InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
TERCER FORO DEL BINGO: SEGUNDA MESA SOBRE NECESIDADES PARA UNA OFERTA GLOBAL DEL OCIO EN LAS SALAS DE BINGO"

José Ballesteros fue rotundo: "Los Bingos tienen que ser centros de ocio con menor fiscalidad"

 
La segunda mesa llevo el título “Necesidades para una oferta global del ocio en las Salas de Bingo” y contó con Fernando Prats, Director General de Tributos y Ordenación del Gestión del Juego de la CAM; Susana Pastos, Directora General de Tributos y Ordenación del Juego de Castilla-La Mancha; Aitor Uriarte, Director General de Juego y Espectáculos del País Vasco; Fernando Henar, Presidente de CEJ y José Ballesteros, Presidente de FEJBA. Moderó Miguel Ángel Blanes, Secretario técnico de FEJBA

INFOPLAY |

Tras la intervención de Juan Espinosa (Director General de Ordenación de Juego), se inicia lo que es en sí la mesa de debate “Necesidades para una oferta global del ocio en las Salas de Bingo” . El moderador, Miguel Angel Blanes, secretario técnico de AMEJ y asesor de FEJBA, toma la palabra con la intención de introducir el tema y presentar a los invitados.


A continuación, Miguel Ángel Blanes arranca el debate con una aproximación a lo que se pretende debatir en esta mesa de trabajo: “Iniciamos esta segunda mesa que como bien ha adelantado Jose Luis se concibe como una mesa que sea un punto e encuentro entre reguladores autonomicos y los representantes del sector empresarial del bingo, ya que contaremos con los presidentes de las 2 asociaciones que reúnen al 100% de las salas en funcionamiento en España”.

Esta mesa pretendes er abierta y flexible. Lanzaré algunas preguntas de forma que cada uno de los presentes pueda manifestar su opinion acerca de los objetos de debate. Para no extenderme más querría proponer una reflexion sobre la realidad del bingo: hemos escuchado en este congreso que el bingo se muere, no se si es así pero es cierto que el sector tiene problemas específicos. Estos problemas suelen identificarse en foros como el presente. La problemática del sector parece invariable respecto a lo que hemos hablado hace 7 o 8 años. Tanto reguladores como empresarios teníamos plena consciencia que el bingo tiene problemas muy particulares que no comparte con otros sectores del juego. Sin embargo tiempo después de los grandes debates del pasado, en este foro seguimos hablando de los mismos problemas asociados al regimen fiscal, a la rigidez regulatoria, a la publicidad, a los controles de acceso y la oferta de juego propio de los salones. Si después de tantos años todavía detectamos problemas en esos ámbitos, debemos preguntarnos si lo hemos hecho bien o mal: si hemos sido capaces los operadores de comunicar a los reguladores nuestras necesidades, y por parte de los reguladores, preguntarse si han respondido bien a los operadores. Esa es la reflexión inicial de la que querría los invitaros me dieran su opinión en esta primera ronda de intervenciones".


I. INTRODUCCIÓN
  • Interviene Fernando Prats:
El planteamiento de Miguel Ángel es correcto pero falta un elemento: en estos 10 años que llevo en Madrid lo que he visto es que los reguladores y empresarios podemos ponernos de acuerdo, pero lo importante es que el usuario final, el jugador, acepte lo que operadores y reguladores hacemos. En estos 10 años hemos hecho muchas cosas: por ejemplo la introducción de las maquinas de bingo y hemos rebajado la fiscalidad de las máquinas multipuesto, pero al final esto ha sido una opción fallida y no ha servido para dinamizar el sector. Sabemos que el bingo viene cayendo desde los años 90, y es una realidad que en Madrid tenemos un tercio de las salas que había en los años 90.

También probamos con “la solución italiana”: bajar la fiscalidad y subir los premios. Tuvo una buena acogida, pero fue una solución a los problemas del sector a medio plazo. Luego regulamos el bingo electrónico, pero hoy en día sólo representa al 10% de la facturación; así que tampoco ha sido la panacea. Luego vino el bingo dinámico (basado en la la idea de que en una misma partida juegan en pantalla y en cartón, una especia de fusion del bingo electrónico y el de cartón). Lo pusimos en marcha en mayo y parece que funciona, ¿pero seguirá siendo relevante?

