InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
ENTREVISTA EXCLUSIVA

El Ayuntamiento de Madrid niega problemas de menores, quiere establecer distancias entre locales y cuestiona la proliferación

 
Esta entrevista que ahora les ofrecemos puede ser una de las más agradables que he hecho en estos años.

El Concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid se mueve entre la mesura, el sentido común y la sensatez, todo ello muy lejos de prejuicios y estereotipos radicales autoinfringidos.

José Manuel Calvo trabaja por establecer distancias entre locales, deshecha la idea de que haya proliferación real de Salones, aboga por locales más diáfanos, abiertos y transparentes y niega el problema de menores a la vista de las inspecciones realizadas por la policía.

Estamos ante un político que no se ha dejado influir por titulares de prensa, que antepone su inteligencia crítica y su entereza política a prejuicios y sabe medir perfectamente lo que ha suscitado de verdad la supuesta alarma social.
JACQUELINE M.C. | MADRID
Jacqueline Mecinas.- ¿Cuál es su percepción de la industria del juego?

José Manuel Calvo.-
Lo primero que diría es que claramente se deben distinguir dos colectivos bien diferenciados: el primero, el juego online; y el segundo, los empresarios que se dedican a abrir locales y que cuentan con establecimientos físicos. Y lo digo por mi propia experiencia: desde fuera se suelen confundir los dos grupos y se tiende verlos como un todo. Pero cuando profundizas, lo primero que sorprende es constatar que son actores diferentes, incluso con intereses contrapuestos. Y eso es lo que más me ha sorprendido en este proceso de conocer al sector.


Además ambos casos tienen regulaciones distintas. En el caso del juego online no nos compete. Evidentemente podemos hacer una valoración ética o jurídica sobre el juego online pero a la hora de regular nada podemos decir al respecto. Sin embargo, sí podemos hablar de la regulación del otro grupo -el juego presencial- puesto que a los ayuntamientos nos compete una parte de su regulación y creo que debemos hacerlo.

Eso hay que entenderlo para afrontar una regulación que solucione el conflicto y que no se base en prejuicios o en construcciones mentales que no se correspondan con la realidad.






JM.- Háblemos sobre el impacto a nivel urbanístico del incremento de salones de juego de apuestas

JMC.- Yo diría que ha habido una sensación de crecimiento exponencial muy rápido en los últimos años. Sin embargo, cuando profundizas más sobre cómo se ha producido este proceso, cuando hablas con el sector, te dan unas claves que sirven para comprender que esa percepción no se corresponde a la realidad. Y principalmente es así porque la mayor parte de los establecimientos que nos llaman la atención se han abierto en las calles más importantes de los distritos, eso hace que la percepción de la gente sea que se han abierto muchos salones y casas de apuestas en todo el barrio; pero ciertamente no es así.

Lo que es cierto es que eso ha creado alarma social. Yo creo que no pasa nada por dispersar o atomizar estos locales. Entiendo que no deben estar tan concentrados como ahora y que además esa dispersión daría mas tranquilidad a los vecinos. No es lo mismo que se abran estos locales en varios puntos del barrio a que se abran todos donde pasa todo el mundo. La percepción es muy diferente en un caso y en otro.





JM.- ¿Cree que ha contribuido a esta percepción negativa la sobre exposición de la publicidad del juego online?

JMC.- Recuerdo hace mucho tiempo, unos diez años, en Madrid vivimos un primer "boom" de las apuestas deportivas en vivo. Yo mismo me acerque a un local para ver qué era eso de apuesta deportivas, porque hasta entonces sólo teníamos la Quiniela. Aparecieron esos primeros locales de apuestas físicas y ciertamente generaron bastante curiosidad. Y desde entonces hasta aproximadamente un año o año y medio, el tema de estos locales vuelve a situarse en el debate público.

Así que creo que han sido los establecimientos físicos los que han vuelto a llevar a primera línea el tema de las apuestas deportivas pero que a nivel general lo que más impacto tiene es el juego online, principalmente por los anuncios tan invasivos que protagonizan. De hecho, algunos de esos anuncios los considero molestos, y creo que se deberían modificar y matizar. .Creo, incluso que eso de ‘Juega Juega Juega... Gana, Gana Gana’ genera un mensaje erróneo y va en contra de la propia empresa. Creo que el sector de las casas de apuestas online no vive de comunicar el gran pelotazo que se puede dar con un premio sino que se basa en ofrecer entretenimiento y sacar rendimiento a ello. Así que anuncios de esas características que se corresponden poco a ese modelo de negocio: con ese mensaje ‘Juega, Juega, Juega’ se está vendiendo que podemos ganar una millonada... La sensación que tengo es que incluso esa publicidad es más agresiva que la de ONCE o Loterías.






JMC.- Sobre el papel del Ayuntamiento de Madrid en el crecimiento del número de salones: ¿Cómo van a intervenir?

