InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Juan Espinosa en BET ON CEUTA: “El sector del juego tiene fortalezas grandísimas, probablemente sin parangón"

 
 La jornada de conferencias organizada por el Ayuntamiento y Servicios Tributarios de Ceuta, tuvo este 16 de octubre en el Teatro Revellín extraordanarias participaciones entre las que destacamos la de Juan Espinosa García, actual titular de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), quien presentó una ponencia dedicada a las perspectivas del sector del juego, normativas y expectativas a futuro para el sector.
INFOPLAY |
Antes de entrar en materia no tuvo más que palabras de elogio a las autoridades por la acción integral y coordinada para la promoción de la Ciudad Autónoma de Ceuta como destino empresarial, un trabajo cuyos resultados según Espinosa pueden constatarse en estos dos días de intensa actividad. Igualmente, destacó la gran satisfacción por haber visto de primera mano cómo fueron los primeros pasos de una iniciativa que ya es una realidad.

Su participación estuvo cargada de datos que, más allá de los valores, fueron la base para llegar a diversas conclusiones que sin duda son clave para entender la actualidad y futuro inmediato del sector en toda España.

Con datos en mano, hizo énfasis en la importancia de la interpretación de los mismos y evitar análisis alarmistas por parte de la prensa o la sociedad en general.

Más allá de las cifras

Desde el punto de vista macroeconómico, Espinosa afirma que hay un gran futuro empresarial para el juego online regulado; pues aunque hoy es un sector que mundialmente mueve 40 mil millones de euros, se espera que para 2024 esta cifra sea de 70 mil millones de euros.

En este sentido, y con la mirada puesta en España, indica que según un informe reciente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia sobre el comercio electrónico, el juego de azar online es el cuarto sector por cuota y participación con más peso.

A pesar de este posicionamiento y contrario a los que muchos en la opinión pública pensarían, España tiene uno de los registros más bajos si se compara con la media europea, en lo que respecta al gasto en juego y producto interior bruto, una situación que se repite al analizar el gasto neto medio.

Ahora bien, el juego online en España ha tenido un crecimiento grande, más específicamente entre un 25 y 30 %, unas cifras que alarman a un sector de la población que no interpreta este incremento como una de las respuestas al direccionamiento de los usuarios a un entorno regulado.

Trae a colación el manejo alarmista de la prensa en el caso del acceso de los menores de edad al juego online, aclara que si bien no pone las manos en el fuego por todos los operadores en todo momento y lugar; hay más que un grado razonable de certeza de falta de acceso de los menores al juego regulado, gracias en gran parte a las medidas que este año se han implementado como mecanismos de verificación de identidad y recolección de datos anti phishing.

En la misma tónica, el titular de la Dirección General de Ordenación del Juego aclara que defender con datos a veces implica entrar en un círculo vicioso del cual es muy difícil salir, por lo que opta por hacer diagnósticos con los datos pero explica que a veces no son bien entendidos en su totalidad y dice: “La vida y las grandes soluciones de la vida inician por hacerse las preguntas adecuadas”, añadiendo que "este sector tiene unas particularidades a las que no tiene acceso la sociedad". En otras palabras y parafraseando el mensaje durante su ponencia, hay que dejar de ver los datos macro y mirar los del consumo.

Al analizar el gasto, Espinosa cuenta que no se distribuye igual en todos los consumidores, mientras aumenta en los dos últimos años 25 y 30 %, el crecimiento de número de usuarios solamente ha crecido entre 5 y 7 %. Se trata entonces de que los mismos jugadores gastan más en juego online en cada año.

En este sentido, hay números a considerar, un 3,7 % de la población española mayor de 18 años afirma ser jugadores en línea, es decir, se trata de un mercado pequeño que no es capaz de influenciar a la opinión pública del porcentaje restante, ni siquiera por el hecho de estar más regulado que cualquier otro sector considerado como potencialmente peligroso. Además, según cifras del Ministerio de Sanidad, solamente un 0,3 % de las personas mayores de 18 años tiene algún problema con el juego, un porcentaje que se ha mantenido sin variaciones.

En cualquier caso, la Dirección General de Ordenación del Juego tiene la tarea de promover la seguridad jurídica, supervisar y controlar la actividad que se ejerce en el mercado. Por lo cual Espinosa hace énfasis en que si bien “la realidad nos supera, por no contar con marcos jurídicos estables de alto nivel” esto no significa que van a desatender la situación, ni la realidad “pues esta no espera a la aprobación de las normas, y tenemos que trabajar para enlazarnos y estar en la mejor disposición de abordar estos retos.”

Ante estos desafíos, resalta que el sector del juego tiene “fortalezas grandísimas, probablemente sin parangón” como es el caso del gran componente tecnológico y de innovación, capaz por ejemplo de garantizar la protección del cliente del juego online, algo que le otorga una legitimidad adicional y una sostenibilidad a futuro, que pudiera incidir para superar las acusaciones recurrentes sobre los efectos en la salud integral de la sociedad a causa del juego.


Al respecto, los avances en desarrollos de verificación de identidad, lucha contra el fraude en materia caracterización y perfilado de usuarios, será fundamental a la hora de identificar posiblescomportamientos que impliquen riesgos con efecto dramático para la salud y patrimonio del ciudadano.


Juego responsable

Según Espinosa, en este momento la realidad pide completar por un lado indicaciones concretas y decididas de estándares razonables más allá de fraudes o blanqueos de capitales, se trata de avanzar hacia juego responsable y entenderlo como “el conjunto de prácticas, indicaciones e implementaciones tecnológicas que garantizan la adopción un entorno seguro”. Acciones cónsonas con la obligación que tienen todos los operadores de promover comportamientos responsables de juego, en condiciones y términos legales.

En este sentido, reafirma el compromiso de la DGOJ, por ayudar a concretar y dar visibilidad a las prácticas que consideran diligentes. Para ello, intentan acelerar los resultados de la monitorización y control de datos en disposición de esa dirección, que son posibles gracias a los mecanismos de reportes implementados en las normas.

Anunció que gracias a estos mecanismos es posible la identificación de incidencias y su rápida conversión a expedientes, de hecho este año han doblado el número de expedientes sancionadores y destaca que en gran parte no tienen que ver con los operadores, sino con los jugadores deportistas que apuestan recurrentemente, a pesar de que lo tienen prohibido en su propia competición.

Para finalizar dio un mensaje contundente: “No caigamos en la melancolía porque la sociedad no nos entienda como actividad legal, ocupémonos en proveer a la sociedad, tanto a los mayores de edad que juegan online, como a los que no juegan, de una garantía, seguridad, certidumbre y tranquilidad”, es decir, trasladar la confianza de que puede garantizarse la sostenibilidad económica y social de la industria.



0 Comentarios
ÚLTIMAS NOTICIAS
PUBLICIDAD