En todo caso, en mi jurisdicción (Comunidad de Madrid) parece que se esta jugando más en estos dos últimos trimestres. Los jugadores de bingo parecen están respondiendo bien a nuestros últimos cambios y para el empresario esto se traduce con que el GGR (Ingresos Brutos) también están aumentando. Pero en todo caso no sabemos cómo evolucionará el cliente. Seguramente el tema de la fiscalizad seguirá siendo la clave, pero insisto: no hemos dado aún con la solución definitiva pare resolver el problema del descenso del peso específico de este sector.

  •  Interviene Fernando Luis Henar
Hablar en general es siempre complicado. Sabemos que hay un crecimiento medio del 2%, eso significa que varias comunidades crecen un 7% pero otras no crecen. Madrid y Asturias por ejemplo son entornos diferentes con problemas diferentes. Para hablar del sector hay que diferenciar el juego en sí (el bingo, como juego estrella de nuestros locales) y del establecimiento.

En cuanto al bingo en sí, es evidente que el sector online lo ha hecho bien. Tenemos una envidia sana del bingo online. Si el bingo online tuviera los parámetros y condiciones de alguna de las CCAA de juego presencial, quizás el sector online no existiría. El bingo para ellos es un enganche a otros productos y quizás no podrían soportar las condiciones que tenemos nosotros en lo presencial.

En cuanto al establecimiento, ahora tenemos una fiscalizad del 20%, sabemos que es un juego de retorno alto. En época dulce no necesitábamos aumentar el porcentaje de premios porque el público generaba los premios, pero cuando bajo la economía si lo necesitamos. Es un juego que se debe actualizar con una gestión de premios que en algunas CCAA se ha aplicado pero en otras no. No es solo tener un payout alto (85% o 90%) sino que además el empresario tenga la posibilidad de gestionarlo, acumularlo y adoptarlo porque todas las horas son diferentes en un salon de bingo. El bingo online tiene unas promociones con las que no podemos competir, porque ellos sí pueden gestionar los premios. El modelo virtual nos gusta para nuestros establecimientos.

Ha CCAA que han reducido fiscalidades, eso ha aumentado premios y ha crecido la actividad incluso en dos dígitos (Madrid, Andalucía). Debemos de ser capaces de acomodar esta situación en el tiempo.

  • Interviene Aitor Uriarte:
El periplo que hemos pasado en Euskadi ha sido similar al que se ha pasado en Madrid. Han bajado mucho el numero de salas, y algunas que aún se mantienen no son viables. Solo 9 o 10 parece tienen viabilidad. Eso ha supuesto una caída del sector en los últimos años. En Euskadi nos hemos planteado hacer un esfuerzo drástico desde 2013. Fuimos a la via del Bingo Plus (reducción de la recogida de impuestos, de los 12 millones de euros recaudados por la Hacienda vasca ahora recaudamos 4 millones… Y en 2006 se recaudaba 36 millones). Pero la medida fiscal era necesaria porque de lo contrario iba a desaparecer todo el sector.

También hemos conceptuado todo el sistema del juego en estructura piramidal en la que los bingos están en la segunda categoría. Una sala de bingo tiene registro de entrada pero hay flexibilidad en productos y se pueden usar máquinas de diferente tipo y se permite hostelería también. Todo ello con registro de entrada. Personalmente me gustaría que hubiera mejor hostelería. También permitimos que hayan salas con actividades extra para que se conviertan en salones de ocio completos como puedan ser presentaciones empresariales. Entre la reducción fiscal y un tímido incremento de las ventas, el resultado de las empresas esta mejorando pero no mucho. Lo importante es que si el sector tiene ideas, que nos la transmita a la Administración.


