InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

IMPRESIONANTE DISCURSO de LUIS MIGUEL GONZÁLEZ GAGO en la entrega de los II Premios al Juego Responsable

 
El discurso de Luis Miguel González Gago pronunciado para concluir el acto de entrega de los Premios al Juego Responsable en su segunda edición es un monumento a la sabiduría, a la responsabilidad y a la experiencia. Y no sólo porque mencione el acierto de la convocatoria y las amables palabras a nuestra Editora Jacqueline Mecinas sino porque está reflejada la talla de un gran gestor en unas líneas magistrales. La autoridad que desprende el mensaje de Luis Miguel González Gago está a la altura de su testimonio, de la pulcritud de sus palabras honestas y sinceras.

Disfruten del discurso en su integridad. Así es cómo se regula a la Industria, con transparencia, firmeza, decisión y sabiendo que está en juego todo un sector productivo y positivo, su sostenibilidad y su honor.


JACQUELINE MECINAS | MADRID
2º PREMIOS INFOPLAY
HOTEL MELIÁ, 19 DE NOVIEMBRE DE 2018
Luis Miguel González Gago.

I.- Para mí es un honor que hayáis contado conmigo, como representante institucional de Castilla y León competente en materia de juego, para clausurar el acto de entrega de estos Premios, aunque como siempre, el que habla el último, se encuentra con la dificultad de que ya todo se ha dicho y, por lo tanto, poco puede añadir.

II.- En primer lugar, quiero agradecer a la organización que haya decidido hacer coincidir la entrega de estos segundos Premios con la antesala de la celebración de nuestro XV Congreso de Juego de Castilla y León, lo que sin duda contribuye a la importante presencia en este acto de representantes del mundo del juego y de las apuestas.

En segundo lugar, señalar que la continuidad de estos Premios, a mi juicio, constituye una fantástica iniciativa de la Revista INFOPLAY y, en su nombre, de su editora Jacqueline Mecinas. Si el año pasado Jacqueline mostró la vena de acierto con su creación, este año con esta segunda entrega de Premios al Juego Responsable exterioriza sus dones de oportunidad, dado por el momento temporal que estamos viviendo en el sector del juego, y las noticias en medios de comunicación generalistas que al respecto se están produciendo.

Y en tercer lugar, como no, felicitar a los galardonados, porque con sus iniciativas sobre medidas y actividades públicas y privadas en este ámbito, y el esfuerzo en su aplicación, están buscando un mundo mejor o menos imperfecto. El mundo del juego, el político, el empresarial y el social estamos aquí hoy juntos por un “Juego Responsable”. En definitiva, por la calidad de vida de las personas, procurando el mejor bienestar de los ciudadanos en su día a día, admitiendo sus momentos de ocio y de socialización, pero también que se desarrollen en entornos seguros y no provocativos.

De ello puedo dar buena cuenta personalmente, ya que en esta segunda edición he tenido la oportunidad de participar como Jurado de los Premios, lo que me ha permitido ver las fantásticas iniciativas existentes y el alto nivel de las candidaturas presentadas.

III.- El juego y su forma de percibirlo están íntimamente vinculados a los valores de la sociedad en cada momento y lugar, pero no cabe duda que es un tema sensible socialmente.

Todos reconocemos que el juego es una actividad que ha acompañado al hombre a lo largo de su historia, que el juego es bueno para el desarrollo integral de los niños, es una necesidad biológica, y que mejora la autoestima de las personas mayores, borrando sus dificultades físicas y emocionales.

Pero también hay una parte de la sociedad que lo considera una conducta negativa, potencialmente adictiva, y que genera aislamiento y soledad.

Por esta dualidad social, surgen las políticas de “Juego Responsable” en varios países en los años noventa y primera década del siglo XXI, como respuesta a los riesgos que implica el juego, incluso en un mercado regulado, y que se agudiza especialmente con el crecimiento del juego por Internet, y surgen con las primeras señales de alarma de las comunidades científicas de psiquiatras y psicólogos, que observan en sus consultas un incremento de los pacientes que juegan compulsivamente.

Hoy en día el concepto de Juego Responsable es más amplio y tiene como objetivos el estudio y la adopción de un conjunto, no bien delimitado todavía, de medidas que vengan, por un lado, a proteger a un colectivo de jugadores especialmente vulnerable frente al juego, tratando de evitar que crucen, podríamos decir, la “línea roja” que separa jugar por entretenimiento de jugar por “impulso o necesidad”; pero también, por otro lado, a asegurar un desarrollo del juego justo y transparente, y que vengan a garantizar que la sociedad en su conjunto se beneficie de esta actividad empresarial.

