InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

ANÁLISIS EXCLUSIVO
¿Son los amaños la gran amenaza que debe afrontar la industria de los eSports?

 
Sin aparentes dificultades que puedan limitar el desarrollo a nivel mundial de los eSports, las sospechas de amaños en torneos profesionales se antojan como uno de sus principales amenazas. Una realidad que no escapa a los deportes electrónicos a nivel profesional aunque también presente en torneos menores.
INFOPLAY |

Nuevas pruebas contra varios jugadores semiprofesionales de Counter-Strike están poniendo en un aprieto al sector, que vió con enorme satisfacción cómo en 2015 tras un castigo ejemplar a los integrantes de tres equipos profesionales, las denuncias de amaños se reducían de forma drástica. Sin embargo parece que el "arreglo" de resultados en torneos semi-profesionales y profesionales vuelve a las primeras páginas de los medios especializados.

El principal motivo de que esta realidad no sea ajena a los deportes electrónicos es sin duda por el auge de las apuestas deportivas en el sector. Una realidad que vemos en España, con salas punteras como bet365 ofreciendo durante casi las 24 horas del día apuestas en directo a eventos de eSports, que han pasado a convertirse en uno de los ocho deportes más apostados en la mayoría de mercados regulados. Incluso en eventos de nivel, la oferta de apuestas pre-partidos y en directo se acompañan de retransmisiones streaming en la propia home de bet365.

Tengamos en cuenta que el mundo de los eSports, cuenta con canales de información de enorme calado y las apuestas a torneos amplían en mucho el dinero que se mueve en los mismos. Por el perfil de jugadores y aficionados, el uso redes sociales es un factor que por una parte facilita que jugadores, equipos, entrenadores se pongan en contacto, pero por otro que sea posible encontrar pruebas, cómo las que parece soportan este nuevo caso de amaño.

El asunto que ocupa las primeras páginas en medios especializados nos lleva a Stefan "ioswitch" Heesters, el propietario de una pequeña organización esports llamada Team Paria, que ha dado toda clase de detalles y evidencias a un medio para denunciar que en el evento King of Nordic  donde este equipo representava a su país -Islandia-  fue contactado por Karim Amrani, administrador de un grupo privado de facebook, donde se le explicaba abiertamente que en caso de perder su enfrentamiento en este torneo contra el representante de Finlandia, recibirían una recompensa mucho mayor de la que podrían ganar en caso de vencer el encuentro.

En las capturas de pantalla publicadas por el medio RLEWISREPORTS.com se ve cómo Amrani presume de haber ganado más de 20.000 dólares con esta clase de prácticas en los últimos tres meses. 

Heesters no quiso aceptar el trato y aportó toda la información sobre este contacto a a la periodista Reino Unido Dom Sacco, quien ha hecho pública esta información en los medios especializados.

A pesar de que la conversación fue corta, El Amrani fue explícito al explicar que podría pagar en dinero real o en bitcoins, lo que en sus palabras "usando bitcoin se reduciría la posibilidades de ser descubierto".

Las capturas de pantalla y la correspondiente investigación de este caso también están llevándose a cabo en la sala NordicBet, que es la que ofrecía apuestas en los eventos de ese torneo y quien por ahora no se ha pronunciado de forma oficial.



Esta actividad, que pronto podría ser reconocida como deporte olímpico, según vemos en la evolución de su status en el continente asiático, también está viendo cómo los premios y la cantidad de eventos no paran de crecer. Muchos equipos semi-profesionales cuentan con presupuestos similares a los de equipos de fútbol de categorías como la Segunda División B española y además empieza a ser habitual el contar con sueldos regulares que convierten a los eSports en un sector totalmente equiparable a la de cualquier otro deporte profesional, con fichajes, inversión en publicidad, participación en actos promocionales... Y ésto por un lado genera una seguridad financiera a muchos jugadores, pero también provoca desigualdades que muchos tratan de compensar con ingresos extraordinarios relacionados con el "match-fixing" (amaño de partidos).

Lo que es evidente es que el sector es consciente de este peligro y por ahora los grandes escándalos se han solucionado con sanciones ejemplares. La reputación de jugadores que se han visto involucrados en estos escándalos ha caído en picado y muchos colegas de profesión han entendido que en una actividad con tan gran potencial de crecimiento, no compensa arriesgar un brillante futuro por participar de actividades fraudulentas.

La detención de uno de los mejores jugadores coreanos (Corea del Sur) causó un gran impacto social en el país y ha servido de ejemplo a evitar.

Así que por ahora, parece que la receta de largas suspensiones (incluso de por vida) se ha demostrado bastante eficiente para controlar esta clase de amaños.
GuardarGuardarGuardar
PUBLICIDAD