InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
ESPECIAL EXCLUSIVO

LEGALIDAD en BRASIL
(Parte 1)

 
Tras haber analizado la situación legal por la que atraviesa el sector del juego en Estados Unidos, vamos ahora a centrarnos en un otro país que como sucede con EEUU está viviendo una situación de expectación máxima en cuanto a las posibilidades del desarrollo del sector del juego. Este enorme país que comprende la mitad oriental del subcontinente americano y supera los 200 millones de habitantes se ha convertido en uno de los mercados en los que la Industria del Juego lleva esperando más tiempo por una regulación apropiada y concorde con las posibilidades que ofrece el país. En esta primera parte del artículo ofrecemos una breve introducción para posteriormente centrarnos en el segmento del poker.

INFOPLAY |

Aunque los rumores sobre una regulación completa apuntaban a 2017 como el año clave que permitiera por ejemplo que los aficionados a las apuestas deportivas en Brasil pudieran apostar de forma 100% legal en la pasada cita del Mundial de Rusia 2018, lo cierto es que la situación económica del país -considerado una de las economías emergentes con más potencial de crecimiento desde hace más de una década- ha impedido que se concrete un marco legal que abarque todos los subsectores del juego y que responda a la imperante necesidad de legislar el sector online. De hecho, todos los esfuerzos del Gobierno (en su mayoría débiles desde que Lula Da Silva dejara el poder en 2011) han ido encaminados a asegurarse ingresos en materia de juego mediante la venta de licencias estatales a operadores locales y sobretodo por la privatización de los grandes iconos del juego público como fue el caso de LOTEX, el consorcio estatal que explotaba la popular lotería instantanea. Una pena, especialmente si consideramos que en el país se han celebrado en los últimos años los dos eventos deportivos de máximo interés a nivel mundial: la Copa Mundial de Fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro en 2016.


Los años 90 y la priméra década de los 2000: de la liberalización total a la ilegalización del sector

Junto a la citada lotería instantánea y a otras modalidades de lotería, desde finales del siglo XX, las apuestas hípicas y la proliferación de salones de bingo habían sido dos de los pilares fundamentales en los que se sustentó la industria del juego para desarrollarse en el país. Ante una estricta legislación en materia turística que controlaba la construcción de casinos en las ciudades más importantes como Rio de Janeiro, el crecimiento del sector surgió de pequeños salones de juego donde productos como el bingo tuvieron un gran éxito a partir de los años 90.

En 1994, la deniminada "Ley Zico" liberalizaría la apertura de los bingos en Brasil y nacía una industria en la que fabricantes de máquinas pudieron desarrollarse a de forma paralela a la industria. Sin embargo, a finales de 2006 Brasil decide prohibir el 90% de la oferta de juego del país (todo menos lotería y ciertas apuestas hípicas) que por aquel entonces vivia una situacion bastante ambigua en cuanto al juego en hostelería, y aparece una prohibición explícita a construir establecimientos de ocio como casinos aunque se mantiene la posibilidad real de continuidad en los negocios en bingos y establecimientos más pequeños, aunque dependientes de legislación local.

La ausencia de una legislación federal hizo que a diferencia de lo que pasó con Estados Unidos, esa prohibición general datada en 2006 estuviera acompañada de medidas concretas y ya en  2007 el Tribunal Supremo prohibió todos los bingos existentes en el país, por lo que el principal negocio en el que se había sustentado el crecimiento del juego presencial en el país desaparecía.

Actualmente están en proceso de aprobación dos leyes que esperan cubrir todas las necesidades en el aspecto legal del sector: la Ley número 186 en el Senado y la Ley número 442 del Parlamento (Cámara de Representantes) que en ambos casos desarrollan la legalización y condiciones de apertura y concesión de licencias de nuevos casinos, de bingos, de salones de apuestas deportivas y del juego online en su totalidad.

En primeras votaciones, las más difíciles al necesitarse mayoría destacadas, los proyectos de ley han pasado el corte y se está a la espera de una segunda ronda de votaciones en las que se espera dar el visto bueno a unos textos que no han cambiado sustancialmente desde sus escritos iniciales. Se espera pues que sea durante el primer semestre de 2019 cuando el sector se pueda regular a partir de estas dos leyes.

Por ahora son la lotería y el juego online -que vive una situación de alegalidad- los dos segmentos que más presencia tienen en el país, aunque como veremos a continuación el poker en vivo es quizás el juego que más crece y que más visibilidad en los medios ha alcanzado en el mercado de juego en la mayoría de ciudades del país.

El boom del poker

Si algo parece claro en el futuro mercado regulado de juego en Brasil es que el poker no puede pasar desapercibido ni por Regulador ni por los operadores que decidan emprender la aventura de posicionarse en este país. Las estimaciones desde hace más de un año sitúan en casi tres millones el número de jugadores activos de poker, tanto a nivel online como en las cada vez más numerosas asociaciones y clubs como en los casinos que cuentan con poker room en el país. Y es que a la misma velocidad que se desarrollan los eSports, el poker hace lo propio con la ventaja de llevar casi un lustro de ventaja a las competiciones de videojuegos.


  • Éxito en los torneos y circuitos presenciales
Desde hace cinco años, el poker presencial se ha convertido en la pieza clave para el desarrollo del poker en el país. Sin el poker presencial tampoco puede entenderse la necesidad de una regulación federal. Esta variante de poker ha contado con una excelente acogida entre los aficionados y el apoyo de embajadores de marca como futbolistas del nivel de Ronaldo Nazario, Denilsson o el propio Neymar Jr. han hecho posible que hasta marcas como las World Series of Poker se hayan fijado en Brazil como sede de sus eventos fuera de Estados Unidos (con la celebración ya de una etapa del Circuito WSOP con más de 3.000 inscritos). También operadores como 888 y PokerStars han visto batir récords de participación en los eventos presenciales celebrados en Brasil durante el año 2017, incluso llenando estadios de fútbol para la celebración de estos eventos de poker.

  • Una legislación compleja: torneos legales pero no los cash games:
La normativa actual en cuanto a poker es compleja, como explica uno de los mejores conocedores del sector, André Feldman, administrador delegado de BIG Brazil International Gaming y máximo valedor de la alianza con la marca WSOP, quien en una entrecista al portal especializado Assopoker ha dado algunas pistas sobre la evolución de este subsector. Entre los datos más relevantes que aporta Feldman estaría el que son 8 millones de cuentas abiertas por lo que las activas estarían en una cifra entorno a los 2 millones. 



De manera similar a lo sucedido en Italia, la mayor amenaza -aunque en un principio ha servido como estímulo en una fase inicial para el crecimiento del poker a través de asociaciones y clubs de caracter local- es que el poker se ha desarrollado a través de las legislaciones propias de las Administraciones locales, incluso con partidos que han gobernado durante muchos años a nivel federal (el Partido de los Trabajadores de Lula Da Silva) se oponían a contar con una legislación federal.

En ese contexto, es el estado de Sao Paulo donde más y mejor se ha regulado el poker. 



18+ | Juegoseguro.es – Jugarbien.es

    0 Comentarios


  Déjanos tu opinión


PUBLICIDAD
   
Información de cookies y web beacons
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros, estadísticas y de marketing, con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, a través del análisis de sus hábitos de navegación. Del mismo modo, este sitio alberga web beacons, que tienen una finalidad similar a la de las cookies. Tanto las cookies como los beacons no se descargarán sin que lo haya aceptado previamente pulsando el botón de aceptación.