InfoPlay
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
  9º Congreso de ANESAR

Conferencia de Marcos de Quinto: La puerta giratoria al revés

 
 La conferencia central del 9º Congreso de ANESAR celebrado en Madrid este jueves 12 de mayo estuvo a cargo de Marcos de Quinto, exvicepresidente ejecutivo mundial de Coca-Cola y exportavoz de economía de Ciudadanos. Bajo el título ‘La puerta giratoria al revés’ ha tomado su paso por la política desde la empresa privada para analizar aspectos claves para el crecimiento del país de la mano de la empresa privada.
INFOPLAY |
Al referirse a sus inicios en la política, menciona que lo usual es que la gente pase de la política a la empresa privada y no lo opuesto, como en su caso. Ahora bien, insiste en que meterse en política, p ha sido la segunda mejor decisión de su vida.

En 2019 dejó absolutamente todo y se metió en política. Además, el sueldo lo donó íntegramente. ¿Por qué? ¿Por qué se mete en política?

Asegura estaba a punto de tener a su hija de dos años y quería tener una respuesta en caso de que ella le preguntara qué hizo por el país en una época tan revuelta. La decisión fue: “Voy a dejar de quejarme y voy a ver si hago algo”.

¿Por qué Ciudadanos? Insiste en que es independiente, no pertenecía a Ciudadanos. Y que ha sido liberal desde los 20 años y siempre ha tratado de salirse del esquema izquierdas-derechas, sobre todo por considerar que el liberalismo juega en otra liga.

Muy joven también entiendo que las empresas compiten y “que la competencia los lleva a optimizar recursos”.

Al referirse a los partidos estatistas, dice: “lo que tratan es de que el Estado sea grande y lo que se pelean es por ver quién va a llevar el volante, estos cuatro años te toca a ti, pues ahora te apartas de estos otros cuatro años, los llevo yo”. En contraparte, los liberales quieren lo justo.

En esta línea, manifiesta su respeto absoluto por el “proyecto de vida de todas las personas. Yo creo que la gente tiene derechos, si un tío no quiere estudiar, no quiere trabajar o trabaja arrastrando los pies. Yo lo respeto y no me quejo, lo que critico es que quiera vivir igual de bien”. Porque hay partidos les dicen “la culpa es de Amancio Ortega y encima le vamos a quitar el dinero para dártelo a ti”.

Recuerda que durante la campaña en sus encuentros con empresarios planteaba una diferencia muy clara entre empresas públicas y privadas.

En sus palabras:

“Yo recuerdo que cuando estaba con empresarios les hacía esta pregunta: ¿Quién de vosotros no tiene acciones de Telefónica y el Banco de Santander?

Bueno, entonces voy a dar una mala y una buena noticia. Sí las tenéis, porque si tenéis un fondo de pensiones, indirectamente sí tenéis acciones de Telefónica. Pero no os preocupéis, porque la mayor parte de los españoles tiene acciones de estas empresas. Pero estas empresas están reguladas. Tienen políticas de buen gobierno. Están vigiladas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Sus consejeros, en el caso de las financieras, tienen que pasar por determinados exámenes. No puede ser cualquiera. Y, además, si va mal, la Junta general de accionistas puede poner en la calle a sus presidentes.

El problema es que hay otras compañías que sí son de todos nosotros, como puede ser Adif, como puede ser Correos, que no están sujetas a nada de esto. Sus consejeros pueden ser cualquiera. Las empresas son vuestras porque son públicas, no tienen que reportar a nadie y pueden perfectamente hacer cualquier tipo de desmanes.

Uno de los temas que yo proponía y que llevaba en mi programa, es que las empresas públicas estén sometidas a los mismos condicionantes que las empresas cotizadas, que estén supervisadas también por la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Y, como no tienen la junta de accionistas, que en el Congreso de los Diputados una comisión haga la labor de Junta. Pues esto es una cosa lógica. No es de derechas ni de izquierdas”.