  • Interviene José Ballesteros:
Me parece que los bingos son unos locales tienen potencial para ser unos centros de ocio. Son locales grandes, pero se tiene que armonizar la actividad principal con otras actividades. Y esto no se ha hecho muy bien. El bingo tradicional necesita de las maquinas y cualquier otro elemento que pueda incorporarse a la oferta del ocio de los establecimientos. El problema en los últimos 10 años es que se han integrado mal las maquinas. Las maquinas ayudan a mantener la empresa. El carton físico no sirve para sobrevivir. Lo que pido es que los bingos sean un templo del ocio, pero la primera opción es el bingo, segunda el bingo electronico pero hago un llamamiento sobre la necesidad de tener mas maquinas.


II. RIGIDEZ REGULATORIA


El moderador Miguel Angel Blanes, explica los tres bloques de problemas que se van a tratar en la mesa. El primero, la rigidez regulatoria. Los otros dos que se van a desarrollar serán la oferta de juegos y la fiscalidad.

Empezamos con la idea del juego social y las modificaciones regulatoria que se necesitan. Miguel Ángel Blanes es claro: dice que hay un consenso generalizado: se busca asilimar el bingo al ocio más que al juego. Compartimos la vision que el bingo debe ser un juego social y más dinámico. Acomodar la gestión a la demanda puntual es clave y eso exige modificaciones regulatorias, especialmente autonomías. Los empresarios siempre se quejan de la rigidez en crear nuevas normas o modificar legislación. Los reguladores es cierto que son conscientes de esa necesidad, pero al trasladarla a instancias superiores se descubre que las modificaciones regulatoria (publicidad, nuevas formulas de juego, planificación de salones de juego) necesitan de tiempos de espera larguísimos para hacerlas efectivas.

  • Interviene Susana Pastor Pons:
En Castilla La Mancha desde 2013 se pasó a modificar el concepto de local: se eliminó la idea de local de juego a local de ocio, desde entonces se apostó por una oferta legal donde se podia incluir otros juegos para adoptar la oferta a la demanda. Los salones de bingo tenían dos opciones: o convertirse en salones de juego (donde además de bingo, podían instalar maquinas B y apuestas) o en establecimiento casino (lo mismo que antes pero con 6 mesas de juego propias de casino).

Así que hemos apostado por una oferta logal. Flexibilizar la regulación es importante. Si queremos poner una nueva modalidad de juego se necesita hacer por decreto. Pero otros cambios se hacen via orden, lo que consideramos que sirve para agilizar la normativa del sector. 

En cuanto a la planificación de juego, en Castilla La Mancha es el empresario quien se adapta a la demanda. Nuestra planificación piensa que tiene que ser global: hemos analizado todos los establecimientos de juego y no particularmente los de bingo. Hemos planificado todos los establecimientos de juego de forma conjunta.

  • Interviene Fernando Luis Henar:
Creo firmemente que debemos solucionar los problemas relativos al juego en sí (el bingo) no los del salón. La fiscalidad por ejemplo del 50% sobre el win en Castilla la Mancha es un gran problema. Los establecimientos acabarán muriendo si el juego del bingo no soluciona sus problemas, principalmente le de la fiscalizad. En muchos países de Sudamérica y del Este de Europa el bingo solía ser el primer juego regulado pero luego desapareció, porque no se ha cuidado.

Sobre los procedimientos administrativo, es evidente que el problema es que perdemos competitividad. La capacidad de reacción del bingo online es altísima, la adaptación de los bingos presenciales es por el contrario llenísimo. No podemos actuar a tiempo a los cambios en la demanda. Perdemos tres años en conseguir implementar cambios. Esta es la realidad. Ante esto, los establecimiento de bingo están condenados. Hay CCAA donde crecen algunas salas, pero otras están muy precarias.

  • Interviene de Fernando Prats
Parece que hay una tendencia clara en las CCAA: disminuir significativamente las regulaciones. El estado hace lo mismo. Venimos de un modelo donde hay una ley de juego, y luego decretos de varias actividades (decretos de juegos de casino, decretos de bingo…). Los decretos son difíciles de modificar. Este modelo está mejorando, vamos a seguir teniendo una ley pero acabaremos teniendo únicamente 1 o 2 decretos. Pero será la normativa menor la que cada vez sea más relevante. Esto resolverá algunos de los problemas de flexibilidad.

