InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Serafín Portas pide sensibilidad y ajustar la fiscalidad a estos tiempos de crisis

 
Serafín Portas, presidente de AGEO ofreció su discurso de clausura siempre bien apuntado. “Esto pasará. Necesitamos a nuestros clientes”.
INFOPLAY |
Apeló al “tratamiento fiscal justo, tasas al 50%, o ampliación de plazos, tributaciones mensuales… Hay que buscan una solución para garantizar el empleo”.

También recordó que es necesario adelantar en los medios de pago y en los planes de formación de los empleados.


A CONTINUACIÓN EL DISCURSO:

Queridos amigos y amigas, muchas gracias por acompañarnos a lo largo de esta jornada, que considero que ha sido un éxito gracias a todos y dadas las circunstancias.

Nuestra vocación desde AGEO es mirar hacia adelante, y ejercer humildemente de impulsores de nuestra querida industria desde Galicia, por eso no nos hemos quedado de brazos cruzados y hemos apostado por convocar nuestra cita anual, a pesar de las restricciones vigentes, y por un formato innovador haciendo uso de las innovaciones tecnológicas. Las plataformas digitales nos han servido de unión durante todos estos meses, tejiendo una red de unidad sin precedentes en nuestro sector, luchando todos juntos por el progreso de nuestra industria ante las adversidades.


Por lo tanto, lo primero de todo es agradeceros de corazón vuestro esfuerzo por estar aquí hoy, aunque sea de manera virtual. Espero y confío que en 2021, Año Santo Xacobeo, podamos celebrar nuestro Encuentro todos juntos con nuestro sector en la senda de la recuperación. Esperemos que el Apóstol nos eche una mano y podamos conmemorar este año tan simbólico mirando hacia el futuro. Tal y como bien dijo Don Antonio Fontenla, presidente de los empresarios coruñeses, esto pasará, sin duda, tengámoslo claro.


Si el año pasado en la Ciudad de la Cultura hablábamos de “tormenta perfecta” sobre nuestro sector, creo que eran simplemente nubes lo que se cernía si lo comparamos con 2020 y la irrupción de la pandemia en nuestras vidas.


En 2019 teníamos a parte de la sociedad y la clase política en nuestra contra por una corriente populista sin explicación aparente. Los datos nos daban la razón. Éramos (y somos) empresarios normales, cumplidores, sometidos a rigurosos controles, que ofrecen diversión libre a nuestros clientes, y que han visto cómo en los últimos años se les ha señalado con el dedo injustamente. Y en algunas comunidades nuestros compañeros han experimentado como se ha legislado directamente de espaldas al sector.


En Galicia siempre ha imperado el sentido común y el diálogo con la administración autonómica y los representantes de colectivos vulnerables –lo puede corroborar el director xeral, aquí presente- y esperamos que nuestra Ley, cuando se retome, recoja las principales demandas sectoriales y nos permita avanzar en vez de hacer escarnio aún más en un sector golpeado por la crisis del que dependen alrededor de 1.800 empleos en nuestra comunidad. Queremos que sea una norma para el sector, no contra el sector, sobre todo en tiempos de pandemia. Esperamos, querido Santiago, que hayas tomado buena nota de ello.

Desde AGEO contamos con aspectos irrenunciables de cara a la reforma normativa que hemos señalado en la primera mesa de debate, dirigida por nuestro asesor jurídico Santiago Moreno. Entendemos que no hacen falta más medidas de control de las ya existentes y tenemos claro que la posible inclusión de un dispositivo de control para las máquinas b ubicadas en hostelería, por ejemplo, constituye un ataque directo al core de nuestros negocios que sería la estocada definitiva. La Administración sabe que los datos nos avalan y que esta medida no tiene sentido, porque que nuestra oferta de juego recreativa en hostelería está consolidada y nunca ha sido objeto de conflicto.

Tampoco queremos que se abra la veda hacia otras modalidades de juego reservado en hostelería (y en esto la Administración tiene la potestad absoluta de qué tipo de juegos se permiten) que sí que parecen contar con el beneplácito social, como la ONCE, pero sin embargo los informes son claros.

'Juego y Sociedad en España', informe de la Universidad Carlos III y Cejuego presentado recientemente, coloca a los 'rascas' como la modalidad de juego más buscada en edades entre los 18 y 25 años. Reflexionemos, una vez más, sobre esta doble vara de medir, si la sombra de la sospecha está siempre sobre el juego privado presencial mientras el juego público –ya no digamos el online- campa a sus anchas.

