Opinión

La prehistoria de la regulación online

Mal que me pese, soy un viejo del lugar. Si fui con muchos otros coetáneos, un pionero del Internet comercial en nuestro país desde 1995, también tengo que confesar -aunque no sé si con vergüenza o con orgullo-, que también lo fui de del juego online. Esta es la historia de cómo un puñado de “extranjeros”, intentaron regular el juego online.


En el año 1999 empecé en el sector. Casi estaba sólo. Cuando iba por las ferias de online en el extranjero, sólo había dos españoles: Enrique Dubois de Bingos.com y Javier Merino de TGS-ONCE.

Poco puedo explicar de aquella época de piratas y aventureros. Lo que importa es que España era un inmenso desierto digital, pero lo bueno de lo precario, es que todo estaba por hacer, que tenía el potencial de ser un pequeño Las Vegas Online.

Australia, fue el primer país en hacer una regulación del juego online “onshore”, sin embargo, al poco tiempo, acabó imponiendo una moratoria, con lo que en la práctica dejó de jugarse y la gran mayoría de regulaciones “offshore” como Curazao, Antigua, Costa Rica, o Kahnawake hicieron su agosto. Más tarde Malta, en otro orden de calidad, ofreció la primera regulación europea “offshore”.

Una de las empresas pioneras en la operación del negocio fue precisamente IGT, que tomó una participación mayoritaria en Access Gaming, la empresa líder en Australia, pero fue obligada a desinvertir al poco tiempo por el gobierno de los EEUU. Y nunca más consiguió liderar el mercado.

EEUU siempre ha jugado un papel clave en la regulación internacional del juego online, debido a su extrema implicación en el control de blanqueo de capitales. También porqué hasta la prohibición del juego online con la Unlawful Internet Gambling Enforcement Act de 2006 (UIGEA), el mayor mercado “offshore” era el estadounidense. Empresas operadoras, atacaban al país desde Canadá y desde Costa Rica, principalmente.

El caso de David Carruthers, CEO de Bet On Sports fue paradigmático. El FBI después de acumular pruebas en su contra con agentes infiltrados, en 2016 hizo aterrizar un avión que iba a Canadá, en suelo americano sólo para detenerlo. Conocía personalmente a Carruthers, y siempre se quejaba de que éramos poco agresivos. Menos mal pienso yo… Con la (UIGEA), se prohibía el juego online con jugadores americanos y que disponía de medios para controlar cualquier transacción bancaria. Una de las empresas más perjudicadas fue PartyGaming, que salió a bolsa con extraordinarios resultados, pero que al final, tuvo que cerrar las operaciones con los jugadores americanos, que eran la gran mayoría. Pokerstars se hizo con ellos, pero eso es otra historia.

La mejor opción para los que nos dedicábamos a este negocio, era intentar impulsar la regulación nacional. Estuvimos intentando sin éxito alguno, que los mismos consultores, que habían cooperado en realizar el borrador de la ley australiana, ayudasen a las autoridades españolas.

En el año 2000, la Unión Europea promulgó la Directiva 2000/31/CE del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo sobre el Comercio Electrónico. En el punto 16) se específicaba “la exclusión de las actividades relacionadas con los juegos de azar del ámbito de aplicación de la presente Directiva”.

La transposición española de esta directiva, la Ley llamada LSSI, se estaba discutiendo en 2002. Se nos ocurrió la idea, que si el juego online quedara incluido en la ley de comercio electrónico, de alguna manera, se convertiría en legal y “a posteriori”, podrían desarrollarse reglamentos autonómicos. Tan sólo había, que cambiar el artículo 5 del borrador de la LSSI para conseguirlo.

Así es cómo unos pocos “forajidos” -como fuimos cariñosamente denominados por alguien-, nos pusimos manos a la obra. Nos acercamos a la AECE (Asociación Española de Comercio Electrónico, precursora de Adigital), y abrimos una minúscula sección de juego, precursora de la Jdigital. Se elaboró un dictamen jurídico favorable al cambio, unos materiales de presentación y una estrategia de comunicación política.

