InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
ESPECIAL EXCLUSIVO

El Decreto de la Publicidad del juego online: Un gran favor al juego ilegal y la incapacidad de los reguladores por encontrar la fórmula adecuada

 
Basándonos en la experiencia de otras jurisdicciones reguladas, tratamos de realizar predicciones sobre cómo será la publicidad y los acuerdos de esponsorizacion de la Industria del Juego en el deporte tras la entrada en vigor del Proyecto de Real Decreto de Comunicaciones Comerciales de las actividades de juego. Una realidad que creemos mostrará el nulo éxito de esta fórmula para acabar con la publicidad del juego y que pondrá en evidencia al Ministerio.
INFOPLAY |
Tras analizar la actualidad del la publicidad de operadores de juego en forma de patrocinios deportivos, es momento de anticipar qué clase de patrocinos son los que van a preponderar en los próximos años una vez se publique el Decreto de Comunicaciones Comerciales el próximo mes de Octubre, qué tendencias en el mercado global de la publicidad del juego vamos a presenciar y sobre todo trataremos de argumentar por qué creemos que este nuevo Decreto demostrará la incapacidad real de atajar la publicidad del juego online en el deporte.


Y señalaremos estas consecuencias desde dos bloques temáticos principales: el que hace referencia al beneficio que recibe el juego ilegal de esta situación y a la incapacidad de los Reguladores estatales por cortar el problema que presuntamente provoca esta forma de restringir la publicidad.
  • Un gran favor al juego ilegal

Por activa y por pasiva, la advertencia que la mayoría de actores del sector han venido dando a los Gobiernos que han optado por una restricción de la publicidad como el que nos espera tras la puesta en marcha del Proyecto de Real Decreto de Comunicaciones Comerciales de las actividades de juego, es el que de hacerlo, el propio Gobierno se convierte en el sostén de los operadores de juego ilegal. Una realidad, que ejemplificada en el caso italiano -tras dos años de Decreto Dignità- se constata en varias formas:

1- No se evitó que equipos de la Serie A, ya desde la temporada 2019/20 contaran con patrocinios de juego de gran calado, sustituyendo a los italianos como público objetivo, por el mercado asiático. Acuerdos como el del Bologna con JBO o el del All Win City con la Roma, fueron los primeros que han contribuido a crear una red oficial de publicidad de apuestas en Italia para el enorme mercado de Asia, con la asociación entre Juventus y 10bet de la temporada 2019/20 como la económicamente más sobresaliente.
 
2- Tras impedir a los operadores regulados contar con visibilidad en las camisetas de fútbol y en cualquier evento deportivo nacional, la "guerra" y la competencia por su publicidad se traslada a otros escenarios. Siendo éstos, mucho más difíciles de controlar para evitar que operadores ilegales se mezclen y consigan su parte de protagonismo. Y hablamos especialmente de la presencia en Google, donde operadores sin licencia pueden aprovecharse de las aún palpables debilidades de la plataforma a la hora de controlar qué empresas consiguen llevarse las mejores posiciones en ciertas búsquedas.
 
3- De forma paralela a la desaparición de la publicidad de operadores de juego privado, como es lógico, cae también la visibilidad de las necesarias campañas de prevención y de cualquier forma de comunicación sobre los sistemas de control, restriccion y apoyo para los jugadores. Mientras en la Premier League, aún se permite la publicidad de operadores cuando ésta tenga como protagonista el Juego Responsable, en Italia, esta clase de mensajes también ha desaparecido.
 
4- Un terreno abonado a la inseguridad jurídica y a la desigualdad entre actores, debido a la más que posible batalla legal que se pueda vivir contra este Decreto de Publicidad. Ante un sector como el del fútbol, totalmente profesionalizado y abanderado por la Liga de Fútbol Profesional, en conflicto casi permanente con la Real Federación Española de Fútbol, no es de extrañar que los Tribunales Ordinarios tengan que tomar partido en esta realidad de la publicidad. Cortar de raíz a medios de comunicación y clubes deportivos de una fuente de ingresos tan estable como la que suponía hasta ahora el sector del Juego; debiera servir para que en el ámbito del Derecho aún pueda darse batalla. Indemnizaciones millonarias a los que deba hacer frente el Ministerio por contratos de publicidad existentes o dilatarse en el tiempo la puesta en marcha de las medidas que aparecen en el Decreto pueden ser realidades que presenciemos en muy poco tiempo.