En esta jornada, asimismo, hemos realizado un recorrido por las diferentes normativas autonómicas y hemos debatido sobre la necesidad de la contingentación del parque de máquinas existe y la autorregulación, que entendemos que es importante para el buen funcionamiento del sector, porque tiene sensibilidades y es necesario regularlo para que no pase como en otras comunidades, en las que la proliferación de la oferta de juego ha creado un efecto no deseado.

Y, lógicamente, hemos abordado la actual situación económica de nuestro sector. El momento que estamos atravesando con la crisis del coronavirus es de una gravedad difícil de evaluar, y las previsiones a nivel internacional nos sitúan en lo peor. Pero dentro de esta coyuntura adversa, hay sectores de actividad especialmente afectados, y en ellos nos situamos el juego y la hostelería.

Necesitamos a nuestros clientes, y las restricciones y cierres hacen muy difícil desarrollar la actividad. Para nosotros nunca ha existido la nueva normalidad, y ahora con la segunda ola atravesamos un nuevo momento crítico. Por eso pedimos medidas urgentes a la Administración, porque no podemos esperar más. No valen medias palabras, es urgente actuar y hemos solicitado medidas tributarias y fiscales de alivio sin respuesta.

Siempre hemos cumplido con las restricciones sanitarias y hemos aplicado todos los protocolos invirtiendo en salud y seguridad, incluso recomendando medidas a las autoridades, como hemos hecho desde AGEO durante la desescalada, pero por el momento no encontramos respuesta a nuestras demandas, sobre todo ahora que la situación se ha recrudecido con el nuevo Estado de Alarma, que fija un marco de restricciones, por lo menos, en un horizonte de seis meses; y los toques de queda nocturnos.

Por poner un ejemplo: en Santiago de Compostela, donde nos encontramos, con nivel 3 de alerta los bares deben estar cerrados, solo se puede servir en terraza a un 50% de capacidad para convivientes y los locales de juego y apuestas también cuentan con reducción de aforo, sin consumo en interior. Asimismo, debemos cerrar los pocos locales que resisten abiertos a las 23.00 horas.

Por lo tanto, dada esta situación, pedimos medidas urgentes. Nuestra recaudación ha caído en más de un 40% en comparación a 2019 y somos conscientes que con la llegada del mal tiempo y el endurecimiento de las restricciones la situación irá a peor hasta que superemos, esperemos que cuanto antes, la pandemia. De nosotros dependen más de 1.800 empleos directos en nuestra comunidad, más de 765 empresas y de ellas, casi el 95% son microempresas, por lo que apelamos, como cualquier sector de actividad, a la sensibilidad de la Xunta de Galicia.

Desde AGEO hemos solicitado formalmente a la Administración bonificaciones del 50% hasta el 31 de diciembre de 2021 como mínimo para intentar aliviar cargas y salvar nuestra actividad. También nos parece procedente la vía de la tributación mensual, como en el País Vasco, o incluso la opción de la tributación vía win si la Xunta no ve otra opción viable. Asimismo, queremos acceder a todas las medidas y ayudas disponibles para garantizar el empleo y la creación de riqueza en nuestras empresas.

Esperemos que nuestras demandas sean tenidas en cuenta y encarar, al menos parcialmente, la senda de la recuperación con un alivio fiscal y tributario justo.

Compañeros, compañeras, debemos sumar fuerzas todos para superar esta crisis sin precedentes. Como hemos hecho hoy, debemos remar juntos por el bien común buscando soluciones como las que hemos aportado hoy entre todos.

Hemos puesto sobre la mesa multitud de soluciones para ir avanzando en temas vitales para el sector como los medios de pago, la agilidad de los trámites burocráticos y administrativos, la necesidad de un cambio en los procesos de homologaciones; además de exponer las medidas que nos sitúan a la vanguardia en RSC en materia de juego responsable, como el Sello de acreditación en Juego Responsable de COFAR para hostelería, y planes de formación en centros educativos para, desde la escuela, prevenir conductas problemáticas.

Somos una industria innovadora, responsable, abanderada en las nuevas tecnologías, y debemos seguir buscando productos atractivos para nuestros clientes y ofreciendo diversión y ocio en nuestros locales, algo necesario en estos tiempos raros que corren. Considero que las reglas del juego deben de ser iguales para todos. Por eso, os pido ánimo y fuerza para salir adelante. Lo vamos a superar, estoy seguro.

Como siempre os he dicho, hay futuro para el juego privado presencial. Director, querido Santiago, esperamos de vosotros lo que siempre hemos obtenido: un interlocutor fiel, que escucha y –esperemos- nos trate como un sector empresarial necesario para Galicia. Muchas gracias a todos.

    0 Comentarios


  Déjanos tu opinión


NOTICIAS RELACIONADAS
0 Comentarios
ÚLTIMAS NOTICIAS
PUBLICIDAD