InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
ANÁLISIS EXCLUSIVO del Informe de la Comisión Europea sobre el papel de los Reguladores de Juego

La Dirección General de Ordenación de Juego: un referente en Europa según los datos del Informe de la Comisión

 
Ayer miércoles empezamos a explicar en qué consiste el informe de 167 páginas creado por la Comisión Europea que evalúa las tareas de supervisión y sanción de los distintos Reguladores de los estados miembros de la Unión Europea. Hoy vamos a intentar resumir cómo se presenta en este informe al regulador español, la Dirección General de Ordenación de Juego y en qué posición queda España en este análisis comparativo entre los distintos estados miembros de la Unión Europea.
INFOPLAY |
Aunque entraremos en detalle cuando toquemos los distintos temas concretos, y nos centraremos especialmente en comparar el trabajo de la DGOJ con los otros reguladores nacionales, a nivel general, cabe destacar que en este documento de 167 páginas en el que se comparan a los organismos reguladores de juego país por país de la Unión Europea, la DGOJ queda en muy buen lugar. Algo que ya sabíamos y que es una evidencia a poco que se analice alguno de los temas de actualidad del sector. Valga como ejemplo el caso del proyecto de liquidez compartida de poker online entre Francia, Portugal e Italia, donde hemos podido constatar cómo la DGOJ ha ocupado una posición de liderazgo y autoridad.

Citaremos varios criterios a medida que avancemos en el estudio del informe, pero sin duda podemos afirmar que la Dirección General de Ordenación de Juego es uno de los reguladores más efectivos de Europa. Principalmente, con las medidas que toma cada regulador contra el juego ilegal, con la cuantía y a cuántos operadores sanciona cada regulador y con los consejos que se emiten en el informe podemos advertir que la DGOJ se ha convertido en uno de los reguladores de referencia a la hora de canalizar la demanda de juego hacia una oferta regulada modélica.

A lo largo del informe se analizan numerosos aspectos y en todos ellos la Dirección General de Ordenación de Juego parece destacar en llevar a cabo los objetivos reglamentarios que describe la Comisión Europea en sus consejos sobre cómo deben los estados regular los juegos de azar en internet. Concretamente en aspectos de la importancia de la lucha contra la adicción al juego (como un asunto de salud pública), la protección de los menores, la protección del consumidor (en particular, minimizar la publicidad engañosa y las prácticas comerciales desleales), la defensa de la integridad de los deportes (evitar la manipulación deportiva), la prevención el lavado de dinero y en general el combate con cualquier forma de crimen organizado en este sector, son materias en las que la DGOJ se convierte en un ejemplo a seguir.

De la misma forma, también en otros aspectos más relacionados con el propio mercado (el ecosistema de los proveedores de servicios, el uso de avances tecnológicos, las redes de publicidad o la inmediatez de la comunicación por Internet) podemos para valorar el exitoso desafío que año tras año ha ido protagonizando nuestro Regulador y que ha servido para que el regímen y estándar regulatorio del mercado nacional, en relación a los de los otros países europeos, sirva de ejemplo sobre cómo una autoridad local puede cumplir perfectamente su propósito.

Una regulación fragmentada

El primer punto a tener en cuenta a la hora de evaluar a la DGOJ y a los distintos reguladores europeos es que no existe una legislación comunitaria específica para el sector en el campo de los servicios de juegos online. Los países de la UE son autónomos en la forma en que organizan sus servicios de juego, siempre y cuando cumplan con las libertades fundamentales establecidas en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, algo que vemos plasmado en la mayoría de declaraciones y documentos que publica la DGOJ, destacando el principio que los organismos de la UE siempre han perseguido: la libertad de proporcionar servicios y de que éstos cuenten con todas las garantías sin perjuicio alguno para la sociedad. 


España, una referencia

Como hemos podido constatar hoy mismo al tratar la notcia sobre el nuevo Reglamento de Apuestas Deportivas que se prepara en Italia, el Regulador Español ha conseguido poner en marcha un sector y dinamizarlo cuando ha sido necesario, pero siempre con unas medidas bien elaboradas y con reglamentos que no han necesitado de una constante revisión y que destacan por su utilidad y persistencia en el tiempo.

También en materia de juegos regulados, la DGOJ ha hecho posible que España cuente con un marco legal lo suficientemente amplio y acotado para que la oferta de juego sea de un tamaño adaptado a la demanda. Mientras que algunos países permiten todos los juegos y no realizan apenas distinciones reglamentarias, o mientras que otros solo permiten ciertos tipos de licencias, en España podemos decir que contamos con una de las mejores y más claras ofertas de licencias -generales y singulares-, con la flexibilidad de poder conceder autorizaciones puntuales para pequeñas modificaciones en cualquiera de los juegos.


Sobre los monopolios estatales y el caso español

Aunque es una tendencia que está en deshuso como hemos visto en el reciente proceso de liberalización del mercado sueco, donde el monopolio estatal de juego ha dejado paso a un mercado abierto desde el pasado 1 de enero de 2019, el papel de la DGOJ en su defensa del sector privado ha sido mucho más destacado de lo que el Informe indica sucede en muchas jurisdicciones europeas, donde se han establecido regímenes monopólicos que han contado con el apoyo constante y desmedido del propio Regulador.

Así que en España podemos estar satisfechos de cómo el sistema de licencias establecido por la DGOJ permiten ofrecer servicios en el mercado sin favorecer a ningún operador público sobre otros. Lo que sí se ha hecho por parte de la Dirección General de Ordenación de Juego es aprovechar su proximidad a la realidad pública para desarrollar iniciativas en favor del interés general del sector, como son la ucha contra el lavado de dinero, la protección al Consumidor, el apoyo al Juego Responsable y la lucha contra el contenido ilegal.

En los siguientes artículos sobre este INFORME DE LA COMISIÓN EUROPEA entraremos más en detalle sobre las acciones llevadas a cabo tanto por la DGOJ como por los distintos organismos reguladores, incluyendo datos concretos sobre las sanciones emitidas y las medidas para luchar contra el juego ilegal.