InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

León establece distancias mínimas entre bares en el centro de la ciudad

 
León sigue adelante con su batalla contra el ruido y las molestias generadas a los vecinos por el ocio nocturno en el centro histórico de la ciudad. Y por ello, se va a ampliar la ZAS (Zona Acústicamente Saturada), que es la forma con la que el ayuntamiento restringe la apertura de locales de hostelería en el centro de la ciudad. En esta ocasión, se considerará el barrio Romántico como parte del ZAS por lo que no se concederán más licencias de discotecas, pubs, cafés, bares o restaurantes.
INFOPLAY |
El Diario de León informa de la próxima ampliación de la prohibición de apertura de locales de restauración en el centro histórico de León. La medida que lleva tiempo implementándose, afectará a partir de ahora al barrio Romántico, generando pues una importante redefinición del mapa del caso antiguo de la ciudad, no sólo mediante el endurecimiento de la reglamentación en algunas calles, sino que se rebajará la presencia de los locales existentes en otras.

El gran problema: el exceso de ruido

Para poner en contexto estas medidas, debemos explicar que el centro de León cuenta desde hace tiempo con una Zona Acústicamente Saturada (ZAS) que poco a poco se va ampliando a medida que se hacen públicos los nuevos estudios del Laboratorio de Acústica Aplicada de la Universidad de León. Las últimas mediciones, tomadas en 26 puntos diferentes del casco histórico leonés, muestran que en todos los casos en los que se ha optado por endurecer la reglamentación se consigue cumplir con los parámetros exigidos por la ley: la superación de los "65 decibelios durante los dos días de evaluación, de dos semanas distintas, con menos de 15 días entre medias".

Desde la creación de la ZAS (en noviembre de 2007), se han ido produciendo aumentos en los niveles de ruido en las zonas que se han intentado proteger, es por ello que la persistencia de las molestias en algunas calles está obligando a ampliar esta zona, donde la problemática se da hasta las 05.00 horas de la madrugada. Ésto no se produce por culpa de los locales, que en su inmensa mayoría cumplen con los requisitos de insonorización, sino por la permanencia y el tránsito en la calle de las personas que disfrutan del ocio.

PUBLICIDAD