JM.- Lo primero es reconocer que nuestra competencia es únicamente urbanística (básicamente nos deberíamos ocupar de si cumplen o no con lo que está permitido a través es de su licencia). Y en principio en esta faceta, todos los locales cumplen. Hemos inspeccionado muchos locales y ciertamente cumplen. Pero como dice la alcaldesa Carmena, "aunque no sea nuestra competencia, cualquier preocupación sobre un asunto que afecta a la ciudad de Madrid debe ser de nuestra incumbencia": así que si hay preocupación por las casas de apuestas debemos escuchar a todas las partes y debemos plantear qué podemos hacer para regular el sector…

Lo que hemos puesto encima de la mesa es hacer un plan director sobre la ubicación de estos establecimientos. No podemos obligar a que se haga así, pero lo queremos hacer de carácter tentativo.
Pretendemos que a modo tentativo se establezcan distancias mínimas entre locales entre sí y entre locales con los elementos con los que genera más preocupación, que son los centros educativos.
¿Qué distancia se puede pactar? Lo que ha propuesto la CCAA de Madrid -100 metros- nos parece una broma. Pero es cuestión de hablarlo con el sector. A nosotros, precisamente desde el sector nos comentan que estarían dispuestos a 500 metros y nosotros creo que podríamos empezar a hablar desde ahí.

Este plan director no está aún listo. Sería una medida que pondriamos en la mesa para negociar y sentarnos conjuntamente el sector con asociaciones de padres y madres, asociaciones vecinales y otra clase de colectivos.



JM.- ¿En cuanto a su apariencia exterior qué quieren aportar?

JMC.- Queremos incluir en ese plan director, que tendría que ver más con la publicidad exterior y reglas estéticas, sería el hacer estos salones más abiertos. ¿Por qué son tan cerrados? Curiosamente en Extremadura me ha llegado que han hecho lo contrario: estaban abiertos y les han recomendado hacerlos más cerrados. Aquí en Madrid yo plantearía lo contrario a hacerlos opacos. Si creemos que el problema es el acceso de menores, cosa que es temor compartido con las asociaciones de vecinos, pues vamos a hacer que estos locales sean más abiertos y transparentes físicamente. Si para un menor ya es difícil pasar el filtro de la entrada también va a tener que pensar que por el hecho de estar allí, cualquier vecino o familiar puede verlo y presentar una denuncia.

Creo que con cuatro o cinco medidas de este tipo. Es decir, resumiendo:

Locales más transparentes, locales dispersos entre sí, establecer una distancia a los centros educativos y que su ubicación en la vía publica con pantalla y luminosos sea menos agresiva.

Y lo creo firmemente. Creo que con estas medidas la percepción de alarma disminuiría o hasta desaparecería. Por esta vía, el Ayuntamiento de Madrid (sabiendo que debemos negociar y pactar con las partes ya que no podemos regular de forma explícita) creo que es por donde debemos movernos. Crearíamos estas prescripciones a modo tentativo y quien sabe en un futuro incluso podrían convertirse en normativa urbanística.




JM.- ¿Cómo conjugaría esta voluntad de su Concejalía de Urbanismo y del Ayuntamiento con la regulación que se quiere imponer en la Comunidad de Madrid?

JMC.- Nosotros podríamos establecer alguna normativa derivada de una legislación que nos diera soporte. Si no existe una legislación que obligue a establecer distancias, el Ayuntamiento no tiene ningún mecanismo legal para hacer nada.

Las normas urbanísticas no nos permiten obligar a pedir distancias mínimas a unos locales que tienen su uso comercial totalmente autorizado. No le puedo decir a un establecimiento con licencia correcta lo que tienen que hacer a menos que existiera una legislación autonómica o estatal que sí me lo permitiera. Por ejemplo, si hubiera una legislación que dijera que los locales comerciales con carácter general no se pueden limitar en cuanto a zonas dónde instalarse, con la excepción de los locales de juego; si eso existiera, entones sí, en ese caso podría mediante ordenanza establecer un número máximo por Km cuadrado o limitar aperturas por distancias. Pero no tenemos ninguna ley así.



JM-¿Qué le parece el control de acceso que se quiere establecer en la comunidad de Madrid?

JMC.- Me parece necesario el control de acceso pero a nosotros es lo que menos nos preocupa porque si recibimos denuncia o sospecha mandaríamos inspecciones de policía. Y lo hemos hecho durante estos últimos meses, creo que el responsable de Policía Municipal ya ha explicado públicamente que hicimos 33 inspecciones en ese periodo y sólo se localizó un menor. Así que según nos informa Policía Municipal, se reconoce que no hay incumplimiento en esa materia. Desde luego no hay menores en los salones.


FIN DE LA PRIMERA PARTE



PUBLICIDAD