IV.- Llegado este punto, tengo que manifestar que la situación en España del juego, respecto a políticas de Juego Responsable y en un entorno internacional, es muy buena, seguramente mejorable, pero de las primeras del mundo. Tenemos un juego legal, regulado y controlado, y nadie desearía a día de hoy que esto no fuera así. Otros muchos países están mucho peor, o incluso con un juego prohibido y clandestino.

También quiero remarcar el compromiso a todos los niveles, y digo todos los niveles, para evitar o, en último extremo, paliar, las consecuencias indeseables que pueda provocar el desarrollo del juego, compromiso que creo hoy todos compartimos, asociaciones sociales de protección de la persona ante conductas indeseables, empresarios y políticos.

- Es bueno que las asociaciones de consumidores u otras asociaciones que van surgiendo más modernamente se preocupen y ocupen de los clientes del juego y, en su caso, de sus problemáticas específicas, siendo necesario contar con unos interlocutores sociales válidos.

- El empresariado del juego es muy consciente de que su actividad, además de generar importantes beneficios sociales por número de trabajadores, turismo e impuestos, en determinados casos, puede tener puntuales resultados sociales no deseados que deben también proteger.

- Y las Administraciones Públicas vamos siendo más conscientes de la necesidad de acometer acciones de prevención y tratamiento del juego problemático.

En este ámbito, como sabrán ustedes, la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM) cambió en mayo de 2013 su Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, conocido como DSM-5, e incluyó por primera vez el juego patológico en el capítulo de trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos, razón por la cual aquí, en España, en la Estrategia Nacional sobre Adicciones 2017‐2024, aprobada por Acuerdo del Consejo de Ministros de febrero de este mismo año 2018, se recoge, entre las áreas de actuación, la prevención de adicciones sin sustancia, como el juego patológico.

Por ello, en Castilla y León, a título de ejemplo y como están actuando la mayoría de las Comunidades, se ha constituido un grupo de trabajo integrado por representantes de las Consejerías de Educación, Sanidad y Familia e Igualdad de Oportunidades, con el impulso del Comisionado Regional para la Droga, que está trabajando en una estrategia para abordar el juego patológico y otras adicciones sin sustancia en la población general de Castilla y León, con una especial atención a la prevención de estas conductas en menores y jóvenes, con la finalidad de ver qué tratamiento debe dársele en el próximo VII Plan Regional sobre Drogas.

V.- Ya lo resalté el año pasado en este mismo acto, y es que estas medidas regeneradoras o paliativas en materia de juego no son algo nuevo. Permítanme que reivindique nuestra historia reciente.

No debemos olvidar que desde los inicios de la regulación del juego privado, tras su despenalización por Real Decreto Ley del año 1977, por el que se autorizó el juego en España y que modificó el Código Penal, todas las Administraciones Públicas que fueron ejerciendo la competencia de esta materia fueron adoptando medidas que, de una forma u otra, trataban de proteger las prácticas abusivas.

Por lo que respecta al objetivo de un juego más responsable, toda la normativa autonómica dictada en la materia ha buscado la necesaria protección de los derechos de los usuarios, la protección de la salud pública, con especial atención a los menores y a los colectivos de jugadores que puedan requerir una especial atención, y la prevención y lucha contra el fraude en el juego y el blanqueo de capitales.

Y para conseguirlo, la actividad de juego normativamente se ha sujetado siempre a la obtención de una autorización administrativa previa de la Administración autonómica, la exigencia del depósito de unas garantías económicas para hacer frente a responsabilidades derivadas de su actividad, tanto del pago de premios como del abono de los correspondientes tributos, la homologación técnica del material que se usa para garantizar un juego limpio, la sujeción de la oferta de juego a unos parámetros materiales limitativos de las cantidades invertidas, los premios ofertados o el tiempo mínimo de juego, y la propia actuación de la inspección y control, desarrollada por las Brigadas provinciales de la Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía o por la inspección propia.

Más modernamente, hablamos de medidas de protección de los usuarios, de una mejor educación e información de nuestros jóvenes, pero también del necesario y estricto cumplimiento empresarial de la ley, de los límites en la publicidad, e incluso de la implicación empresarial en responsabilidad social corporativa mediante fundaciones, en definitiva, del conjunto de medidas necesarias para que una sociedad se sienta orgullosa y satisfecha del desarrollo de una actividad empresarial, como debemos llegar a conseguir respecto al juego privado y las apuestas.

Finalizo, reiterando mi agradecimiento a la organización y la felicitación a los premiados, deseo muchos éxitos en el futuro a estos Premios al Juego Responsable de Infoplay.

Muchas gracias.