InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
CONTINÚAN LOS DEBATES ENFRENTADOS

Duro alegato de ANESAR tras el mensaje lanzado en el III Foro del Bingo: “No pretendamos tener un salón con las ventajas de un bingo”

 
ANESAR ha tardado pocos días en contestar al subsector de los Bingos con un contundente alegato reivindicativo. ANESAR transmite claramente que deben solucionar sus problemas de fiscalidad sin perjudicar a otros subsectores ni arrebatarles su modelo de negocio e invita a los Bingos a pasarse al de Salones si es lo que quieren. También llama al diálogo en este escrito que reproducimos, aludiendo al trabajo conjunto por la Industria.


Este es el texto elaborado por ANESAR:

INFOPLAY |

Para bien y para mal, la actividad del juego es una actividad estrictamente reglada por una serie de leyes y normas que establecen, con mucha claridad, las definiciones, características y condiciones de las distintas actividades que la componen.

Por tanto, las reglas son claras para todo el mundo, y a partir de aquí, son los empresarios quienes deciden, de manera absolutamente libre y con el riesgo a equivocarse, en dónde invierten su dinero. Unos deciden abrir bingos, otros salones de juego, otros las dos cosas, otros apuestan por las máquinas en hostelería, etcétera, etcétera., pero todo dentro de la absoluta libertad que otorga un marco legal muy claro en sus definiciones y condiciones, lo cual tendrá sus inconvenientes, pero también tiene la ventaja de conocer perfectamente y en todo momento las reglas del juego.

Por ello, es normal que a los socios de ANESAR les sorprenda oír, y así nos lo trasladan, que los bingos se sientan discriminados y marginados porque no puedan optar a todo tipo de oferta en cuestión de máquinas y otros juegos; son bingos y saben perfectamente cuáles son las condiciones de sus locales y lo sabían cuando invirtieron en ellos. O escuchar decir que no se está en contra de los salones pero sí se está en contra de que les pongan salones al lado y no tengan oferta para competir pues ello es quizá la prueba más palpable de que –erróneamente- parecen haber interiorizado creer ser lo que no son y tener unos derechos que no encuentran cabida en el Derecho, con mayúsculas.

Hay muchas cosas que deberíamos defender en común, cada día más, y tendríamos que esforzarnos más en este apartado, si bien es lícito y legítimo que cada cual defienda también su identidad. La normativa no ha dejado muchos huecos libres y cuando intentamos ocupar un espacio en el que ya está alguien, es lógico que haya conflicto.

En ANESAR al igual que los demás subsectores, defendemos nuestra identidad, que son las máquinas de juego, y hay cuestiones esenciales que no podemos poner en riesgo. Como siempre hemos defendido y repetimos ahora, el resumen es sencillo: si queremos ser salones, obtenemos licencia de salón. Pero no pretendamos tener un salón con las ventajas de un bingo.