InfoPlay
PUBLICIDAD

Opinión

Conócete a ti mismo, ¡jugando!

Podríamos decir que si quieres saber quién eres realmente, ¡juega! Y juega, con dinero. Y que si juegas, al menos, sabes quién eres.
En esta industria, estamos un poco agotados de oír hablar de los efectos maliciosos del juego y de intentar ponerles siempre remedio con medidas de protección. No es que no pensemos, que eso no se tenga que hacer, pero es que el juego ¿no tiene ningún beneficio en sí mismo? Más allá de crear empleo y riqueza como industria, a nivel personal, para el jugador mismo ¿tiene algún beneficio? Y no hablamos de ganar dinero, porqué eso sabemos, que puede ser efímero, y normalmente no es la auténtica razón. Entretenerse es lo fundamental y la humanidad lo lleva haciendo con juegos de apuestas, desde el principio de los tiempos y en muchas culturas.

El jugador se conoce y se reconoce a sí mismo jugando. Según la llamada ventana de Johari, hay un cuadrante en la matriz, lo que nosotros desconocemos de nosotros mismos y los demás también, que es muy difícil descubrir, pero paradójicamente el juego ayuda a ello. En cómo nos enfrentamos al riesgo, al azar y a la incertidumbre, de manera lúdica o profesional, de forma probabilística o a la aventura, en grandes cantidades o en pequeñas, solos o acompañados, sin estudiar o estudiando, nos revelamos ante nosotros mismos, cómo realmente somos. Y los primeros testigos son los compañeros de juego, de mesa y el personal del entorno de juego. Sin duda, conocerse a uno mismo, especialmente en sus aptitudes ocultas es algo fundamental y positivo. Eso sí, no exento de consecuencias. La peor, la conocemos, es el juego compulsivo, una reacción de dependencia hacia un objeto de placer. Otra puede ser saber, si somos un “gambler”, porqué nos gusta arriesgar y cuando tenemos suerte, celebrarlo, porqué tenemos un par, o si somos un “pro”, porqué somos fríos y calculadores y consistentemente favorecemos nuestra ventaja en el largo plazo.

El juego tiene que ver también con las emociones. Somos capaces de mantener la cabeza en su sitio, después de haber ganado mucho, aunque antes hayamos sido un “pro” o lo contrario. El juego de cantidades te ayuda mucho a conocerte, y eso es útil para la vida. Tanto si se participa en juegos de azar puro, como máquinas, lotería, ruleta o en juegos mixtos de azar y habilidad, como póker o apuestas, pero también como la bolsa misma, se aprende mucho de uno mismo, aunque no sea barato.

Muchas decisiones, que tomamos en nuestra vida, muchas actitudes frente a eventos importantes, y las posturas que adoptamos en las situaciones ambiguas frente a competidores, si has jugado, si tienes experiencia en el juego, tendrás un entrenamiento que otros no tienen. Cálculo y estrategia.

En la época de Google, el conocimiento es ubicuo. Los nuevos jugadores, son gente ilustrada y no los podemos tratar como antaño. Por eso, uno de los enfoques más innovadores de juego responsable, consiste en enseñar matemáticas a los jugadores. En Australia y en Canadá existen programas de prevención para jóvenes, llamados a desarrollar la resiliencia, es decir, la capacidad de adaptarse y superar las adversidades, consistentes en enseñar la matemática básica de cada juego. También, de manera experimental, en Rumanía se ha utilizado la enseñanza de las matemáticas de juego como terapia de desintoxicación para las personas con problemas de juego.

Un tratamiento ético para los nuevos jugadores de la industria, es dar los datos necesarios para una óptima decisión matemática. Igual como hoy en día, el consumidor requiere un etiquetado muy detallado para la industria alimenticia, en el que necesita conocer sus riesgos para la salud, como el azúcar o las grasas, al igual pasará con el juego. Esta es una tendencia inevitable y no tiene porqué ser perjudicial para la industria. Al final jugar, es una actividad de riesgo, pero en el que deseas amortiguar tu caída. Te subes a una montaña rusa, para sentir una fuerte caída, pero el saber que no vas a morir en el intento no lo hace menos emocionante. Jugar quiere decir, hacer algo en un entorno seguro y justo y lo que ganas, realmente, es al autoconocimiento. Si quieres perder dinero de verdad, lo puedes tirar por la ventana.

Juegos numéricos de última generación como just-dice.com, bitsler.com o primedice.com, que partiendo de los viejos dados, están reinventando la slot, para jugadores inteligentes, pero no menos “gamblers”. En estos juegos se puede elegir el payout y la ganancia esperada, se puede incluso jugar con la banca, jugar automático o incluso con bots. Todo un desafío disruptivo para la industria tradicional, pero así es el jugador que sube. Y siguen gastando. El conocimiento del juego no hace que la gente juegue menos, pero evita los peores perdedores.

Jugar a conocerse con conocimiento, sigue siendo una buena manera de jugar.

    0 Comentarios


  Déjanos tu opinión
ARCHIVO
   
 
LU MA MI JU VI SA DO
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Día actual

Día con opiniones
Rais Busom

Rais Busom

Tengo más de 20 años de experiencia en negocios digitales internacionales.

Soy Licenciado en Filosofía con una tesina sobresaliente cum laude por unanimidad. Poseo diversos masters entre los que destacan: ESADE-Babson SEP, ESADE DGM y Master Microsoft en Ingeniería de Software.

Fui investigador del CIRIT en Italia y Francia y profesor universitario de Ciencia Política en el ICESB (ahora Universidad Ramón Llull).

He estado en el mundo digital desde sus inicios comerciales en 1994 y desde entonces, he trabajado para diversas empresas en la transformación digital, negocios digitales internacionales e innovación de producto. Soy un directivo con habilidad probada en desarrollar nuevos negocios y hacerlos exitosos.

Soy también un pensador digital. He escrito mucho al respecto de la sociedad digital en mi blog NET GAIN. Rais Busom Thinking Lab así como en artículos y ebooks, construyendo un nuevo paradigma teórico.

Para contactar con Rais Busom: rais@beingpartners.com