InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los vídeojuegos y las Cajas Botín vuelven a levantar polémica por un juego que permite apostar desde los 13 años

 
 La controversia de las cajas de botín (loot boxes) en el sector de los videojuegos cuenta con un nuevo episodio, tras la alarma creada en Estados Unidos porque dos youtubers muy populares han promocionado MysteryBrand, un proyecto online que siguiendo el modelo de una casa de apuestas permite apostar desde los 13 años sobre el contenido que se va a encontrar en estas cajas de botín.
INFOPLAY |
Dos adolescentes estadounidenses, con sendos canales en YouTube que suman más de 27 millones de seguidores, han recibido críticas en su país por promocionar una casa de juego online en algunos de los vídeos publicados en el mes de diciembre. Aunque esta práctica no es nueva, su llegada a canales mayoritarios y con contenido orientado a menores ha avivado el conflicto por el aumento de la publicidad de los sitios apuestas online.


La casa de juego que ha provocado la polémica, es MysteryBrand, un proyecto que se centra en las denominadas loot boxes, o cajas botín, que están protagonizando la mayor parte de las polémicas en el sector de los videojuegos y eSports. Como ya hemos explicado en InfoPlay en varias ocasiones, el usuario paga una cantidad de dinero por abrir un cofre, en el que no existe certeza alguna de la funcionalidad o servicio que puede encontrar. El precio por abrir las cajas varía en función de las recompensas que contienen: hacer una sola apuesta puede costar desde tres dólares hasta 300, aunque puede irse por encima de los 1.000 dólares para premios especiales. La página no especifica qué porcentaje de los cofres tiene premio ni si varía en función del dinero invertido, por lo que es normal que se esté cuestionando si esta clase de productos que integran gran parte de las características de un juego de azar, deben ofrecerse en el contexto de videojuegos.

La edad mínima que establece para apostar en esta página son 13 años, aunque no exige ningún documento que lo acredite para registrarse. Además, especifica en sus términos de uso que "ningún empleado de la página" tiene permitido "invalidar las operaciones realizadas por una persona que no ha alcanzado la mayoría de edad". Al estilo de muchos videojuegos, que incluyen rankings de los puntos que han conseguido sus jugadores, MysteryBrand incluye un "top de victorias" que escala a los apostantes en función de los premios que han obtenido. No obstante, no hay forma de establecer un contacto con ellos dentro de la página y su única información pública es un correo electrónico.

Los supuestos premios de MysteryBrand, que también está disponible en castellano, comienzan en una caja de pegatinas de unicornios o juguetes, pasando por zapatillas deportivas, smartphones hasta, aseguran, una casa. Y son precisamente estos premios los que han promocionado los youtubers en cuestión: Jake Paul, cuyo canal tiene 17,6 millones de suscriptores, y Bryan Le (conocido por su nick, RiceGum), que cuenta con 10,8 millones.