InfoPlay
PUBLICIDAD
 El bingo pierde la mitad de su facturación por la COVID-19, en un mal el comienzo de la nueva normalidad

 Fernando Henar, CEJ:
"La única solución pasa por derivar a premios la tasa fiscal"

 
El bingo ha comenzado renqueante la denominada nueva normalidad, tras el fin del confinamiento por la COVID-19. Poco a poco las salas han ido abriendo sus puertas ofreciendo las máximas medidas de seguridad sanitaria, recuperando personal de los Ertes, y con la esperanza de superar el estado de alarma y el cierre obligado de su actividad. Las salas más madrugadoras, siempre según autorizaciones de cada CCAA y aforo, ni siquiera llevan un mes operativas. Pero los datos son tan preocupantes como se imaginaban los más pesimistas: entre el 40 y 50% de ventas y dígitos similares de afluencia de clientes.
INFOPLAY/ COMUNICADO |
Para la patronal CEJ, que ha evaluado estas primeras semanas de reapertura del juego del bingo,” los datos son tan malos como para que insistamos, como un mantra, ante las autoridades que sin su ayuda el bingo no tiene ningún futuro”, dice su presidente Fernando Henar. “Llevamos varios años insistiendo en que la única solución pasa por derivar a premios la tasa fiscal”, añade. "No son sostenibles tipos del 30%, 40% y 50% win como todavía se aplican".

La situación del bingo, si ya era crítica antes de la pandemia, ahora ha empeorado. En mayo, el Observatorio Estatal del Sector Laboral del Bingo, integrado por las patronales CEJ y FEJBA y los sindicatos UGT y CCOO, propuso a las administraciones públicas que les regulan rebajar la fiscalidad al 10%, dado que sigue siendo el subsector de juego con mayor presión tributaria. Y también solicitaron una bonificación del 50% de las tasas de bingo con destino a premios al menos hasta final de año.

“La pelota está en el tejado de las administraciones autonómicas", concluye Henar, "pero no estamos seguros de que quieran ayudarnos. Es más, observamos con preocupación algunos comportamientos como los de la Comunidad Valenciana, La Rioja o Islas Baleares, y otras que con medidas de planificación y fijación de distancias pueden producir cierres de salas en unos meses”. 
PUBLICIDAD