La flexibilidad en el bingo online es clara. En el bingo dinámico (variante de bingo eelctronico) también es mas ágil. Pero en el tradicional es mas complicado, aunque en Madrid lo estamos intentando. Aunque hay que decir que hay factores ajenos a la Administración (con el bingo dinámico hemos tenido que lidiar con problemas entre empresarios y sindicatos o con la existencia de una desigualdad en las ideas entre los mismos empresarios).

Es cierto que el modelo de regulación es bastante estricto, pero también hace falta que el sector camine unido.
  • Interviene José Ballesteros:
Vemos cada día dónde están los problemas. El problema principal está en que la tributación es altísima. Un 45% de fiscalizad deja a cualquier negocio sin posibilidades de éxito. Es escandaloso. Es imposible. Inviable.

  • Interviene Aitor Uriarte
Optamos por una regulación única pero a la vez flexible. En breve vamos a revisar el reglamento actual, con pequeñas modificaciones sobre el reglamento aunque temas concretos de redacción. Sabemos que el sector del bingo tiene intereses diferentes a los salones, pero nuestra legislación es flexible. Quizás en el futuro las tendencias del juego cambien, por ejemplo se vuelva a la hostelería, pero en todo caso podremos ser flexibles a la hora de realizar los cambios pertinentes.



III. LA OFERTA DE JUEGOS


Miguel Ángel Blanes presenta el segundo gran bloque temático relacionado con la oferta de juego. Ya se ha hablado varias veces del bingos, casinos, salones de juego, pero la pregunta es si podrá darse que los salones de bingo puedan aumentar su oferta de juuego. "La pregunta que quiero plantera es directa: ¿se puede pensar que a media plazo pueda haber una convergencia en productos y los locales que tienen control de acceso reforzado (bingos) pudieran tener una oferta más amplia de juegos autorizados, por ejemplos máquina C o juegos de casino?


En este caso empiezan hablando los empresarios: 

  • Interviene Fernando Luis Henar:
En el foro de Sevilla del año pasado planteamos algo similar.  Quizás en alguna CCAA existe una saturación de mercado. Si se permitiera en todos los establecimientos de juego tuvieran mesas de casino, podrían darse saturaciones de mercado que se volverían contra nosotros. Pero lo que si es cierto es que es bueno que los establecimientos puedan optar a tener juegos. Si un casino cumple con las condiciones, pues se puede optar a contar con esos juegos. Creo firmemente que un bingo puede asumirlo. Pero no es un tema capital. Para mi la maquina es un elemento trasversal y ahí está la clave: las máquinas pueden funcionar en un bingo, en un casino y en una cafeteria, dependiendo de las características de cada uno de ellos. Entonces, ¿se puede llevar el modelo de máquina que tienen los casinos a los bingos?  Creo que si, manteniendo cierta exclusividad.

  • Interviene Fernando Prats
Tendríamos que empezar viendo como está el marco mundial. Los negocios tienen una historia y el sector del juego también. El juego es una actividad regulada en todo el mundo y no creemos que se desregularice en ningún sitio. Es una actividad especial. las competencias están en manos del estado o regional. Haríamos bien en ver lo que pasa en otros países: modalidades de juego esta consolidadas, por ejemplo casino. No veo que pueda perder fuerza en el futuro. Aunque cuidado que es un sector con una opinion publica. Asi que no podemos innovar del todo. Bingo también tiene historia. En españa las maquinas están presentes en bares, pero fuera no se ve. Se necesita prudencia. Creo que el casino hay que dejarlo como está. No veo mesa de juego en los bingos. Debemos discutir en temas mas bajos: premios, los ciclos… por ahí creo venga el desarrollo en los próximos años.


En este punto, el moderador Miguel Ángel Blanes introduce el tema de la planificación y el boom en la expansión de los salones. Algo que generó un interesante debate con las siguientes intervenciones. Sabemos que hay una proliferación muy clara de los salones. Algunos de ellos tienen oferta de juego potente y en algunos casos requisitos de entrada precarios. ¿Qué opinion os merece el crecimiento de los salones frente a la rigidez del sector del bingo?

