InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICADA EN EL DIARIO LA VANGUARDIA

 CEJUEGO, incontestable: Así defiende Landaluce al sector en esta entrevista para la agencia EFE

 
El Director General de la patronal CEJUEGO, Alejandro Landaluce, ha concedido una entrevista a la Agencia EFE, en la que ha realizado una impecable exposición sobre la incongruencia del Gobierno en su plan de prohibir la publicidad del Juego, el peligro de lanzar ciertos mensajes publicitarios como los de la Lotería Nacional o la necesidad de proteger a los niños y una minoría de jóvenes con patologías de adicción al juego.
Alejandro Landaluce, director general de la patronal que agrupa a las principales empresas del juego privado en nuestro país, ha brindado una irrebatible reflexión sobre diversos temas de actualidad, empezando por el despropósito del Gobierno y el Ministerio de Hacienda en su intención de regular por decreto la publicidad de los juegos de azar y las apuestas en Internet. Sus respuestas a las preguntas de la Agencia EFE han sido recogidas por el diario La Vanguardia:

"Seamos coherentes, si tú prohíbes la publicidad del juego, tienes que prohibir también la publicidad de la Lotería; lo que no puedes hacer es permitir la de Lotería Nacional sólo porque es tuya (en referencia al Gobierno)".

Además, el director de CEJUEGO señala el sinsentido de comparar la publicidad del juego y las apuestas con la del tabaco, tal como está haciendo el Ejecutivo, al ser dos productos "incomparables", ya que uno “causa daños en el cuerpo” (por decirlo de una forma suave) y, como se pueden imaginar, no se refiere precisamente al Bingo.

Sin embargo, Landaluce sí está a favor de la responsabilidad publicitaria en casos como las campañas de Lotería Nacional, y solicita a la Administración que regule los mensajes, las franjas horarias en las que se emiten y el número de impactos:

"No se puede decir cualquier cosa en los mensajes: no puedes decir que el juego puede cambiar tu vida, y aquí no sólo hablamos del juego online, sino del juego público. No puedes decirle a la gente que, si tu vida es una porquería y juegas a la lotería y te haces millonario, le das una patada a tu jefe. Ese mensaje no es bueno".
 



El entrevistado reivindica también la necesidad de regular la publicidad de las apuestas online por su imparable crecimiento en detrimento del negocio de las máquinas de hostelería, los bingos y los casinos, debido al nuevo perfil de usuario: entre los 30 y 35 años de media frente a los 40-45 de hace una década.

Por lo tanto, sostiene que hay que limitar la emisión de "miles de impactos" publicitarios en poco tiempo a la que nos están acostumbrando los medios en pos de la protección de los menores frente al juego, si bien no ve problemático que los jóvenes recurran a las apuestas deportivas como alternativa de ocio, siempre y cuando no desarrollen "comportamientos patológicos" de adicción al juego en casos minoritarios:
 
"La gente se divierte, tiene su ocio, y luego hay una parte pequeña de la población que tiene un problema. A esa gente hay que protegerla".
 
A colación de esta preocupación, una de sus propuestas es emplear sistemas de avisos emergentes para notificarle al usuario cuántas horas lleva jugando, pero reconoce que si un menor logra saltarse los protocolos de seguridad, el empresario no puede hacer más de lo que le corresponde:

"Un menor tiene bastante difícil jugar online. Lo puede hacer mediante el uso ilegal de un DNI sustraído de alguien o usando una cuenta corriente de un mayor. Eso es un delito, pero nosotros no podemos llegar a más".

Precisamente sobre el asunto de los menores y su acceso al juego público, Alejandro Landaluce escribía un artículo de opinión en nuestra web hace apenas dos semanas, titulado "Cuando el Niño le toca a un niño", que recuperamos en este enlace por su interés.


Tras desgranar las conclusiones de esta entrevista, llegamos a la convicción de que hacen falta más discursos tan firmes y diáfanos como el de CEJUEGO para que las instituciones se paren a reflexionar sobre el desigual criterio aplicado a unos y a sí mismos a la hora de publicitar sus juegos de azar. De lo contrario, no será el último "Decreto Ley del Embudo" por el que hagan pasar a nuestra lúdica industria.
PUBLICIDAD