InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
INAUGURACIÓN DEL III FEMARA OPEN FÓRUM: FERNANDO PRATS CUESTIONÓ CON VEHEMENCIA VARIOS PILARES ASUMIDOS POR PARTE DEL SECTOR

“La campaña contra el juego presencial desde el propio sector es suicida”

 
  • “El 140% de aumento de salones en Madrid es falso”
  • “Que cause alarma el crecimiento de los salones en Madrid es cuanto menos curioso”
  • “La coherencia es una virtud de los sectores. Si vamos a la normalización, vamos a la normalización, con sus ventajas y sus inconvenientes”

Les ofrecemos lo más destacado de la postura de Fernando Prats, regulador de Madrid, que se enfrentó a oposiciones desde distintos frentes...
INFOPLAY |

Tras informar de la lamentada ausencia de la esperada por todos Maria Pilar Alonso Alonso, reguladora de Asturias, el Presidente de FEMARA, Manuel Fernández Berciano, había remarcado en su bienvenida varios mensajes que la intervenión de Prats puso en cierta manera en solfa. A saber, la necesidad de planificación (más allá de la contingentación) como algo casi fuera de duda; un exceso de oferta de juego, incluso quizá una “burbuja” de salas (“Hay que evitar la masificación de la oferta”) y un titular, la exhortación a dejar “el azar, para el juego propiamente dicho”. Ya veremos que, en cambio, en cuanto a las bases legales de la planificación para beneficiar a todos (consumidores, trabajadores, colectivos vulnerables...) y la necesidad de proteger especialmente a los hosteleros ante la bajada del negocio de máquinas en sus locales, otros de los temas que tocó, el Presidente encontró un consenso casi total. También sacó a colación los terminales físicos accesorios: teme FEMARA que se instalarán en algún momento en hostelería con el peligro que supone para el juego presencial y la consiguiente bajada en la recaudación de impuestos para las CCAA.

Arrancó Prats con la habilidad retórica que le caracteriza -varias veces ensalzada por otros ponentes, incluso para llevarle por completo la contraria- y puso enseguida las cartas sobre la mesa: hay, según Fernando, una campaña deliberada para perjudicar al juego presencial en Madrid.

Comenzó en El Confidencial en enero (https://www.elconfidencial.com/espana/madrid/2018-01-28/sportium-codere-luckia-salones-de-juego-ludopatia_1512360/), sin que hubiera debate social previo o alarma; siguió esos mismos días en Telemadrid y Antena 3 y a mediados de febrero, recopila Prats, de nuevo, esta vez en La Sexta, con vídeos de menores haciendo declaraciones (afirmaban que aprovechaban el recreo para escaparse a apostar, y referían casos de robos de menores a sus padres con el mismo fin, sugiriendo problemas de ludopatía). En los cuatro medios se reprodujo la misma cifra falsa: un 140% de aumento en las salas de apuestas, y no parece probable, argumentó, que medios de esa importancia se hayan copiado sin más unos a otros si no les ha llegado de una fuente común.

La campaña hace énfasis en la presencia de menores, y todos sabemos que eso es muy difícil o imposible, en el aumento de salas precisamente en barrios pobres, “Las salas de juego exprimen los barrios pobres de Madrid” (lo que Prats desmontó con una avalancha de convincentes datos) y en ese alarmante 140%. Doble problema, ya que el público no entendido identifica salas con todo el juego presencial, haciendo daño, explicó, a todo el sector. Decían en El Confidencial, incluso, que la patronal se reconocía “asustada” de este “crecimiento descontrolado”. Y la culpa se adjudicaba a la falta de planificación y contingentación en Madrid.

GRÁFICO COMPARATIVA SALAS
(Madrid está sensiblemente por debajo de la media en número de salones).




GRÁFICO CRECIMIENTO COMPARADO CCAA
(Si la patronal en Madrid está “asustada”, en Murcia o Baleares “tendrían que haber infartado directamente”, concluye Prats)



Todo apunta, concluye Prats, a que la campaña (“francamente lamentable”) se ha llevado a cabo por alguien “con la credibilidad suficiente”, desde el propio sector, lo cual es muy grave y muy poco inteligente si no es para atacarlo en su conjunto: Fernando calificó la jugada, si es que lo es, de “directamente suicida”, “ácido sulfúrico puro para el sector”.

Con los gráficos Prats quiso demostrar que la situación en Madrid no es de crecimiento masivo, sino modesto, sobre todo en comparación con otras comunidades autónomas como Murcia, Baleares y Canarias, con muchas más salas en relación a su población, y que las salas no se han abierto mayoritariamente en los barrios pobres, sino en el centro, con más afluencia de gente, y en el Norte. Cuatro Caminos, Chamberí... “¿Y qué?” Repetía. También hay concentración de tiendas en Serrano o en Preciados... ¿Por qué nos alarma ese fenómeno de agrupación gremial, que ocurre desde siempre en las ciudades? Una gran auditora internacional confirmó a los reguladores de Madrid, dijo Prats, que se trataba de un eje comercial normal. Y sobre todo, si el sector está inmerso en una campaña positiva para conseguir ser percibido como un sector más, la cacareada normalización, ¿a quién podría beneficiar ahora esta alarma? A nadie del sector, ya supondrán que concluye. Es cierto que también hay bastantes salas proporcionalmente en Alcorcón, Móstoles, Fuenlabrada, Leganés... “¿Son barrios pobres? No, son barrios grandes”.

Es cierto que la aparición de actores nuevos, algo propio de un sector ya no normalizado, sino directamente “normal”, hace que baje el negocio de otros. “¿Y qué?” Volvía a exclamar Prats. “Eso es la libertad de mercado”, precisamente eso.

El regulador de Madrid acababa con una elocuente crítica a las distancias mínimas entre salas (que no entre salas y lugares como colegios e institutos): las comunidades que han contingentado no son las que más han frenado el crecimiento, sino todo lo contrario. No parece haber servido para nada.

La oferta total de juego en Madrid no ha aumentado (“es sensiblemente inferior a la media nacional, en salones y en máquinas”, lo que sí ha pasado es que ha habido trasvase de la hostelería a los salones, pero nada que justifique la alarma.
0 Comentarios
ÚLTIMAS NOTICIAS
PUBLICIDAD