  • Interviene José Ballesteros:
Vemos que se están abriendo salones en todos sitios. No estoy en contra. Pero si en contra que los bingos no podamos competir con ellos. Y eso pasa en Madrid: una ruleta en bingo tienen 500€ de premio y en un salón a 1.500€. Esto es aberrante y lo sufren muchas autonomías. Los bingos soportan la competencia con los salones sin poder competir.
  • Interviene Fernando Luis Henar
En las CCAA se incrementa el parque de maquinas del mercado pero solo en salones, no en bingo. Es una situación curiosa. Para mi la maquina es trasversal. no nos metemos con que se mejore la oferta en los salones, pero en el bingo, que es un sector "mas responsable" y está más controlado no se permite. Un ejemplo claro es que por cada bingo tenemos 10 salones, cuatro años atrás (2013) el ratio era de 6 o 7. Calculo que eso significa doce maquinas por salón (30 posiciones de juego) y esto nos lleva ahora a competir con 36 maquinas y 100 posiciones de juego. En CCAA solo se nos permiten maquinas con 8 puestos mientras que en los salones se les permite la instalacion de muchisimas más máquinas. 
  • Interviene Susana Pons:
En Castilla la Mancha nuestra planificación es global y centrado en el concepto de establecimiento de ocio. Es el mercado quien ajusta la oferta al empresario. En Castilla la Mancha, los casinos no son casinos realmente como los que se conocen en otras comunidades. Lo que permitimos es que en los establecimientos de juego puedan tener hasta 6 maquinas. Y en los bingos creemos que es una fórmula que se le ofrece para dar otro tipo de oferta que se le da al cliente. Es una forma de ampliar la oferta y captar más clientes para el bingo.  
  • Interviene Aitor Uriarte:
En Euskadi también tenemos una planificación de forma integral todos los subsectores. También tenemos el criterio de a mayor potencia de juego se exije control de acceso superior. Hay salones que necesitan de control de acceso. Creemos que el juego ha perdido capilaridad, está más concentrado. Es lo que el sector ha decidido. Quziás el día de mañana si las tendencia de juego cambian quizás se vuelve a la hostelería.
  • Interviene Fernando Prats:
Por alusiones. El problema principal se da en 2 ámbitos:

1) Registro de entrada: los salones crecen. Lo hacen gracias a los corners de apuestas. Los bingos pueden tener corner de apuestas aunque evidentemente necesitas registro de entrada. Los salones vienen de la idea de bar. No hay registro de entrada. Los salones empezaron con maquinas de baja. El bingo es el contrario: es el primero en aparecer y se pide registro de entrada El salon ha ido a mas y ahora no se pide registro de entrada. Ojalá se solucione. Hay tests con detección facial. La diferencia es clara y hace que gente que no entra en los bingos entre en los salones

2) La tipología de maquinas: en el mundo funcionan los slots. No vemos maquinas de bingo. se han desarrollado pero no es generalizado. Las maquinas de slots tienen mas aceptación que las de bingo. Las maquinas slots de baja definición (precio) son las típicas de los bares. Las maquinas de bingo tienen premios grandes.

Los salones han pedido maquinas exclusivas y lo han conseguido, los bingos no la pueden tener. Cambiando la situación en estos dos ámbitos podremos llegar a una buena solución.




IV. LA FISCALIDAD

Miguel Ángel Blanes introduce el tema estrella: el régimen fiscal aplicable al bingo. Y defiende que hay un consenso total: el bingo esta grabado injustamente. Hay CCAA que han ido bajando la fiscalidad, es cierto, pero ¿se puede modificar la fiscalidad de forma general?. Es la gran pregunta....
  • Interviene Aitor Uriarte:
En todo el sector del juego hay que analizar mucho más el estudio de la fiscalidad. En 2006 todo el mundo decía que las máquinas B deberían tributar por el win, pero el sector del juego no lo veía claro. Hay que ir madurando el tema de la fiscalidad entre todos. No tiene que ser igual por cada tipo de juego. Pero el sector necesita analizar las situaciones justas para cada segmento.