Algo que además, en el actual contexto de inestabilidad política bien se pudiera anticipar un cambio radical en caso de alteración del Gobierno; no en vano parece evidente que la evolución de esta Ley cuenta en motivaciones ideológicas y partidistas uno de sus principales motores; habiendo sido una importante arma de campaña electoral.

5- En todo caso, los grandes operadores internacionales parten con una gran ventaja respecto a los locales, sin duda los grandes perjudicados de esta nueva normativa. Y es que grandes marcas como Betfair, PokerStars, Bet365 u 888, pueden perfectamente utilizar sus cuantiosos presupuestos globales para conseguir asociaciones que le aseguren visibilidad incluso entre la audiencia española.


Que estos operadores puedan llevar el nombre de un estadio de fútbol de la Premier League o de una competición deportiva, o que de alguna u otra forma puedan conseguir visibilidad en eventos deportivos de gran calado -por ejemplo con el reciente acuerdo entre 888 y la NFL- los convierte en claramente favorecidos ante los operadores de capital nacional ante una desaparición total de la publicidad a nivel español. 

  • La incapacidad de los Reguladores para resolver el problema

Sin insistir más en el refuerzo que se da a los operadores ilegales, el argumento que está detrás del tajante Proyecto de Real Decreto de Comunicaciones Comerciales de las actividades de juego, minimizar la exposición de la publicidad de operadores de juego y velar por la protección de los colectivos que la requieren (menores y personas con patologías de conducta), ya existen suficientes ejemplos -Reino Unido o Italia- para comprobar que una prohibición de la publicidad del juego de este calado en España, no va a disuadir a los operadores de apuestas online de seguir asociándose con los clubes, e incluso con la propia Liga de Fútbol Profesional.

Tal y como ha ocurrido en la Serie A italiana o en la Premier League inglesa, se darán acuerdos para que nuestros clubes se conviertan en socios preferentes de casas de apuestas que operan en Asia y otras jurisdicciones donde florece el juego ilegal. De este modo, además de la incongruencia de no impedir que los clubes españoles sean plataformas de comunicación de juego, el usuario español también recibirá esos mensajes, puesto que de una u otra forma, el aficionado al deporte es consumidor también de eventos deportivos que se desarrollan en el extranjero. Basta ver los nuevos acuerdos de derechos de emisión de la Premier League para anticipar que las audiencias en España de esta competición, permitirán que millones de españoles puedan comprobar cada fin de semana la inagotable lista de patrocinos que se mantienen en la que es la liga de fútbol más importante del planeta, con marcas como 10bet.com, Fun88, LoveBet o Sportsbet.io.


Otro aspecto que genera inquietud, no solo en el sector privado sino también entre asociaciones y entre la población es la torpeza a la hora de presentar y tratar el juego privado y el juego público. Que ONCE y SELAE no cuenten con las mismas restricciones en materia de publicidad que los operadores de juego privados, abre la puerta a que -como sucede desde el inicio del mercado regulado-, sean ONCE y SELAE los menos interesados en la protección del jugador y en llevar a cabo una política de comunicación ejemplarizante. Algo que se demuestra con el precedente que estas dos instituciones no firmaran el Código de Conducta sobre Comunicaciones Comerciales que desde 2012 ha servido para que se de la autorregulación en el sector.

Por si fuera poco, a la retahíla de efectos secundarios de esta probada incapacidad a la que hemos asistido en numerosos mercados regulados y que ahora sufriremos en España, se le deben sumar una lista de sectores que van a resultar damnificados.

Medios de comunicación tradicionales y la hasta ahora boyante industria del fútbol son sin duda los dos principales agraviados. Los primeros perderán aún más peso específico ante las nuevas plataformas de publicidad online como Google, Facebook, Twitter o Instagram; y el fútbol -personalizado en la Liga Santander- seguirá dejando escapar su competitividad frente a otras ligas europeas.

Y todo ello, con el reciente baño de realidad que ha supuesto la publicación de los resultados del mercado de juego online del segundo trimestre de 2020, donde se observa que la actividad de juego se ha mantenido y sólo los nuevos usuarios y la inversión en marketing se han desplomado (una inversión que iba a parar a los citados medios de comunicación nacionales).
 

    0 Comentarios


  Déjanos tu opinión


0 Comentarios
ÚLTIMAS NOTICIAS
PUBLICIDAD