InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 El profesor emérito José Ignacio Cases comenta magistralmente nuestra noticia sobre 22º Congreso de Patología Dual:
"Lo de los salones en barrios pobres sería como el milagro de los panes y los peces"

 
Tal como publicamos recientemente, dentro de las valiosas conclusiones discutidas durante el 22º Congreso de Patología Dual, resaltamos la ponencia presentada por el Dr. Nestor Szerman quien explicó que “el problema del trastorno por juego se presenta siempre acompañado por otros trastornos mentales, síntomas mentales o rasgos disfuncionales de personalidad”.

En este sentido, el profesor emérito José Ignacio Cases ha dejado en nuestra web un comentario magistral que deja en evidencia la realidad del sector frente al alarmismo generalizado y carente de bases científicas.Sobretodo, viene también a contradecir el paralelismo entre barrios pobres y juego.
INFOPLAY |
A continuación, ofrecemos el comentario íntegro para su reflexión:

En los Congresos de la Sociedad Española de Patología Dual (1.500 asistentes) se viene repitiendo esta tesis reiteradamente, pero la industria del juego carece desde 2018 de un instrumento que le permita utilizar argumentos científicos que pongan en evidencia la patochada esgrimida por Consumo y la tribu que, desde hace tiempo, se moviliza y jalea sin ton ni son frente a la ludopatía que, desgraciadamente es un problema real y muy serio, pero no tan generalizado como tan alegremente dicen algunos.

Ni tampoco tan propio de personas jóvenes que viven en barrios pobres, lo que en el fondo significaría ni más ni menos que una versión actual del milagro de la multiplicación de los panes y los peces.

Subrayo que me refiero a personas jóvenes mayores de edad que, que sorprendentemente tienen trabajo y su sueldo es suficientemente generoso para que, al gastárselo reiteradamente, desemboque en ludopatía. Si no tienen sueldo o este no es generoso nos encontraríamos ante el milagro más arriba citado.

Por otro lado, ante el tótem revolutum de las argumentaciones de Consumo que se refiriesen a “menores y otras personas vulnerables” es evidente que el problema es el acceso al juego que para ellos está prohibido.

Finalmente, si se trata de la proliferación de salones y casas de apuestas en barrios pobres, a mi juicio, nos encontraríamos de nuevo, ante el mismo milagro en versión siglo XXI: los empresarios acuden en tropel allí donde, por ser pobres, no hay dinero y, por alguna razón que se me escapa, lo obtienen en abundancia.

Yo, personalmente, tengo dificultades importantes para creer en los milagros.


    0 Comentarios


  Déjanos tu opinión


NOTICIAS RELACIONADAS
0 Comentarios
ÚLTIMAS NOTICIAS
PUBLICIDAD