  • Interviene Fernando Luis Henar:
Sobre el tema fiscal hemos conseguido que exista conciencia por parte de los reguladores de que estamos en crisis y que la fiscalidad es excesiva. Unos reguladores buscan solucionarlo y otros no. La diferencia depende también de las capacidades políticas de cada administración, ya que aunque haya voluntad, se debe encajar con el presupuesto… así que vemos que es difícil. Todo depende de la comunidad. Los ingresos de juego esta creciendo gracias a la llegada de salones, de apuestas, nuevas maquinas, juego online… por lo que seria perfecto en este contexto tan positvo ser más flexible en sectores como el bingo. Estamos perdiendo una oportunidad muy buena para hacerlo.

Es increíble ver como en Las Vegas las tasas están entorno al 5%. Es cierto que es sotro mundo, pero el juego es ocio y debe tender a eso. Aplaudo la decisión de la DGOJ de la reducción de la tasas, pero creo que se han quedado cortos. Todo lo que supere el 10% en este tipo de actividades y en el sector es un error. Espero que lleguemos a ese 10%. El problema es quedando lleguemos a esa cifra quizás han desaparecido los salones de bingo. En 6 comunidades todavía se aplican tasas sobre premios...  Murcia y Navarra y asturias aplican impuesto sobre premios, cuando los premios son el alma de este juego. En esta situación no se soportan los costes.

Tenemos locales muy grandes en el centro de las ciudades con muchos empleados, con relevancia social: hemos hecho trabajo de conciencia pero no hemos conseguido frutos para que la fiscalidad se rebaje de forma general...

  • Interviene Susana Pons:
Hay que ir con cuidado. Cuando el Estado pretende armonizar la fiscalidad, lo hace al alza. Lo hemos visto con el impuesto de hidrocarburos y el "céntimo sanitario". En Castilla La Mancha recibíamos 45 céntimos por litro y Madrid 17 céntimos.  Así que el armonizar impuestos de forma estatal es un tema delicado. Se debería estudiar los ámbitos geográficos y fijar impuestos según la zona. Y es que la armonización y "el cafe para todos" no siempre es positivo. La CCAA necesitan una autonomía financiera.

  • Interviene José Ballesteros:
La fiscalidad es el tema más importante. Por lo menos el estudio de la fiscalidad.  Pero otra cosa muy importante es que los bingos sean un centro de ocio con capacidad de respuesta a la demanda. Y insisto, el tema de las maquinas:  en los bingos, las máquinas están obsoletas y es importante cambiarlas. Así no podemos seguir. 

  • Interviene Fernando Prats:
Me gustaría reflexionar sobre la teoria de la hacienda publica, que habla de las externalidades de las actividades que se fiscalizan. Cuando hay externalidades negativas se le graban impuestos. Cuando las externalidades son positivas se le dan subvenciones. Así que la percepción que tiene la sociedad de cada actividad es clave para fijar una fiscalidad concreta. La educación es algo positivo para la sociedad, pues se desfiscaliza. Contaminar es algo negativo, pues se penaliza. El juego desgraciadamente es negativo: tiene riesgo y eso hace que la sociedad no lo tenga con una percepción positiva. Ahí no hemos avanzado mucho a nivel español ni a mundial. En la Asociaciones Mundial de Psiquiatría, el juego es ya una adicción.En la Estrategia Nacional sobre Adicciones ya aparece el juego. Eso no es bueno. Eso hace que la fiscalidad sea alta.

En el pasado, el bingo estaba grabado de forma altísima. Hasta el 62% de la cantidad bruta en Madrid hace unos años. Eso es brutal, porque después hay que pagar renta, IVA, sociedades… Esta fiscalidad ha bajado. El bingo dinámico ha bajado hasta el 20%. El bingo tradicional esta en el 35%, aunque es residual este segmento. Las maquinas de bingo son de tipo fijo y están entre el 15 y el 18%.

Así hay que disminuir la alarma social: es el elemento mas disolvente que puede hacer la industria del juego. El Plan Nacional de Estrategia de Adicciones apunta a que los menores estan jugando. Así que el sector no se puede permitir que entren menores: esto revienta la percepción social del juego. Están dinamitando el negocio. Hay que vigilar la adicción al juego. En el online esa vigilancia también existe. Un ludopata no es buen cliente aunque aparentemente deje buenos ingresos para los operadores. Así que bajar la alarma social es clave.