InfoPlay
PUBLICIDAD

EL JACKIEPOT
¿Se ha planteado el nuevo gobierno una Dirección General de Ordenación del Videojuego?

 

   Una imagen que resultará familiar a muchos de ustedes... imaginen que estuviera delante de una máquina de juego tradicional, la que se montaría.


EXPANSIÓN ha publicado un interesantísimo reportaje sobre el mundo de los videojuegos y el problema del lavado de dinero que se esconde tras la compra de elementos del juego que después son vendidos con descuento en los mercados de internet. Según explicaba Expansión, una empresa importantísima de este negocio, Valve, reconocía un fraude masivo en la venta de artículos virtuales. "Las redes mundiales de fraude están comprando llaves de CS:GO con dinero negro". Así, el blanqueo de dinero y el fraude se han vuelto tan generalizados que representan "casi todas" las actividades comerciales de un juego, por parte de una de las compañías de videojuegos más grandes del mundo, explicaba el diario.

Todo esto nos lleva a una reflexión: Resulta sorprendente que esta actividad campe a sus anchas, sobre todo, teniendo en frente la altísima regulación del juego online, que vela porque estas prácticas sean imposibles...
JACQUELINE M.C. | MADRID
La Direccción General de Ordenación del Juego ha trabajado y regulado con una milimétrica legislación desde el Gobierno de España para que así sea. Por esto, el juego y ocio tradicional y online son puntales de transparencia y exquisita regulación, un verdadero ejemplo a seguir. Apostamos a que con una regulación tan estricta sobre los Videojuegos estos problemas no existirían. ¿Sería tal vez necesario la creación de una Dirección de Ordenación de los Videojuegos? ¿Se lo ha planteado alguien en el nuevo Gobierno? ¿Cómo se vigilará a este monstruo que no para de crecer y que tiene ese poder de atracción entre los más jóvenes con los problemas que está creando y que salpica la honorabilidad del ocio y juego tradicional? ¿Qué regulación vigilará por las prácticas legales? ¿No sería conveniente aplicar una tasa especial a los vídeojuegos, ese peaje que ya paga la industria del juego tradicional para colaborar en medidas de educación y prevención de juego problemático?

Ahora bien, nos preguntamos porqué el sector de los videojuegos permanece intocable en este sentido. Es más, resulta sorprendente que desde el Gobierno se fomente a este sector sin primero velar por un uso legal de los mismos.

Por otra parte, parece hacerse caso omiso al verdadero problema que está causando en los jóvenes, menores y muy menores la afición desmedida por los videojuegos con índices que se antojan muy problemáticos y que aún estarían por estudiar con interés verdadero para poder combatirlos. Se trata de un problema que salpica la transparencia y lealtad del juego online que sí está regida por las más altas y estrictas regulaciones, aunque el ciudadano de a pie lo desconozca y también, algunos partidos políticos llevados por actitudes y postulados populistas expuestos para la tropa de cada cual.

Sin embargo, las políticas gubernamentales actuales y futuras parecen obviar estos problemas fomentando y ayudando esta industria. ¿Cuál sería la verdadera razón? Es cierto que estas empresas multimillonarias son poderosas y muy fuertes… con demasiados intereses; pero también podría parecer que se está buscando el caladero del voto joven con medidas afines a los videojuegos y los eSports (como ya hiciera Iñigo Errejón en su campaña electoral y como hacen los jóvenes integrantes de Unidas Podemos o Más País visitando las ferias de videojuegos intentando sumarse al tirón juvenil de este monstruo); eso sin contar que, seguramente, los integrantes de las nuevas formaciones políticas son carne de videojuego más que del juego tradicional, por tanto están en un terreno más comprensible para ellos y que sienten más afín. Un ejercicio de empatía, por tanto, sería deseable.

Como decíamos, fieles a este espíritu del fomento del vídeojuego, el último documento del gobierno de coalición entre UNIDAS PODEMOS y PSOE recogía en su punto 4:

4.1.- La revolución digital para impulsar el crecimiento económico y mejorar el bienestar de las personas.

Plan para el despliegue de infraestructuras digitales. Completaremos el despliegue de redes liderando la implantación de la nueva tecnología móvil 5G, el desarrollo de aplicaciones en proyectos piloto y pre-comerciales, y la utilización en sectores tractores como salud, automoción, agroalimentario y turismo, “Smart Cities”, movilidad y transporte, procesos industriales, intervenciones quirúrgicas a distancia, salud interconectada, o videojuegos.



Es loable la iniciativa si primero se acomete una regulación. E insistimos que con una normativa como la que ahora ajusta la oferta de ocio y juego de nuestro sector no habría problemas de índole tan grave como las del blanqueo de dinero: Las empresas multimillonarias creadoras de juegos como Fortnite tendrían la obligación de aplicar los requisitos de identificar a su cliente y otras normas contra el blanqueo de dinero que se exigen a las empresas del juego.

LEER EL MENCIONADO REPORTAJE EN EXPANSIÓN: Videojuegos: una nueva vía para lavar dinero
PUBLICIDAD