InfoPlay
PUBLICIDAD

Ismael Pau, presidente de Arabet, presenta en la prensa generalista el Bingo electrónico aragonés, ARABINGO

 
“El juego se realizará a través de 40 puntos físicos en salones de juegos, que están distribuidos por las tres provincias aragonesas. El objetivo es seguir manteniendo el carácter social de este juego y que el premio se quede en Aragón”, presenta Ismael Pau, presidente de Arabet, a la prensa la llegada de la marca Arabingo, “el bingo electrónico aragonés”.
INFOPLAY |
Arabingo mantiene el carácter social de este juego, que se acerca a las poblaciones aragonesas. "Muchas personas solo tienen la posibilidad de jugar al bingo cuando son las fiestas de los pueblos o se tienen que desplazarse a jugar. Vamos a abrir el juego a todo el territorio aragonés y que las personas puedan jugar la misma partida", ha explicado Ismael Pau, presidente de Arabet, a elEconomista.es

Arabingo se podrá jugar a través de 40 puntos físicos, que están distribuidos por las tres provincias aragonesas. Estos puntos están situados en salas de juegos con las que la empresa ha llegado a acuerdos para que las personas puedan jugar al bingo durante todo el día. "El objetivo es que haya actividad todo el año".

Estos 40 puntos están situados en 13 localidades, que se corresponden principalmente con las capitales y las cabeceras de comarca. Por ejemplo, se puede jugar a Arabingo en Calatayud, Tarazona, Jaca, Barbastro, Alcañiz, Andorra, Fraga o La Almunia, entre otros municipios. Arabingo también se podrá jugar en las salas de Arabet.

La previsión es aumentar el número de puntos físicos porque "ya hay peticiones de solicitudes. Estamos abiertos a más incorporaciones. La partida puede ser extensiva a todo el territorio".

Estas partidas, que se irán sucediendo a lo largo del día, son sencillas de jugar. El sistema es como un bingo tradicional, pero con soporte electrónico y con la particularidad de que las bolas que se canten se irán viendo en una pantalla, que estará situada en la sala. También se dará información del número de cartones de cada sala y el número de jugadores que están jugando esa partida, entre otros datos.

"El bombo se verá en todos los puntos. La persona podrá jugar la partida y comprar los cartones, que tendrán un precio de unos 0,50 euros para que sea como un pasatiempo", aunque puede haber partidas en las que el cartón cueste un euro para que haya premios mayores. "Es sencillo y automático y se asigna el bingo a quien le haya tocado", que lo recibe de forma instantánea. "Se cobra igual que en un bingo" convencional.

Aunque ya hay varias propuestas de bingo electrónico, Arabingo tiene un marcado carácter aragonés, ya que nace con el objetivo de que se pueda jugar dentro de la comunidad autónoma únicamente a diferencia de otros modelos de negocio nacionales o entre diferentes autonomías.

El motivo no es otro que "queremos que el premio toque y se quede en Aragón". Además, "nuestro bingo es más familiar y primamos la tierra". Una apuesta por el territorio que la empresa también ha querido reflejar en el nombre de Arabingo.

Este bingo electrónico comienza, con su presentación hoy en Zaragoza, su andadura tras la experiencia de Arabet en el sector de las apuestas y juego "a través de la que vimos que a la gente le gusta el bingo, pero le cuesta coger el coche para ir a jugar a una sala. Había un público potencial y lo empezamos a estudiar", naciendo así Arabingo.


    0 Comentarios


  Déjanos tu opinión


PUBLICIDAD