando pienso que el juego online es el que está un poco más descontrolado. Yo creo que deben hacer un ejercicio de decir que son los garantes del juego responsable.

Además, el sector presencial son los que hay que destacar. Los que fomentan inversión, los que generan el empleo… un tema que preocupa en Andalucía especialmente ya que tenemos unos índices de paro demasiado elevados.

Con respecto a la administración es un sector cuya relación es fluida, es buena.

Yo llevo pocos meses como director en el área del juego, tengo otras competencias más, pero creo que ya los hemos atendido absolutamente a todos, incluso a alguno dos o tres veces. Siempre que quieran relacionarse con la administración tienen las puertas abiertas como cualquier otro ciudadano. Ellos nos entienden a nosotros y viceversa. No les podemos dar todo lo que ellos quieren, pero lo saben y son conscientes.



- ¿Qué es no dar todo lo que quieren?

Ellos siempre van a estar pidiendo una rebaja fiscal. Básicamente sus principales demandas son por el tema impositivo. Ahí también tienen que entender que el juego es un tributo cedido, las tasas fiscales están destinadas a la financiación de educación, sanidad, servicios sociales… No es la principal fuente de ingresos de la Junta de Andalucía, indiscutiblemente, pero todo aporta y tienen que entender que su margen lo tienen que reducir por la vía de los impuestos.

Yo creo que nosotros podemos ayudar más en eliminar trabas, quitar trámites innecesarios. Ahora estamos dándole una vuelta a todo este tema. Quizás eso les puede liberar ciertos recursos que ahora mismo están dedicados a relacionarse con la administración para destinarlo a vías comerciales.

No siempre se mejora rebajando la capacidad tributaria, sino que otras veces, haciendo otras medidas administrativas se le da esa flexibilidad que necesitan para poder reflotar su negocio.

Hay más problemas en el caso de Casinos y las mesas que instalan ya que ahí intervienen los Ayuntamientos que les someten a un IAE y dependiendo del municipio, puede ser incluso de 50.000€ por mesa cada año.

Esto supone que no pongan más mesas, sino lo contrario. Y si no ponen más mesas, no hay más empleo pasando a dedicarse más a la máquina.


FIN DE LA PRIMERA PARTE



PUBLICIDAD