La panda de “forajidos extranjeros”, un vasco, un catalán y una inglesa, fuimos al Senado español, para intentar conseguir una regulación del juego online. Quién lo diría…Esperanza Aguirre, era la presidenta por aquel entonces y la veíamos cuando íbamos allí a hablar con algunos senadores.

Anteriormente, habíamos estado trabajando con los laboratorios Applus (entonces LGAI), en la creación de un protocolo de ensayo, para una regulación online. Y se hicieron varios borradores, que llegaron a presentarse a algunas comunidades. Incluso intentamos montar un congreso para hablar con los reguladores del GREF, el GEEC (Global e-Entertainment Congress) en 2001 entre Fundació La Salle y algunos del sector online.

El final de la historia todos lo conocemos, conseguimos cambiar el artículo 5.2 de la LSSI aprobada en el mismo 2002, que reconocía al juego como actividad del comercio electrónico en España: “las disposiciones de la presente Ley … serán aplicables a los servicios de la sociedad de la información relativos a juegos de azar que impliquen apuestas de valor económico, sin perjuicio de lo establecido en su legislación específica estatal o autonómica”. Únicamente en España. Ya sabemos que “Spain is different”.

Conseguido esto, el segundo paso era crear una regulación regional y estuvimos hablando con algún regulador autonómico. Para la mayoría resultó una vía muerta, excepto con la Comunidad de Madrid a la que ayudamos en sus inicios, y al final, sacaron la primera regulación con online.

Sin embargo, a finales de 2006 empezó a cambiar todo. En una de las disposiciones finales de ley de acompañamiento de presupuestos, se declaró la voluntad irrevocable de regular el juego online, pero al mismo tiempo, se le equiparaba al delito de contrabando, penado con hasta seis años de cárcel. Sin duda, fueron años que vivimos peligrosamente: “De conformidad con la Ley Orgánica 12/1995, de 12 de diciembre, de Represión del Contrabando, queda prohibida en todo el territorio nacional la venta, importación, circulación y producción de billetes, boletos, sellos o cualquier otro soporte de loterías, apuestas y demás juegos organizados o emitidos por personas o Entidades extranjeras”. La publicidad de juego también se remarcaba, que sería perseguida. Eran los tiempos de Bwin en la camiseta del Real Madrid.

A final de año, la Ley 56/2007, de 28 de diciembre, de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información revertió el artículo 5.2 de la LSSI, que estuvo vigente durante unos años.

Sin duda, ha habido muchas iniciativas, muchas personas, en los diversos ámbitos, involucradas en posibilitar una regulación del juego online o una mejor legislación del juego. Sólo he contado una anecdótica.

Italia y Francia llegaron primero. Después le tocó el turno a España. Afortunadamente, hoy tenemos una buena regulación, eso sí, muy mejorable, pero que organiza el mercado más que correctamente. Pocos de los que trabajan en la industria hoy en día, saben lo que pasó antes de 2011, pero los que estuvimos trabajando entre 1999 y 2010, tampoco podemos explicarlo todo, con lo que habrá que esperar aún.

    0 Comentarios


  Déjanos tu opinión
ARCHIVO
   
 
LU MA MI JU VI SA DO
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Día actual

Día con opiniones
Rais Busom

Rais Busom

Tengo más de 20 años de experiencia en negocios digitales internacionales.

Soy Licenciado en Filosofía con una tesina sobresaliente cum laude por unanimidad. Poseo diversos masters entre los que destacan: ESADE-Babson SEP, ESADE DGM y Master Microsoft en Ingeniería de Software.

Fui investigador del CIRIT en Italia y Francia y profesor universitario de Ciencia Política en el ICESB (ahora Universidad Ramón Llull).

He estado en el mundo digital desde sus inicios comerciales en 1994 y desde entonces, he trabajado para diversas empresas en la transformación digital, negocios digitales internacionales e innovación de producto. Soy un directivo con habilidad probada en desarrollar nuevos negocios y hacerlos exitosos.

Soy también un pensador digital. He escrito mucho al respecto de la sociedad digital en mi blog NET GAIN. Rais Busom Thinking Lab así como en artículos y ebooks, construyendo un nuevo paradigma teórico.

Para contactar con Rais Busom: rais@beingpartners.com