Al entrar en el Parlamento, resalta que lo miraron como un alienígena, aun cuando en el 78, “en las primeras cortes de nuestra democracia, la mayor parte de gente que se sentaba ahí eran profesionales. Muchos de la izquierda que tenían sus trabajos, habían estado en política en la clandestinidad, no habían vivido de la política y muchos del resto eran profesionales”.

Entonces, ¿qué puede aportar un ejecutivo, un empresario la política?, sin dudarlo responde: Gestión.

Para responder a esta y otras inquietudes, a lo largo de su conferencia presenta ejemplos muy prácticos y sencillos de entender como el siguiente:

“Si tenéis una empresa, lo primero que vosotros tenéis que hacer es saber quién es vuestro cliente. Pues en política lo mismo. El cliente son todos los ciudadanos, no solo los que nos han votado, no solamente nuestros afiliados, no solo nuestros amigos. En política, para gestionar un país son todos los ciudadanos. Nos haya o no nos hayan votado. Siguiente es entender que está al servicio de ellos, del cliente y no viceversa.

Una empresa, y supongo que vosotros lo tenéis, debe tener un propósito. ¿Cuál es nuestra relación con la empresa? Pues lo mismo, cuando se tiene un país, ¿cuál es esa misión? La misión es solucionar y mejorar la vida, no complicársela a los ciudadanos”.

Por otro lado, subraya otro tema muy importante “la gente no entiende que no hay país al que le vaya bien, a coste de que a sus empresas les vaya mal. Y hay gente que piensa que cuanto más castigue a las empresas, mejor le va a ir a la gente. Y es todo lo contrario”.

Siguiendo con el aspecto económico, plantea una lógica bastante sencilla. “Si un país crece, prácticamente tiene solución a todos los problemas. Es decir, se reduce el paro, mejora los salarios, aumenta la caja de las pensiones, aumenta la recaudación fiscal, se reduce el déficit y hay más dinero”.

¿Y cómo se crece? Para Marcos de Quinto Pues es muy sencillo: con inversión. En esta línea, recalca que los inversionistas irán a sitios que reúnan las siguientes características:
  • Estabilidad política y social
  • Seguridad jurídica y previsibilidad legislativa
  • Menor complejidad burocrática y legislativa
  • Fiscalidad atrayente, tanto para las empresas como para los ejecutivos
  • Fuerza laboral cualificada. Necesitas un país con un sistema educativo que forme a los ciudadanos adecuadamente.
  • Infraestructuras, donde la energía sea barata, donde haya interconectividad.
  • Buenos gestores, que no haya corrupción y supervisores externos.

En definitiva, según el ponente cualquier partido político que no ayude en ninguna de estas cosas no va a ayudar a que haya inversiones, no va a ayudar a que haya crecimiento.

Otro aspecto importante para el crecimiento es el manejo del talento. En una organización política es muchísimo más complicado, mientras que en la empresa está la ventaja del salario.

Según explica, “al no tener lo del salario pueden manejar a la gente de la manera más burda (…) lo que falta muchas veces dentro de los partidos es ese manejo de la gente, es enseñar a la gente cómo se manejan equipos para evitar conflictos”.

Casi al final de su conferencia, ha hecho referencia al paternalismo del Estado y cómo “el Estado tiene que justificar su existencia, porque protege a la gente de gente como vosotros o protege a la gente de empresarios”.

De esta manera, el populismo de izquierdas asalta las instituciones poco a poco para crear un estado de opinión que permita administrar el poder.
18+ | Juegoseguro.es – Jugarbien.es
PUBLICIDAD
   
Información de cookies y web beacons
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros, estadísticas y de marketing, con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, a través del análisis de sus hábitos de navegación. Del mismo modo, este sitio alberga web beacons, que tienen una finalidad similar a la de las cookies. Tanto las cookies como los beacons no se descargarán sin que lo haya aceptado previamente pulsando el botón de aceptación.